domingo, 18 de mayo de 2014

corrupción en la armada

ARMADA: LA JUSTICIA ENVIÓ A LA CÁRCEL A CUATRO OFICIALES POR MANIOBRA CON FONDOS

Indagarán a los mandos y detectan "caja negra"

La Justicia procesó ayer a cuatro oficiales de la Armada por un millonario fraude en la oficina contable de la fuerza. El fiscal sostiene que la estafa fue producto de "la ausencia de todo contralor" y pidió investigar a los mandos navales.

Los marinos serán trasladados a la cárcel de Piedra del Indio, en Colonia. Foto: Francisco Flores.
PABLO MELENDREZsáb may 17 2014
A pedido del fiscal Juan Gómez, el juez especializado en crimen organizado Néstor Valetti ordenó ayer los procesamientos con prisión de cuatro oficiales navales responsables de maniobras en el Servicio de Hacienda y Contabilidad de la Armada (Secon) a través de las que se apropiaron de dinero.
Los marinos (entre ellos un exdirector y un exsubdirector del Secon) fueron imputados por "un delito continuado de fraude". Una mujer, retirada de la Armada, fue liberada pero la investigación continuará respecto a ella porque "existen indicios que comprometen su responsabilidad" en la maniobra fraudulenta, dice el dictamen de procesamiento del fiscal al que accedió El País.
Gómez señala que la maniobra fraudulenta fue posible "por la ausencia de todo contralor" en el Secon y esa situación "amerita una investigación complementaria con la finalidad de delimitar exactamente las responsabilidades que eventualmente pueda reclamarse a los mandos de dicha fuerza".
Según supo El País, al declarar tanto ayer como el jueves, los marinos indagados implicaron directamente a, por lo menos, dos altos oficiales navales, uno de los cuales pasó a retiro y el otro sigue en actividad.
La investigación probó que desde mayo de 2012 en el Secon se ordenó la transferencia de fondos existentes en la cuenta denominada Fondos de Terceros a la cuenta de Fondos Rotatorios, que se utiliza para atender gastos de urgencia que era manejada en forma directa por el responsable de la oficina contable de la Armada, que es uno los procesados.
El dinero se guardaba en una caja fuerte que estaba instalada en la oficina de uno de los imputados, a la que denominaban "la caja negra" y desde donde los imputados se repartían los montos de dinero, dijo una fuente del caso.
Uno de los procesados admitió haber obtenido $ 600 mil, otro cerca de $ 500 mil y un tercero $ 200 mil, pero Gómez sostiene que los montos son superiores. En su momento, la Armada detectó el faltante de $ 6 millones (ver aparte).
La indagatoria judicial, que comenzó tras una denuncia que presentó el 24 de marzo el comandante de la Armada, Ricardo Giambruno, determinó que los oficiales, si bien usaron parte de esos fondos para gastos de la fuerza, se apropiaron de "importantes sumas" librando cheques al portador que luego cobraran o cambiaban.

Gasto de $ 700 mil en comida y bebida

Si bien tres de los oficiales navales admitieron la maniobra (el cuarto la negó, aunque la prueba reunida en su contra es contundente) el fiscal Juan Gómez concluye que el beneficio económico que obtuvieron "fue muy superior al admitido por los encausados".
Y el representante del Ministerio Público fundamenta su conclusión en que los implicados "admiten gastos en comida y bebidas alcohólicas entre el 2012 y el 2013 de alrededor de $ 700.000".
Además, se probó que compraron canastas para oficiales y se efectuaron préstamos de dinero, por ejemplo, de $ 27 mil a una oficial naval retirada (que ayer quedó en libertad pero de todos modos continuará siendo indagada) y de $ 130 mil a uno de los procesados "para el arreglo" de su vivienda, indica el fiscal.
Gómez señala que uno de los marinos procesados reintegró a la Armada $ 400 mil y que en la cuenta bancaria de otro se hallaron US$ 11 mil.

La Armada en la MIRAJUDICIAL

El 17 de agosto de 2010, tras una investigación que se había iniciado por una denuncia anónima por irregularidades en el manejo de fondos de la Armada, la Justicia procesó sin prisión a un teniente de navío que, según se probó, vendía tarjetas telefónicas de la fuerza en su beneficio. El marino es sobrino de Pablo Debali, quien por entonces era comandante de la Armada. A raíz del procesamiento, Debali renunció a su cargo.
El 20 de agosto de 2010, la entonces jueza especializada en crimen organizado Graciela Gatti y la entonces fiscal de esa materia, Mónica Ferrero, procesaron con prisión al excomandante de la Armada, Juan Fernández Maggio y a otros tres oficiales (Gerardo Feble, exdirector de Logística y Pablo Da Costa, quien prestaba funciones en la Dirección de Material Naval) por maniobras de simulación de compras para la fuerza. Gatti y Ferrero probaron que a través de la maniobra, se simuló la compra de un banco de pruebas para motores y una grúa por US$ 600 mil. Además de Fernández Maggio, Feble y Da Costa, las magistradas también procesaron pero sin prisión (por haber llegado a un acuerdo de colaboración con la fiscal) al extitular de la oficina de Presupuesto Naval, Danilo Damonte.
El 9 de mayo de 2012, la fiscal Ferrero pidió los procesamientos de otras 20 personas (entre marinos y civiles) por otras maniobras de simulación de compras en la fuerza naval registradas en 2008. Entre los acusados se encuentra el excomandante naval Hugo Viglietti. Este caso todavía no tiene resolución; se espera el fallo en unos 30 días.