lunes, 13 de julio de 2015

Concurso de Poesía y Cuento Corto

IMPRESO EN LA PIEL:  Como buen uruguayo he pasado por muchos oficios,empresas
y rubros en lo que va de mi vida.
Pero hay algo que me apasiona ,desde su historia, su evolución y las historias de mi viejo y de mi tío. Y ese perfume a papel y tintas. Hermosa sinfonía compuesta por los
sonidos de impresoras y dobladoras , acompañados por los acordes de la guillotina ,la
engrapadora y la cosedora de hilo.
En uno de estos lugares ,en una imprenta ,conocí a quien fuera uno de mis mejores
compañeros, el Pelusa. El Pelusa tenia el pelo largo hasta la cintura , hincha de Nacional  a muerte y trabajaba con una camisa floreada de manga larga que se la doblaba a la altura  del codo. Un día llego una inspección de seguridad laboral y después de haber
recorrido toda la imprenta , llegaron al sector donde trabajaba el Pelusa. Lo habían puesto a imprimir adhesivos con el escudo de Peñarol , discutió con el encargado durante unos cuantos minutos, diciendo y gritando que el no iba a imprimir esa mugre.
La gente de la seguridad , lo hizo recogerse el pelo , remangarse la camisa floreada un
poco mas arriba de lo normal y le pidieron que pusiera la maquina en funcionamiento.

Caliente , le pego una piña al botón de encendido y los rodillos no se como , le atraparon los dedos índice y mayor, giraron y empezaron a cinchar. Los huesos de los dedos comenzaron a sonar y los rodillos de la maquina cincharon y cincharon hasta que desprendieron junto con los dedos un pedazo de carne y piel de la mano , que fue impresa con el escudo de Peñarol.       


Alejandro Cuello