lunes, 13 de julio de 2015

Concurso de Poesía y Cuento Corto

Cuando estoy contigo
ya no me siento solo
ni tengo reparo al descuido
de tropezar día a día como todos.

Aunque no estés conmigo
yo se que estás ahí
porque de mi tu no te escondes
y la palabra buscarte
siempre se convierte en encontrarte.

Muchas veces te he ofendido
buscando otros amores
fruto de andar bordeando el camino
a la luz siendo esquivo
pero no hay mayor sinceridad que la tuya
sabes reconocer un corazón arrepentido.

Buscó otra vida para que en ella
seamos una sola cosa, mi vida
porque la ciudad a mi flor marchita
y la sociedad a mi ánimo irrita
soy hombre de raíces no me siento con rimas
cuando la ciudad emana su inmundicia fina
de hipocresía y luto por muertes de mártires.

Ismael es mi nombre sellalo contigo
hace que mi árbol de frutos que gusten
al paladar de los hambrientos
de quienes recibieron poco amor
de quienes esperan otra vida
y has conmigo un pacto amor mio
no pido grandes glorias ni honores
solo pido que a mi lado luches conmigo.

Así sea de día o de noche
así venga de un largo derroche
así crea que ya nada tiene sentido
así tenga miedo por lo extraño del camino
así no vea sino angustia y oprobio
así sea que de pronto me sienta solo
(así no sea, te pido)
podre soportar un mundo de penas eternas
pero no sin tu palabra, que es a mi boca alimento.

Rápidamente me quito el vestido
sobre el cual se ha posado el polvillo
de la humareda que creo un hermano mio
dos hermanos míos, en realidad
son más esos hermanos que los que tomamos el camino
de puerta angosta y trabajosa
en la que se allana el camino
preparando así nuestro destino
que sin ti no es nada
tu eres el camino, ¡no nos dejes vida!



Ismael Peralta