jueves, 17 de abril de 2014

Bahia-Brasil

EL MUNDO › HUELGA POLICIAL EN BAHIA, BRASIL

Paro y tropas


Un contingente con miembros del ejército y la Fuerza Nacional de Seguridad Pública de Brasil comenzaron a llegar ayer a Salvador de Bahía. El traslado de efectivos se produjo en respuesta a un pedido del gobierno estadual por la huelga que la policía militarizada local comenzó anteayer. La llegada de las tropas a la ciudad –que recibirá seis partidos durante el Mundial de Fútbol que comienza el 12 de junio– fue autorizada por la presidenta Dilma Rousseff, que decidió el envío de 2500 soldados del Ejército y 250 agentes de la Fuerza Nacional. Antenoche, en Salvador, capital del estado de Bahía, se produjeron saqueos y disturbios. Pese a que la Justicia decretó la ilegalidad del paro, los efectivos en huelga anunciaron que mantendrán la medida hasta que se llegue a un acuerdo con el comando policial. El gremio reclama un reajuste salarial y la equiparación de los sueldos de efectivos activos e inactivos.
A raíz de la huelga, la ciudad histórica vivió una madrugada de terror, con una ola de asaltos y saqueos a comercios que sembraron pánico en la población. Muchas escuelas, bancos, universidades y comercios cerraron sus puertas ayer, y tampoco circularon los autobuses, ante el temor a ataques criminales. Por la misma razón, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) decidió aplazar un partido entre Vitoria y J. Malucelli por la Copa de Brasil, programado para jugarse en la noche de ayer. La paralización fue declarada ilegal por la Justicia, pero pese a ello los líderes ratificaron el movimiento y dijeron que la huelga se mantendrá hasta que sean aceptadas sus demandas de aumento salarial y de equiparación de los sueldos de efectivos activos e inactivos.
Según el comando de huelga, el paro recibió la adhesión de casi todos los agentes de la policía militarizada de Bahía. A su vez, el gobernador del estado, Jacques Wagner, acusó a las asociaciones que representan a los agentes de la policía militarizada de romper un acuerdo firmado con el gobierno anteayer. “Incluí un aumento salarial del siete por ciento para los nuevos policías y ellos firmaron el acuerdo. Cinco minutos más tarde, dictaron la huelga. Las asociaciones rompieron el acuerdo hecho con el gobierno y adoptaron una medida unilateral”, expresó Wagner.
Al mismo tiempo, el gobernador prometió que la seguridad de la población no será afectada por la huelga: “Hablé con la presidenta Dilma, y la población no se quedará desprotegida. Si es necesario, convocaremos a más afectivos”, afirmó. El temor a que las policías federal y militarizada realicen paralizaciones durante el Mundial de Fútbol llevó el gobierno a entrenar a soldados del ejército y la marina para reemplazar a esos agentes durante la cita mundial, en caso de necesidad.
El domingo pasado, en el marco de una huelga realizada por la policía federal de Río de Janeiro, el presidente del Sindicato de Funcionarios del Departamento de Policía Federal carioca, André Vaz de Mello, advirtió que la corporación no descarta paralizar sus actividades durante la cita deportiva. “Estamos esperando hasta la Copa del Mundo y estamos con la misma propuesta de Brasilia y de los otros estados: parar durante la Copa del Mundo, principalmente en los aeropuertos”, advirtió el policía.
La posibilidad de que las policías federal y militarizada hagan paro durante el Mundial de Fútbol llevó a que soldados del ejército y la marina estén siendo entrenados para reemplazar a esos agentes durante el evento deportivo. En Salvador, la Justicia procesó a varios policías en 2012 bajo cargos de incitación a la violencia y presunta complicidad con bandas de delincuentes