jueves, 15 de mayo de 2014

trabajadores al seguro de paro

CAYERON 70% LOS PEDIDOS DE ARGENTINA POR LA DEVALUACIÓN

Yazaki envió 230 trabajadores al seguro de paro

Según supo El País, la empresa también dispuso un seguro de paro parcial para el resto del personal, que incluirá todos los viernes de mayo y dos lunes durante el mismo mes. La fábrica da trabajo a alrededor de 1.000 personas.
La devaluación argentina empieza a golpear en el empleo uruguayo. Foto: Archivo El País
jue may 15 2014
El complejo industrial está ubicado en el Parque Tecnológico Canario y trabaja para varias montadoras de vehículos instaladas en la vecina orilla. La firma de origen japonés también cuenta con otra planta en Colonia desde 2006 y desde 2010 opera en Las Piedras, donde se fabrican arneses para automotores.
El envío de operarios a seguro de paro en la planta de Yazaki es uno de los primeros efectos sobre la mano de obra uruguaya, tras la devaluación argentina.
A fines de enero, un informe elaborado por el Instituto Cuesta Duarte había señalado que bajo la hipótesis de que se produjera un "corte abrupto" de las exportaciones hacia Argentina, esto no tendría gran relevancia sobre el monto total exportado por su escasa incidencia, pero sí "tendría un fuerte impacto para los sectores específicos, porque no han logrado diversificar los mercados comerciales, sino que los han concentrado en solamente uno o dos países".
La producción automotriz argentina enfrenta una caída que se debe, entre otros factores, a las restricciones aplicadas sobre la importación de autopartes, el aumento del impuesto a los automotores y el fuerte incremento de los precios a raíz de la devaluación que impactó en la demanda interna.
A modo de ejemplo, en abril la producción automotriz se redujo un 21,6%, respecto al mismo período del 2013. En tanto, las ventas de autos en el mercado interno cayeron 30% por segundo mes consecutivo. A ello se sumó una menor demanda de Brasil que era el principal destino de la producción automotriz argentina, con un 86% de las exportaciones de automóviles, según datos difundidos por el gobierno.
En ese contexto, la empresa automovilística PSA Peugeot-Citroën suspendió durante una semana la actividad en una de sus plantas. También tuvieron dificultades en su operativa Iveco y Renault por disminución de ventas.