lunes, 13 de julio de 2015

Concurso de Poesía Y Cuento corto

Y llegará la noche

Han abandonado la fila india,
levantan el puño del obrero.
Todos ellos reclaman un
nuevo dios, un nuevo gobierno,
una nueva ley los que desde el fondo
miran con su gravedad de pensadores.

En las calles se ha derramado el trabajo,
el río  humano del músculo y el esfuerzo.
No hay temor  en el ojo de la madre
que perdió a sus hijos en  un instante
después de veinte años de amor sin condiciones.
¿Quién es el que grita? ¿Quién es aquel que  blande
un arma de justicia histórica?
¿Eres tú compañero estudiante,
con tu estómago vacío y tu comida de libros?
¿Sois vosotros, campesinos  de tierra árida,
que el sol con su látigo  curvó vuestras espaldas?

Son ustedes, hermanos con las manos hinchadas
y los bolsillos vacíos como cánceres
que dan salud y engorde
a las gentes ajenas,
a esas máquinas de cifras,
que restan años a vuestros hijos
para perpetuar su linaje
con vuestras fuerzas y cansancio.

¡No dejemos que amanezca de nuevo!
¡En esta noche sin estrellas
que el fuego queme la noche,
que arda  la injusticia por nuestras manos
y las máquinas de hacer patrones
nos dejen de hacer esclavos!


 Marlon Vazquez Solis