lunes, 7 de abril de 2014

manifestaciones en Bruselas

Miles de trabajadores protestan en Bruselas contra los recortes

La macromanifestacion convocada por la Confederación Europea de Sindicatos termina con incidentes, que han dejado, al menos, una decena de heridos

EFE Bruselas 04/04/2014 16:00 Actualizado: 04/04/2014 20:03 Público
Pancarta de la protesta convocada convocada por la Confederación Europea de Sindicatos (ETUC) en contra de las medidas de austeridad y recortes para afrontar la crisis económica, en Bruselas.

Pancarta de la protesta convocada convocada por la Confederación Europea de Sindicatos (ETUC) en contra de las medidas de austeridad y recortes para afrontar la crisis económica, en Bruselas.EFE/Julien Warnand

Incidentes al finalizar la manifestación contra los recortes en Bruselas
Varios miles de personas protestaron este viernes contra las políticas de austeridad y recortes en la Unión Europea (UE), en una marcha en la que se registraron incidentes como el lanzamiento de piedras y petardos contra embajadas, e intentos de entrar en los edificios comunitarios, así como enfrentamientos con la policía belga.
La manifestación, en la que participan veinte sindicatos de doce países de la UE, incluidos los españoles UGT y CCOO, partió desde la estación del norte de Bruselas y transcurrió por las calles en dirección al Parque del Cincuentenario, muy cerca de las sedes de las instituciones comunitarias. La Policía local de Bruselas calcula en número de participantes en la marcha en 25.500. Por su parte, la Confederación Europea de Sindicatos (CES) asegura que marcharon unas 40.000 personas, una cifra que ha calificado de "éxito". La manifestación transcurrió entre fuertes medidas de seguridad, con unidades antidisturbios y helicópteros que vigilaban la protesta.
Los sindicatos, que se organizaron por sectores, como el de transporte o el metalúrgico, y los ciudadanos portaban pancartas en las que se podía leer, "por un salario justo y empleos decentes", "medidas de austeridad igual a pobreza duradera" o "personas, no beneficios". El sindicato metalúrgico cristiano de Lieja, por ejemplo, protestaba por una "Europa social y unida con derechos sociales para todos". Otros agentes sociales portaban la bandera de la UE en la que sustituyeron las estrellas por tijeras, en alusión a los recortes, y otros terceros pedían "una Unión sin fronteras".
Los sindicatos europeos propones un "Plan Marshall en versión siglo XXI", con inversiones de 250.000 anuales
En la marcha también participaron  los secretarios generales de CCOO, Íñigo Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, junto a representantes de sindicatos de otros países de la UE. "Protestamos no sólo contra la austeridad, sino porque estamos convencidos de que hay alternativas distintas a esta que deben favorecer la creación de actividad económica y empleo", dijo Toxo, que también preside la Confederación Europea de Sindicatos (CES), en declaraciones a la prensa. "Esta manifestación tiene gran utilidad política, social, democrática y laboral (...) porque estamos a pocas semanas de unas elecciones muy importantes al Parlamento Europeo", señaló por su parte Cándido Méndez.
Un grupo de manifestantes se enfrenta a la policía durante la protesta contra de los recortes, en Bruselas. EFE/Julien Warnand
La CES convocó la protesta precisamente de cara a los comicios europeos que tendrán lugar del 22 al 25 de mayo próximo, para denunciar los recortes aplicados en la Unión Europea para afrontar la crisis económica, así como para reivindicar alternativas a la austeridad. Toxo explicó que la CES propone un "Plan Marshall en versión siglo XXI", es decir, un programa de inversiones por el que se invertirían anualmente durante 10 años 250.000 millones de euros. Estos fondos procederían del Banco Europeo de Inversiones (BEI), nuevos impuestos a las transacciones financieras, de la capitalización de fondos estructurales y también de entidades privadas. Esto, complementado con las políticas nacionales, generaría 11 millones de empleos, según los cálculos de la CES.
El líder de CCOO criticó además que los ejecutivos europeos "suavizan" las medidas de austeridad "sólo cuando se aproximan citas como las elecciones para elevar las expectativas electorales de los partidos en los gobiernos". En este sentido, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, destacó la relevancia de que esta manifestación se produzca en vísperas de las elecciones al Parlamento Europeo. "Creo que tanto el Banco Central Europeo como la Comisión y el Consejo, empujados por la Eurocámara, deben dar un cambio de rumbo al proceso de construcción europeo", dijo Méndez.

