domingo, 11 de mayo de 2014

Borges

El universo inagotable de Borges

Inéditos. Una conferencia y un relato, hallados entre papeles y en un vetusto archivo de audio por el crítico Julio Ortega, llegan al país en una edición de colección; se integrarán a un futuro volumen de obras recobradas.



La historia oficial sostiene que la medalla con la que el dictador Pinochet condecoró a Borges en 1976 fue una insignia tan pesada que hundió las aspiraciones legítimas al Nobel. Quizá esa no fue la única causa de una omisión injusta. La chance se abre ahora que, en Recoleta, Julio Ortega, un infatigable crítico latinoamericano en la promoción de autores en EE.UU. y Europa, pregunta como si ofreciera un caramelo: “¿Quieres una primicia? Yo fui consultante del Premio Nobel durante años y Borges varias veces estuvo nominado. Ahora sé, por otro colega, que había un escepticismo sobre el formato de su obra, que juzgaban fragmentario y leve. La novela era el género dominante entonces”, dice.
Como en Madrid en 2010, este profesor de la Universidad de Brown, en Rhode Island, presenta hoy en la Feria la que según él fue la única apuesta de Borges por el género. “Los Rivero” es la novela que podría haberle valido el Nobel .
El manuscrito apareció en el curioso lote que el Harry Ransom Center for the Humanities cedió a la Biblioteca de la Universidad de Texas en 1999. En él se contaban, entre otros materiales, un anotador con versos inéditos de Borges, la primera versión mecanografiada de “Emma Zunz” (con personajes de nombres distintos), y las cuatro prometedoras páginas de “Los Rivero”, que dataría de 1950. “Es un texto maravilloso, que Borges debe haber escrito cuando todavía no había perdido la vista del todo. Se ve una escritura dubitativa”, precisa. El esquema de la eventual novela relata la paradójica suerte del coronel Clemente Rivero, que peleó por la independencia de las Provincias Unidas del Sur, fue a luchar con Bolívar y al regresar fue condenado al exilio en Montevideo. “Es una metáfora irónica, típica de Borges, sobre cómo los pensadores de la fundación argentina se perdieron”, relata. No hay ninguna explicación de por qué se detuvo el autor, pero Ortega sostiene que se horrorizó cuando notó que la única forma de escribir “la crónica”, tal como la definía, de esos tres personajes –el coronel y sus descendientes– requería el despliegue de una novela. “Creía que todo lo que podía decirse en una novela podía decirse en un cuento”, sentencia Ortega. “Los Rivero”, al igual que un segundo tomo inédito, llegó a Buenos Aires esta semana en una edición lujosa, que ofrece la Fundación Borges y está ilustrada por Carlos Alonso. El libro con la conferencia “Mi amigo Don Quijote” incluye un cd con la lectura original de Borges en inglés y está ilustrado por el artista manchego Ricardo Horcajada. De ambos se editaron solo 100 ejemplares, autenticados con la firma de María Kodama. Esta edición para coleccionistas fue producida por el Centro de Arte Moderno de Madrid dirigido por el argentino Raúl Manrique Girón.
Ortega está en Buenos Aires, además, como estrella de unas Jornadas sobre Cortázar, a quien conoció bien. Conoció a Borges en Austin en 1982. Por esos años, daba clases allí; Borges había dictado un semestre una década antes. Por eso, sabía de primera mano que el argentino había dado una conferencia en inglés sobre “El Quijote” y sospechaba que no podía haberse perdido. La buscó durante años, hasta que por fin se topó con una cassette en los archivos del departamento de enseñanza de español, que nunca es la sección más rutilante de las universidades estadounidenses. El título era “Mi amigo Don Quijote” ;estaba en un inglés comprensible y es posible que nadie la hubiera escuchado antes. “Borges daba las conferencias de memoria –tenía una memoria extraordinaria– con un formato como el de los escritores ingleses, ilustrado pero plagado de interpretaciones personales. No es nada académica”, se entusiasma Ortega. Con el apoyo de Kodama, publicó una primera versión en inglés en la revista Inti, de Providence, y otra versión traducida por la notable poeta Mirta Rosemberg en el número 48 de “Diario de poesía”, en diciembre de 1998. Hoy en la Feria, volverá a presentar la versión revisada por él mismo. “Este es otro Quijote. No el de Pierre Menard sino el de Borges en la madurez, cuando la lectura se ha convertido en una fidelidad emotiva. Es memorable el final de la charla, cuando Borges observa el balbuceo de Cervantes conmovido por la muerte de su héroe. Ese gesto se duplica en la charla, cuando cita a Cervantes y dice: ‘No recuerdo exactamente las palabras’. Por una vez, le faltan palabras, ganado por una lectura emotiva: Cervantes le ha ganado la partida al lector literal, a Pierre Menard”, escribió Ortega en la revista Insula.
Algo cautivó a Borges en Austin. Quizá por eso incluyó la ciudad en alguno de sus poemas, “Ser ciudadano de Ginebra, de Montevideo, de Austin y (como todos los hombres) de Roma” , escribe en “La Fama”. En su segunda visita, en 1968, lo impresionó la novedad de que en agosto de 1966, Charles Whitman, un ex marino de 25 años, subió con un rifle a la torre de la Universidad y asesinó a 16 estudiantes antes de que lo mataran. Borges, impresionado por la coincidencia de apellidos entre el asesino y su admirado Walt Whitman, subió a la torre para echar un vistazo. El escritor peruano Diego Trélles Paz noveló esa anécdota en Borges en Austin . ¿Que veía? ¿Intuía que un destino conservaría en esa universidad el núcleo de una novela que le habría dado un Premio Nobel?