martes, 8 de abril de 2014

ucrania-rusia

Grupos pro Rusia piden la división de Ucrania

La tensión aumentó en tres ciudades del este de Ucrania cuando manifestantes prorrusos asaltaron y tomaron el control de edificios oficiales. El gobierno ucraniano teme un escenario similar al de Crimea.

Activistas prorrusos atrincherados en el principal edificio de la administración local de Donetsk, este de Ucrania, proclamaron ayer la creación de una “república soberana” independiente de Kiev, que por su parte acusa a Rusia de querer “desmembrar” al país. Ante esta situación, Estado Unidos advirtió que podía adoptar nuevas sanciones contra Rusia e instó al presidente Vladimir Putin a que cese la desestabilización de Ucrania. Pero los responsables estadounidenses y ruso de Relaciones Exteriores, John Kerry y Serguei Lavrov, también hablaron de la posibilidad de “llamar a negociaciones directas antes de diez días entre Ucrania, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea para intentar reducir la tensión”, según declaró la portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Jennifer Psaki.
La tensión aumentó repentinamente el domingo en las regiones del este de Ucrania, fronterizas con Rusia, cuando manifestantes prorrusos asaltaron y tomaron el control de edificios oficiales, administraciones locales o servicios de seguridad (SBU) en las ciudades de Jarkov, Lugansk y Donetsk.
Las ocupaciones de los edificios se hicieron sin violencia. Las fuerzas de seguridad resistieron brevemente en Donetsk durante la tarde, ante manifestantes con el rostro cubierto, que trataban de arrancarles sus escudos, antes de abandonar el sector. Los manifestantes sustituyeron inmediatamente la bandera ucraniana azul y amarillo por la bandera de color blanco, azul y rojo rusa.
Tras negociaciones, los manifestantes evacuaron la sede del gobierno de Jarkov, pero los de Donetsk se negaron a evacuar el edificio. Ayer por la mañana, estos últimos organizaron una asamblea durante la cual proclamaron la “república soberana” de Donetsk. Un vocero de los manifestantes salió ayer hacia el mediodía a anunciar la decisión a los periodistas que no fueron autorizados a entrar en el edificio. Asimismo, un video publicado en YouTube, presentado como una asamblea de los activistas dentro del edificio administrativo, muestra a un hombre proclamando desde un podio la independencia de Donetsk. “Buscando crear un Estado popular, legítimo y soberano, proclamo la creación del estado soberano de la República Popular de Donetsk”, declara el vocero con un megáfono. Según la agencia Interfax, los manifestantes decidieron celebrar un referéndum de soberanía regional antes del 11 de mayo. El portal de información local Ostrov afirmó que los manifestantes pidieron la integración de Donetsk a la Federación de Rusia.
En un mensaje a la nación, el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchinov, advirtió de que se adoptarán medidas antiterroristas contra los manifestantes que tomaron las armas en el este de Ucrania para hacer frente a las autoridades centrales. El mandatario acusó a Moscú de estar detrás de las manifestaciones prorrusas y los asaltos a edificios gubernamentales en el este del país y aseguró que la defensa en la frontera con Rusia fue reforzada. “Lo que hemos presenciado ayer es la segunda ola de la operación especial de la Federación de Rusia contra Ucrania”, subrayó Turchinov.
Adelantó que la Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania debatirá hoy “el endurecimiento de la responsabilidad penal por el separatismo y otros crímenes contra el Estado y la prohibición de partidos políticos y organizaciones civiles que defienden las posturas separatistas y trabajan en contra de su propio Estado”. “Respeto las distintas posturas políticas, incluidas las de nuestros oponentes. Pero el separatismo y el empleo de las armas contra el propio Estado, algo que amenaza directamente la seguridad y la vida de nuestros ciudadanos, no es política, es un crimen grave. Y contra los criminales actuaremos con determinación”, afirmó. Turchinov.
Por su parte, Estados Unidos advirtió a Rusia que no intervenga en el este de Ucrania y amenazó con imponerle más sanciones, luego de que manifestantes prorrusos tomaran sedes de gobierno en ciudades orientales ucranianas. El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que hay evidencias de que los manifestantes estaban pagos y que no eran residentes locales y que la escalada en Ucrania es el resultado de un incremento de la presión de Rusia, que el mes pasado se anexó Crimea. Carney pidió al presidente ruso, Vladimir Putin, que “cese todos sus esfuerzos por desestabilizar Ucrania” y le advirtió sobre nuevas “consecuencias” si continúa con su intervención militar. “Si Rusia se mueve hacia el este de Ucrania, ya sea abiertamente o de forma encubierta, esto sería una escalada muy grave”, afirmó Carney en su rueda de prensa diaria.
Moscú instó ayer a Kiev a dejar de responsabilizar a Rusia por la crisis ucraniana, que se agudizó de nuevo estos días con las protestas prorrusas en las ciudades del Este de Ucrania. “Ya es hora de dejar de apuntar a Rusia como responsable de todas las desgracias que atraviesa hoy Ucrania. El pueblo ucraniano quiere escuchar de Kiev respuestas claras a todas las preguntas”, señaló el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia en un comunicado.
Para intentar apaciguar los ánimos, Kiev envió al ministro del Interior, Arsen Avakov, a Jarkov, y al vice primer ministro encargado de la seguridad, Vitali Iarema, a Donetsk. Por el momento, las autoridades rusas no se han pronunciado sobre estas declaraciones ni sobre la repentina degradación de la situación en el este de Ucrania.