miércoles, 30 de julio de 2014

Maestra (nota de La Fragua -Agosto)

Una maestra que se las trae



Muchas veces oímos decir que “los maestros ya no tiene  vocación”, dado que no cabe en el imaginario popular pensar un maestro que defiende sus derechos, que hace paro y defiende el derecho tambien de los alumnos. Dado que está instalado todavia la imagen de la maestra-tia, como un miembro de la familia. Las cosas cambian y hoy en dia, el maestro es una institución, un sinónimo de EDUCACION con mayúscula, que también educa dando un ejemplo de lucha social.
Pero algunos van más allá. Tal es el caso de la maestra Mónica Bele, que con su accionar en el mundo educativo-social, su compromiso con los que menos tienen; provoca nuestra admiración.
Me sorprendió encontrarla trabajando con el proyecto del arbolado de Camino Carrasco, y descubrir lo valioso de su aporte. Desde el aula, con sus alumnos de sexto año, acompañan elD proyecto aprendiendo y haciéndose participes de la plantación.

Desde el año 1990, Mónica Bele ha trabajado como maestra en tres escuelas públicas del barrio, la escuela 230, la escuela 145 y actualmente en la escuela 179. Entre el 2004 y el 2010 trabajó en el colegio Francisco Espínola. Conjuntamente también se incorporó al proyecto “Aprender Todos”, del plan ceibal, un proyecto de alfabetización desde la informática. En su tiempo  libre, Mónica da clases de música, desde hace 36 años, además de ser colaboradora del grupo folklórico “Renacer Criollo”.

En el 2009, presenta un royecto para recuperar la conocida “Plaza del Duque”, (donde ahora se reúne el CECAP)en el Club de Ciencias. Para este proyecto recibe el apoyo  de la facultad de Química, la junta local y del Colegio Saint Patrick. A través del Colegio Saint Patrick presenta el proyecto en la Unión Europea. Diez colegios de Montevideo donan la pintura, árboles y bancos. También colabora el departamento de Gestión Ambiental de la Intendencia.
Al año siguiente, el Colegio Saint Patrick le ofrece un puesto como maestra de lenguas, donde trabaja entre el 2011 y 2012.

En el 2012 comienza a trabajar como voluntaria en la ONG “Las Violetas” (Santa Mónica y Acosta y Lara), en voluntariado, alfabetizando adultos entre 42 y 86 años.

Hace ya dos años, la ONG “El Abrojo” le propone un proyecto de “Cortometrajes”, el cual se presentó en un cine de Montevideo. A partir de este año, El Abrojo la convoca nuevamente a trabajar en apoyo escolar con adultos de “Uruguay Trabaja”. Pero su corazoncito lo ganaron los jóvenes que allí se reúnen. Con ellos y junto a todo el equipo de El Abrojo trabajó en la recuperación de la placita de la calle Sol, nombrada por los vecinos, como “LA NUESTRA”, inaugurada el 17 de julio de este año, con una fiesta barrial, las organizaciones involucradas, los vecinos del barrio, la maestra Mónica y sus alumnos de 6to. Año de la escuela 179. Una banda de música del barrio animó la fiesta con canciones y juegos infantiles.

Como si todo esto fuera poco, escribe cuentos para niños desde hace 26 años, e inventó un método de aprendizaje con música para niños con capacidades diferentes. (Sindrome de down); sobre el cual también escribió un libro. Sus cuentos aún no han sido publicados, por falta de medios económicos para llevar adelante esta empresa.

El amor al barrio, a su gente y ayudar en el desarrollo de los niños de menos recursos ha sido la labor más importante de su vida. El mes próximo, la maestra Mónica, va a presentar un proyecto en los clubes de ciencias de Canelones, para una revista digital, llamada “Noticias al Paso”, el dia 21 de agosto.

Cuando le pregunté si no se cansaba, me contestó: “No!! Me encanta enseñar!!!”. Tengo claro que no existe una maestra sin vocación, es una responsabilidad muy grande la que la sociedad les encomienda, NADA FACIL; en estos momentos donde todos los problemas sociales pasan por sus manos. Sin querer los hacemos responsables no solo del presente, sino también del futuro de la sociedad toda. Porque los cambios tienen que ser desde la niñez, desde el aula, a partir de la educación. Sabemos lo que reclaman los maestros, es dignidad, que se les dé el verdadero valor que tiene su trabajo, lo que se merece su dedicación.

Vaya el reconocimiento a esta maestra, vecina nuestra, amiga, compañera...¡ Gracias, Mónica!!!!
SILVIA (Paso Carrasco)