viernes, 25 de julio de 2014

Palestina

Los judíos deben actuar contra la brutalidad de Israel

IJAN

Traducido del francés para Rebelión por Susana Merino

IJAN (International Jews anti-sionist network ) y los Judíos Contra el Genocidio convocan a los judíos conscientes a “asediar” los consulados de Israel con protestas, acciones imaginativas, vigilias y manifestaciones para protestar contra los acontecimientos que intentan justificar la brutalidad de Israel hacia el pueblo palestino. Les agradeceremos que hagan llegar sus acciones para nuestro conocimiento a las siguientes direcciones ijan@ijsn.net y jewsagainstgenocide1948@gmail.com .

Como muchas veces en el pasado, el Estado de Israel vuelve a lanzar su asombrosa capacidad de mortal violencia contra los refugiados y las víctimas de sus históricos crímenes. Los palestinos de la franja de Gaza, que son en su mayoría refugiados y viven sitiados en lo que se ha convertido en una prisión a cielo abierto, están siendo actualmente bombardeados y masacrados. Desde Sudáfrica hasta Turquía, de Londres a Francia, de Toronto a Nueva York, la gente ha salido a la calle a manifestar masivamente su rabia y su solidaridad con el pueblo palestino. Pero los dirigentes políticos desde Obama en los EEUU hasta Putin en Rusia, desde Hollande en Francia hasta Sisi en Egipto, apoyan casi unánimemente la violencia israelí. Expresan de ese modo su compromiso a seguir comprando armas probadas en el mismo campo de batalla contra los civiles palestinos y a proteger sus intereses económicos y políticos en el Medio Oriente. Le han proporcionado una vez más a Israel el escudo diplomático que le permite actuar con toda impunidad ignorando el respeto al derecho internacional.

La crueldad la máquina criminal y represiva de Israel se justifica perpetuamente mediante la reiteración de la “seguridad judía” esgrimida desde el holocausto nazi. Desde el año 2000, esa maquinaria ha matado en promedio a un chico palestino cada tres días. Como descendientes de miles de historias de genocidios y de persecuciones contra los judíos, aceptamos que es el “precio de nuestra seguridad” nos convertimos en cómplices de algo que solo puede ser caracterizado como la práctica de un sacrificio humano. Hace menos de dos semanas Mohammed Abou Khdeir, un adolescente palestino fue espantosamente quemado vivo por una banda de soldados israelíes. Los que cometieron ese crimen, pobres de ellos, actuaron en un contexto de incitación al racismo hacia los árabes, incentivado de modo permanente por las autoridades políticas y morales de Israel. Mientras los pilotos de los cazas israelíes son lanzados a realizar misiones destinadas a incinerar chicos palestinos por medio de una mortal y sofisticada tecnología, nos incumbe hacer la mayor cantidad de esfuerzos no solo para decir “no en nuestro nombre” sino para ayudar a alcanzar el término final.

Muchos de nosotros hemos conocido la violencia política sufrida por nuestras familias o hemos oído a nuestros padres y abuelos cómo fueron abandonados a su suerte. Tratemos de que esa historia tenga eco en nosotros y nos impulse a actuar. En momentos en que Ayelet Shaked, parlamentaria israelí, convoca públicamente a matar a las madres palestinas y cuando el general Oren Shachot justifica la matanza de familias íntegras para “generar miedo”, acordémonos de que el genocidio comienza con la indiferencia del mundo.

Es necesario actuar ya. Convocamos a los demás judíos conscientes a apoyar y a ser sinceramente solidarios con la resistencia palestina y con su lucha por la liberación.. Cuando nos ponemos del lado de los palestinos defendiendo su derecho a resistir este último y brutal asalto, luego de 66 años de limpieza étnica y de colonización, nos basamos en nuestra historia de resistencia al genocidio, muchos de nosotros somos hijos o nietos de los combatientes de la resistencia de los guetos de Varsovia y de Vilno.

Hacemos un especial llamado a los judíos en cuyo nombre se produce esta violencia con el objeto de que se sumen al plan palestino del Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) y que participen en las campañas BDS que han demostrado que son el instrumento más eficaz de la sociedad civil para ejercer presión sobre quienes les proveen a Israel los medios de represión contra los palestinos. Convocamos a los judíos a que apoyen los esfuerzos para lograr que nuestros gobiernos dejen de ser cómplices de la represión de los palestinos por parte de Israel y los ataques de nuestros gobiernos contra los militantes palestinos. Convocamos especialmente a que los judíos apoyen especialmente los esfuerzos que tratan de acabar con el apoyo de EE.UU. a Israel y a la legal impunidad israelí, a la imposición de un embargo militar a Israel y a juzgar a los autores de los crímenes de Israel.

