miércoles, 30 de julio de 2014

Entrevista a Carlos Moreira de Afcasmu (LA FRAGUA_Agosto)

Dialogamos con CARLOS MOREIRA ,trabajador de la salud y dirigente de AFCASMU 
                                                                                                                                                               LA FRAGUA: En que situacion se encuentran hoy los trabajadores del Casmu?
                                                                                                                                                                Carlos Moreira:     Salud compañeros, la situación después DEL CONFLICTO 2008-2009, HA SIDO DE TRATAR DE RECONSTRUIR EL SINDICATO, AL MEJOR DECIR DE UN COMPAÑERO REFUNDAR EL SINDICATO. Ahí hubo una migración de casi mil trabajadores hacia otros empresas, ya sea de la salud pública o privada, la derrota pego fuerte, sufrimos rebaja salarial, reestructuras que borraron conquistas históricas, jubilaciones compulsivas para quienes llegaban a los sesenta años, pasaje de 68 compañeros por la justicia penal, por haber llevado adelantes medidas gremiales aprobadas en asamblea general y que la mayoría acatamos. El CASMU  pasó de ser un órgano dependiente del Smu, a una patronal dirigida básicamente por los anestésico-quirúrgico, lo más rancio de la derecha empresarial medica. Con ese panorama hemos tratado hasta el día de hoy de sumar nuevos compañeros a la actividad del gremio, no es fácil, rotación permanente de compañeros, es un tema que juega en contra. La pelea por dotaciones de acuerdo a los protocolos de asistencia, por mejores condiciones de trabajo, no solo salariales, es el eje de la lucha de AFCASMU, hoy. Por una carrera funcional, en la cual todos tengamos las mismas posibilidades, desde el 2009, se acrecentó el acomodo, y el dedismo .
                                                                                                                                                                LA FRAGUA: Que balance haces de estos años de aplicación del Sistema integrado de salud-Fonasa?  

Carlos Moreira: El SINS ¨Planteaba por un lado la universalización del acceso a la salud de todos los uruguayos y, al mismo tiempo, asegurar un adecuado nivel de atención de salud cualquiera fuese la entidad prestataria del servicio. La reforma amplio la base de cobertura del sistema mutual, a costa de bajar el número de quienes se atendían en salud pública), pero al no atacarse el punto de costos de tiques y ordenes (medicamentos, consultas, análisis y técnicas de diagnósticos), sucede que el pobre, cuando la enfermedad llega, no puede afrontar los gastos, que el mutualismo le cobra, vuelta a salud pública, o a quedarse, sin cobertura. Mientras tanto no se incrementaron mejoras significativas en el sistema público de salud para al menos equipáralo al privado, seguimos entonces con una salud para ricos y otra o ninguna para los pobres. La reforma de salud se baso en el ahorro forzosos de los contribuyentes en especial los trabajadores, y además de su objetivo declarado tuvo, uno implícito y muy importante: salvar el sistema mutual privado ……. La mercantilización del sistema goza de buena salud, en tanto los servicios brindados por el sistema de salud pública son básicamente utilizados por los que no tienen capacidad de pago¨. La estrategia inicial de universalizar la asistencia aportando de acuerdo a los ingresos, iba a dar solución a los más de 400 millones de dólares, que en esos momentos tenía de pasivo el sistema mutual, no a la asistencia ni a los trabajadores. La eterna discusión es porque teníamos que pagar tod@s las deudas generadas por el enriquecimiento de la clase médica, ya sea a través del acto médico o de empresas tercerizadas. Y cada vez que se funde una mutualista, lo pagamos todos y todos estos empresarios, con o sin túnica, nunca pierden sus estancias, sus casas en punta, ni sus 4por 4, lo pagamos todos, regla de oro del capital las penas son de nosotros las vaquitas son ajenas. La idea original, que parecería hasta algo solidario, porcentaje de acuerdo a los ingresos, tenía como primer, descontento entre los trabajadores, que aquellos que no declaran ingreso, y que son casualmente los de mayores ingresos, no aportarían proporcionalmente, es decir para que el aporte fuera totalmente, solidario, debería de haber primero, la caída del secreto bancario y una declaración de ingresos real de todos, algo inviable en un país donde el rotulo de paraíso fiscal permite entre otras cosas el blanqueo. Pero este idea original fue teniendo rebajas en su propuesta original en la medida que hubo presiones de grupos empresariales o directamente conflicto de intereses, que decidieron variantes, al planteo original. Enumeramos algunas, primero: se habilito a los seguros parciales, a captar socios Fonasa. Segundo: la devolución Fonasa, implementada a partir del 2011, esto permitió que a quienes tienen ingreso mayores a 40mil pesos reciban una devolución, a través de esta devolución el estado devolvió en el año pasado, alrededor de 60millones de dólares, esto termino con algo que se pretendía iba a ser solidario, sobre todo fue parte de acuerdos con grupos médicos corporativistas, con mucho peso en el poder ejecutivo y con elementos de presión, ha sido para el gobierno una opción, donde opto por la clase poderosa. El pretendido cambio en el modelo de atención, no fue tal, generando que las empresas compitan por los usuarios y no por la integración de un modelo que no se integra, se han salvado mutualistas que se siguen salvando y no se piden contraprestaciones. El subsidio por medio de fideicomiso, mantiene a 3 de las grandes en este momento entre ellas el CASMU, con un déficit mayor al 5% mensual, es decir a triunfado el criterio de quedar bien con las corporaciones, léase fundamentalmente los anestésico quirúrgico. Falta la integración al FONASA de los dos extremos, las personas con ingresos altos, los rentistas del capital, y los más de un millón de pobres que no están en el mercado laboral formal, y sus familias, estos grupos deberían ser la prioridad Por ahora seguirá habiendo una salud para rico y otra para pobres, el sistema público estatal, como se decidió en el octavo congreso del Pit-Cnt, por unanimidad seguirá esperando, la tan mentada profundización de los cambios, no será. Mantenimiento de la independencia de clase, peleando por un sistema estatal y gratuito de salud, un abrazo fraterno por ahí y arriba los que luchan.