sábado, 5 de julio de 2014

DELMIRA

DELMIRA

La poeta revive en múltiples tributos

Mañana se cumplen 100 años de la muerte de Delmira Agustini, y desde la Biblioteca Nacional hasta la Comedia Nacional se sumaron a la conmemoración, que abarca desde teatro y conferencias hasta las artes visuales.
Delmira Agustini, la poeta revive en múltiples tributos
CARLOS REYESsáb jul 5 2014
La personalidad literaria de la poeta, y también su propia biografía, destacan con nitidez en el panorama cultural del Novecientos, dejando desde entonces una obra cuya vigencia está fuera de todo cuestionamiento.
Quizá ese lugar tan original que la escritora ocupa en las letras nacionales tenga que ver, además de lógicamente con su talento, con su familia, puesto que fue criada en un ambiente estricto y conservador, que por otro lado le dio la posibilidad de cultivarse culturalmente y desarrollar su creatividad, que ya asomó en su infancia.
Componer versos desde muy chica sin duda se vincula a sus estudios de francés, música y pintura, actividades en las que reflejó su exquisita sensibilidad. Su precocidad tuvo por contrapartida una vida breve, que acabó a los 27 años, cuando ya tenía publicado tres libros que la ubican definitivamente entre las grandes voces femeninas de la poesía nacional: El libro blanco (de 1907), Cantos de la mañana (de 1910) y Los cálices vacíos (de 1913).
En esas obras y otras editadas póstumamente (como El rosario de Eros o Los astros del abismo), la artista expresó las profundidades del erotismo femenino, transitando su obra desde la estética modernista hasta su incursión vanguardista. Desde esa singular escritura concretó poemas de fuerte carga erótica, cargados de simbolismo y sensualidad.
Tamaña revolución literaria no pasó inadvertida: ejemplo de eso son las palabras que Rubén Darío (quizá el mayor poeta modernista), le dedicó: "De todas cuantas mujeres hoy escriben en verso, ninguna ha impresionado mi ánimo como Delmira Agustini, por su alma sin velos y su corazón en flor. Es la primera vez que en lengua castellana aparece un alma femenina en el orgullo de la verdad de su inocencia y de su amor, a no ser Santa Teresa en su exaltación divina."
Si su obra no ostentaba ya suficiente motivo de renombre, su trágica y prematura muerte le terminó de infundir un halo de misterio. Como es sabido, la poeta contrajo matrimonio con Enrique Job Reyes en agosto de 1913, pero por desavenencias lo abandonó un mes y medio más tarde, divorciándose el 5 de junio de 1914: en julio del mismo año murió asesinada, según la versión oficial, por su exesposo el 6 de julio.
 
Ahora se cumple un siglo exacto de aquel triste episodio, y por eso, mañana a las 11 horas en el Cementerio Central (en Gonzalo Ramírez y Yaguarón) se le rendirá tributo junto al Panteón Nacional, contándose con la presencia del director de la Biblioteca Nacional, Carlos Liscano, quien a su vez estará en representación del Ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich.
También mañana, en la página web de la Biblioteca Nacional se celebrará ese día colgando material poco conocido sobre la actividad plástica de la egregia poeta. Entrando a www.bibna.gub.uy, se podrá visitar un catálogo de unas 40 piezas realizadas por Agustini, entre las que hay pinturas, dibujos y postales de su cosecha.
También la Biblioteca Nacional está gestionando una conferencia para este mes (con fecha aún no confirmada), que reuniría a tres destacados investigadores en el Anexo del Palacio Legislativo, para tratar aspectos específicos de la literatura de la artista. También habrá lectura de poemas y exhibición de sus obras plásticas.
Por su parte, la Academia Nacional de Letras también se suma a la celebración, con una mesa redonda que tendrá lugar en la Sala de Conferencias del Teatro Solís. Integrarán el panel los académicos Jorge Arbeleche, Ricardo Pallares y Rafael Courtoisie. A su vez Arbeleche sigue llevando adelante su espectáculo Las damas del unicornio, que recorre la poesía de Agustini, junto a los versos de María Eugenia Vaz Ferreira, Juana de Ibarbourou e Idea Vilariño, interpretados por Estela Medina y Gloria Demassi, y musicalizados por Vera Sienra y Daniel Petruchelli. Las próximas fechas del espectáculo son el 17 de julio en el Teatro Larrañaga de Salto, el 26 de julio en el Lawn Tennis (Carrasco) y el 9 de setiembre en el Teatro Macció de San José, cerrándose así un ciclo de un año de presentaciones.
Otros teatristas también se han nutrido de la poesía y la biografía de Delmira para alimentar sus espectáculos. Una de ellas es Yo, cual Delmira, obra escrita y protagonizada por Verónica Mato, que justamente hoy y mañana se está presentando en México, en el Centro Cultural La Alborada, en Tijuana.
Otro trabajo actoral que este año se destacó fue Delmira, de Milton Schinca, un texto que en muchas ocasiones subió a escena en el corre de los años, y que esta temporada fue presentado en el Teatro Victoria, bajo dirección Luis Vidal Giorgi. El mismo tuvo como protagonistas a Noelia Campo y Fabiana Charlo, también rindió homenaje a su autor, Milton Schinca, gran figura de las letras nacionales.

La Comedia Nacional se presenta en el Museo Zorrilla

La Comedia Nacional recordará este aniversario de un modo original, dado que serán actores masculinos los que tienen a cargo recitar su poesía. La cita será este miércoles desde las 18 horas en el Museo Zorrilla, donde darán seis presentaciones continuadas, separadas por media hora.
La actividad, denominada Ineffabilis, cuenta con coordinación de Juan Antonio Saraví, y la selección de textos estuvo a cargo de Elisa Contreras. Esta aproximación a la poetisa desde la sensibilidad masculina contará con los actores Diego Arbelo, Mario Ferreira, Daniel Spinno Lara, Luis Martínez y Leandro Íbero Núñez, entre otros. El homenaje será en Zorrilla de San Martín 96, y la Rambla, con entrada libre, retirando invitación previamente, tanto en la página web de la Comedia Nacional como en las oficinas de la misma, en el Teatro Solís, con acceso por Juncal (Segundo piso, de 12 a 17 horas).

La otra historia sobre su vida y su muerte

Una de las nuevas aproximaciones a la figura de Delmira Agustini, sobre todo a su vida y su trágico final, se encuentran en el libro Serás mía o de nadie. La verdadera muerte de Delmira Agustini, que Diego Fischer editó por Random House Mondadori.
Para elaborarlo, Fischer consultó variadas fuentes y textos inéditos. "Allí asoma otra historia sobre la vida y la muerte de Delmira. Si algo me quedó claro, es que la vida de Delmira (y recalco lo de la vida y no su obra) fue estudiada dando por cierta una cantidad de información que fue difundida después de la tragedia por la propia familia Agustini. Información parcial y deliberadamente sesgada por parte de los padres y el hermano de Delmira. Poco y nada se investigó sobre Reyes, su marido, y tampoco se ahondó en los Agustini. Este libropone en el tapete una trama familiar terrible. Y retrata además a la sociedad rioplatense del Novecientos, aportando también una autopsia histórica y un análisis psicológico", afirma el autor.