lunes, 13 de julio de 2015

Concurso de Poesía y Cuento corto

-UNA HOJA-


No recuerdo en que hora
ni que día del estío
que tomé la esperanza
que tu mano me daba
Mi trofeo, mi tesoro
mi recuerdo
Era un rubio tibio
 entonces, esa tarde
destilando sinuoso
los dulzores del aire
De la cuesta a la grava
de la orilla a la hoja
crucificaba el respiro
nuestras dos almas
Desde el cenit
un lazo azul
nos circundaba feliz
desentendido
En rueda multicolor
te anunciabas
cuando el horizonte aún
refulgía
y las aves cantaban
en albedrío.


Marina Carriba