lunes, 7 de abril de 2014

COSTA RICA

Costa Rica tiene prohibida la megaminería

En 2010, la Asamblea Legislativa del país centroamericano prohibió la minería a cielo abierto con 50 votos a favor y cero en contra.
Por: Redacción Vivir
Costa Rica tiene prohibida la megaminería
Algo que en Colombia parece impensable, en Costa Rica se convirtió en una política de Estado: prohibir la minería de oro a cielo abierto así como el uso de cianuro y mercurio. En 2010, con el apoyo de la recién elegida presidenta, Laura Chinchilla, la Asamblea Legislativa de este país centro americano votó con 50 votos a favor y cero en contra la ley que puso punto final a una práctica minera que ponía en riesgo sus ecosistemas.
El ejemplo fue citado por el geólogo Julio Fierro del Instituto de Estudios Ambientales de la Universidad Nacional en un conversatorio que tuvo lugar en el marco del “VI Ciclo de Conferencias de Geografía de Montaña: Minería en Los Andes”. Fierro recordó que muchos estudios han demostrado que el costo social y ambiental de este tipo de minería en Colombia supera las ganancias que produce la actividad.
Su colega Luis Álvaro Pardo, director de la organización Colombia Punto Medio e investigador de temas mineros de la Contraloría General de la República, coincidió con este planteamiento y añadió que “el último balance entregado por la Agencia Nacional de Minería indica que el 87% de los títulos mineros fiscalizados (7.854) incumplen normas legales y presentan inconsistencias en su documentación”.
Para los dos expertos, los últimos gobiernos le apostaron al crecimiento del sector mediante la ejecución de proyectos mineros a gran escala, estimulados por una política de atracción de la inversión y costosos beneficios tributarios. Como lo reseñó la Agencia de Noticas de la Universidad Nacional, “el modelo creció generando aspectos negativos en el ambiente, en lo social y en lo económico, además de conflictos en los territorios, alentados por la presencia de grupos armados al margen de la ley de diversa índole”. Todo el modelo contribuyó a un efecto inesperado: un incremento de la informalidad y la ilegalidad.
De acuerdo con información de la Contraloría el 37% de las 14.357 unidades mineras censadas tienen título minero y solo el 19,6% cuenta con licencia o instrumento ambiental, es decir que poseen legalidad plena.
La minería de carbón de los departamentos de Cundinamarca, Boyacá y Santander es, en su mayor parte, no legal y tiene la particularidad de ubicarse en zonas de páramos. De acuerdo con el censo minero colombiano del 2012, el 44% de las extracciones mineras de carbón no cuenta con licencia ambiental.
“No necesitamos oro, el oro nuestro se va hecho lingotes para los bancos centrales, como respaldo real de las monedas de los países fuertes. Si se va a enterrar en un banco central ¿Por qué no lo dejamos enterrado en nuestro territorio?”, comentó Fierro.
El investigador dice que algunos tienen la tendencia de compararnos con otros países. “Cuando nos comparan con Chile, no tiene lugar, primero, porque este país tiene una empresa minera de capital público (Codelco), que tiene el monopolio del cobre; segundo, Chile es un país de biodiversidad muy baja; tercero, es un país seco. Otros nos comparan con Canadá o con Australia, pero no tenemos nada en común con estos. Somos el país más biodiverso del mundo por kilómetro cuadrado, un país megahídrico”.

Cuando otros comparan al país con Costa Rica, conocido por su riqueza natural, él contesta: “averígüese qué fue lo primero que hizo la presidenta actual de Costa Rica, Laura Chinchilla, cuando llegó al poder: prohibir la megaminería de oro y metálicos a cielo abierto en toda la Nación”.