Compartimos con ustedes la siguiente declaración del grupo “Judíos contra el genocidio” que actúa en Israel, que ha lanzado una acción contra la interpretación vergonzosa de los sufrimientos judíos para justificar las acciones genocidas perpetradas contra el pueblo palestino. Nos unimos a su convocatoria para que otros se comprometan en acciones similares de desobediencia civil apoyando y haciendo conocer las actividades de ese grupo. Contribuyamos a construir un mundo en que todos estemos seguros cuidándonos unos a otros y no un mundo incierto en que algunos están seguros mientras que otros son quemados vivos.

IJAN y Judíos contra el Genocidio convocan a los judíos conscientes a “asediar” los consulados de Israel, con protestas, acciones imaginativas, vigilias y manifestaciones para protestar contra los acontecimientos que intentan justificar la brutalidad de Israel hacia el pueblo palestino. Les agradeceremos que hagan llegar sus acciones a nuestro conocimiento a las siguientes direcciones ijan@ijsn.net y jewsagainstgenocide1948@gmail.com

Declaración y acciones de Judíos contra el Genocidio 

Nosotros, Judíos contra el Genocidio, hemos venido a Yad Vashem, el memorial israelí en recuerdo del genocidio, para honrar a los niños palestinos que mueren en un genocidio desencadenado por los judíos.

Hemos traído muñecos para simbolizar a los niños de Gaza y hemos intentado realizar un llamado de atención sobre el horror que sufre Gaza, a manos de Israel. Esperamos mostrar a Israel y al mundo la absurda realidad que utiliza la memoria de un genocidio para justificar otro.

Invitamos a las personas de corazón del mundo a unirse a las protestas y a organizar protestas similares ante las embajadas y los consulados de Israel en todo el mundo. Cuando rindamos homenaje a las personas que hace 70 años fueron asesinadas en Europa por ser judías, debemos rendir homenaje a quienes son asesinadas actualmente por pertenecer a un pueblo originario de esta tierra pero que no son judías.

La Convención de las Naciones Unidas para la Prevención y la Represión del Crimen de Genocidio define este como: “la comisión de cualquiera de los actos detallados a continuación cometidos con la intención de destruir, totalmente o en parte, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso tales como:

a) asesinato de miembros del grupo
b) atentado a la integridad física o mental de los miembros del grupo
c) sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que conduzcan a su parcial o total destrucción física (…)”

Los niños de Gaza que están siendo sistemáticamente asesinados mientras escribimos este artículo, constituyen el 52% de la Franja sitiada de Gaza. La mayor parte de esos chicos son descendientes de los refugiados de la Palestina histórica.

Durante la atrocidades cometidas por el ejército de ocupación israelí decenas de chicos han sido asesinados en sus casas mientras los dirigentes de la guerra israelí, que siguen bombardeando, quieren “mayores costos” del lado palestino. Los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad cometidos actualmente Gaza son la última etapa de la depuración étnica y del genocidio cometido contra el pueblo originario de estas tierras.
El Estado judío se fundó sobre el principio sionista “el máximo de judíos sobre el máximo de tierra y el mínimo de árabes sobre el mínimo de tierra” que se ha convertido en una realidad tras 66 años de continuos ataques a los palestino, impidiéndoles ejercer su derecho de vivir libremente y en paz en su lar histórico. El régimen israelí ha transformado la hermosa Franja de Gaza en un gueto densamente poblado, con agua insalubre, con desagües sin tratamiento y con insuficiente provisión eléctrica. Un gueto que se ha convertido en un campo de concentración a causa de las repetidas masacres israelíes en lo que el informe Goldstone describió como un esfuerzo para humillar y aterrorizar ala población civil, reduciendo así su capacidad económica local”.
Expresamos nuestro apoyo y nuestra solidaridad a la convocatoria Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) de la sociedad civil palestina contra Israel hasta que cumpla las tres exigencias fundamentales siguientes:
1. Acabar con la ocupación y la colonización de todo el territorio árabe y demoler el muro.
2. Reconocer los derechos fundamentales de los ciudadanos árabes-palestinos de Israel en completa igualdad.
3. Respetar, proteger y promover los derechos de los refugiados palestinos para que puedan volver a sus hogares y a su propiedades como estipula la Resolución n° 194 de las Naciones Unidas


Fuente: http://www.ujfp.org/spip.php?article3377