martes, 13 de mayo de 2014

vecinos de Maldonado cortan ruta

MALDONADO: VECINOS DEL ASENTAMIENTO BENEDETTI MARCHAN HACIA LA JUNTA

Cortaron ruta porque UTE y la Intendencia los "sacó de quicio"

Los vecinos del asentamiento Mario Benedetti, que ayer cortaron una ruta a 3 kilómetros de Maldonado, se movilizarán hoy hasta la Junta Departamental. Ofrecen pagar la luz pero la Intendencia no termina de coordinar con UTE.

Habitantes del asentamiento Benedetti cortaron ruta Luis Alberto de Herrera. Foto: Ricardo Figueredo
mar may 13 2014
En la tarde ayer, hasta la caída del sol, vecinos del asentamiento Mario Benedetti, cortaron la ruta Luis Alberto de Herrera (perimetral nueva), a 3 kilómetros de Maldonado. Desde hace tiempo que vienen reclamando luz a la UTE y a la Intendencia de Maldonado.
En el asentamiento, que se conformó hace 20 años, en la actualidad viven casi 250 familias, según contó Juan Cardoso a El País. Él fue una de las personas que se plegó a las protestas, cortando el tránsito con ciclomotres y carritos, y también encendiendo viejas gomas de vehículos.
Cardoso vive en el lugar hace seis años y aseguró que, si bien han recibido promesas, nadie termina de resolver una situación que se arrastra desde hace tiempo.
El asentamiento está detrás de Cerro Pelado, en un lugar al que llaman El Pantanal. Se creó en un terreno que antes era una estancia, que fue abandonada.
Los residentes son personas que van a trabajar a Maldonado, en la construcción o servicios, pero también hay algunos desocupados.

Marcha.

Otro vecino, Oliva Rosa, integrante de la comisión del barrio Benedetti, dijo a El País que hoy, desde las 9:00 horas se hará una caravana junto a vecinos del barrio Los Eucaliptus y de Maldonado Nuevo.
Viajarán hasta la Junta de Maldonado en búsqueda de una respuesta a sus pedidos.
"Hace años que se está pidiendo la luz acá. Primero nos dijeron que juntáramos firmas, y querían saber cuántos niños había. Les llevamos todo y nos tomaron el pelo, nos decían que nos traerían los contadores, que mañana, que pasado. En la Junta hablamos y les comentamos que no queríamos salir a cortar rutas, a armar relajo, que éramos un barrio tranquilo. Y lo seguimos siendo, pero nos sacaron de quicio".
Además de las promesas no cumplidas, lo que más molestó a los habitantes del Benedetti fue que les cortaran los cables. Ellos admiten que estaban "colgados" a las columnas de UTE.
"Estábamos enganchados, sabemos que no lo podíamos hacer, queremos ir por las buenas, queremos pagar y no que nadie nos regale nada. Por lo menos nos pueden bajar la luz rural y pagamos 400 o 500 pesos por mes. Precisamos la luz sobre todo por la noche, para los niños. Ahora está lloviendo y los tenemos encerrados como adentro de un gallinero, los tenemos a vela. Y no le digo del agua que nos traen, como si fuéramos unos bichos. Vienen tres veces a la semana, nos llenan los tanques, y se acuerdan de lavarlos cuando se les antoja", señaló Rosa.
Solo hay cuatro construcciones con luz en el asentamiento: el bar, el almacén y un par de viviendas. Otros, además de los "colgados", tienen pequeños generadores a nafta, pero con el litro a $ 40 no les da para alimentar el generador todo el día. No pueden calentar agua, dar calor a sus casas o guardar alimentos en una heladera. Ni qué hablar de ver TV o acceder a conexión de Internet.
Con la Intendencia, llegaron en enero de este año a un acuerdo para que se pusieran los contadores de luz. Pero pasaron cinco meses y siguen sin conexión. Según los damnificados, en la UTE le echan la culpa a la Intendencia y en la Intendencia, a la UTE.
"Uno de los muchachos que estuvo de la cuadrilla de UTE, un capataz, nos dijo que están esperando el permiso de la Intendencia. Dijo que en dos días nos pueden poner le luz".
Jerarcas de la Intendencia anunció que iba a regularizar el asentamiento el día de su bautismo, pero no volvieron.