Blindaje para las instituciones comunitarias

Los accesos al Consejo de la UE se cerraron después de que unos encapuchados intentaran entrar al edificio. La Policía estableció también un perímetro de seguridad en torno al Parlamento belga, colocado concertinas y protegió las embajadas ubicadas en el entorno de la calle de la Loi (una de las arterias de la ciudad) como las de España, Francia, Rusia y EEUU, así como el barrio comunitario. Al paso de la marcha por la avenida des Arts se registraron incidentes en torno a la embajada de Estados Unidos ante la UE, pues algunos manifestantes tiraron piedras y palos contra la legación estadounidense. En los incidentes han resultado heridas al menos nueve personas han resultado heridas, dos de ellas policías.
Un manifestante herido recibe tratamiento médico durante la manifestación.   EFE/Julien Warnand
Los estibadores de Amberes lanzaron indiscriminadamente petardos y empujaron a la gente, además de agredir a un fotógrafo e intentar en varias ocasiones romper el cerco policial. También lanzaron proyectiles en dirección de las fuerzas de seguridad, que se han visto obligados a lanzar botes de humo poco antes del fin del trayecto y usar extintores para apagar fuegos prendidos por los manifestantes con palos.


Las protestas contra la austeridad acaban en batalla campal en Bruselas

Estibadores de puertos belgas revientan una multitudinaria manifestación de los sindicatos europeos

 El País es  Bruselas 4 ABR 2014 - 23:00 CET58

Manifestante herido este viernes en las protestas en Bruselas. / ATLAS/ Reuters
Una multitudinaria manifestación de las principales centrales sindicales europeas contra la austeridad ha acabado este viernes en batalla campal a las puertas de las instituciones comunitarias en Bruselas. La extrema violencia con la que se han empleado unos 200 representantes de los estibadores de los puertos belgas y franceses ha dejado al menos nueve heridos y graves desperfectos en el mobiliario urbano y en los comercios del distrito europeo de la capital belga. Los convocantes de la marcha —entre los que se encuentran los dos principales sindicatos españoles, CC OO y UGT— se han desmarcado de estos actos, que han achacado a “grupúsculos ajenos” a la manifestación.
Varios testigos destacan la violencia extrema con la que han actuado este grupo de manifestantes, que han agredido a fotoperiodistas y policías. Los choques han comenzado a mitad del recorrido, cuando estas personas han empezado a lanzar adoquines y piedras a los policías que custodiaban la marcha y la han emprendido a puñetazos con un grupo de fotógrafos de agencias de prensa. “Sin mediar palabra, han empezado a pegarnos. Querían lincharnos”, relata uno de ellos, que ha recibido un fuerte golpe en la mandíbula. “Llevo 30 años de profesión y no había visto nunca tanta violencia en una manifestación”.
Al término de la marcha, los choques se han recrudecido. A los estibadores de los puertos de Amberes y Brujas se han sumado los de Dunkerque, Gante y Calais y juntos han iniciado una auténtica batalla campal contra la policía belga a apenas 50 metros del edificio de la Comisión Europea. El dispositivo policial se ha limitado a defenderse con cañones de agua y pelotas de goma mientras rodeaba el perímetro de las instituciones comunitarias. Los funcionarios europeos que abandonaban su puesto de trabajo a esa hora (las dos de la tarde) no salían de su incredulidad.
Los sindicatos convocantes se han apresurado a negar que los actos vandálicos tengan que ver con los sindicalistas. Según su versión, los choques se han limitado al tramo final del recorrido y han sido ocasionados por un grupo “ajeno” a la concentración. “Estos episodios violentos han sido muy aislados y en absoluto deslucen la manifestación, que ha sido una fiesta de los trabajadores”, señala un portavoz de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) que, sin embargo, sí ha reconocido “problemas” en la organización del dispositivo de seguridad interno de la marcha. “No hemos conseguido que este grupo de alborotadores no se infiltrara”, resume.

Contra la austeridad

La manifestación, a la que han asistido entre 25.500 personas, según la policía, y 55.000, según la CES, pretendía ser un “aviso serio” a la UE sobre el rumbo de salida de la crisis y abogaba por la aprobación de un plan de inversiones que movilice 260.000 millones —el 2% del PIB comunitario— en diez años. “La gente está bastante cabreada porque ve que las políticas de austeridad se extienden como una mancha de aceite”, ha señalado el secretario general de UGT, Cándido Méndez, al término de la marcha. “La mayor parte de manifestantes eran belgas, holandeses, franceses y alemanes. Es una prueba de que las políticas de austeridad también se dejan sentir en los países del norte de Europa”, ha apuntado el dirigente sindical. Su homólogo en CC OO y presidente de la CES, Ignacio Fernández Toxo, ha remarcado la importancia de esta jornada de movilización y ha reclamado a la UE y los Gobiernos europeos que emprendan un camino “diferente de la austeridad”. A su juicio, lo que Europa necesita en este momento de salida de la crisis económica es un “verdadero plan de inversiones, un Plan Marshall del siglo XXI”.
Los líderes de los dos principales sindicatos españoles han solicitado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, una reunión en la que detallarán las líneas maestras del plan de acción acordado por unanimidad en el seno de la organización sindical europea. Su objetivo principal es, según los sindicatos, dinamizar la anémica actividad económica europea “anestesiada por años de austeridad e inmovilismo”. Tanto Toxo como Méndez han recordado que en Europa hay 26 millones de parados, 10 más que en 2008 cuando comenzó la crisis, y siete millones y medio de jóvenes europeos ni tienen trabajo ni estudian.