viernes, 14 de marzo de 2014

Parque roseevelt

  PARQUE ROOSEVELT
                                                                                                                                            Como podrán ver todos los que pasen frente al Géant, donde hasta el pasado mes diciembre estaba ubicado el parque infantil, comúnmente conocidos como los jueguitos del Géant, hoy existe un parque de diversiones privado.
Este parque privado que en algún momento se presento con el nombre de Blu Park – aparentemente no es este el nombre ni sabemos cuál es – comenzó sus obras sin ningún tipo de licitación, y esto  está fuera de la ley.
Más de 10 vecinos realizamos una denuncia, ya el primer día que constatamos la extracción de un gran número de árboles en este lugar. A partir de allí, y en vista de que nuestra denuncia fue rechazada por el juez de turno, decidimos tomar acciones legales ante este hecho totalmente ilícito.
Fue entonces que solicitamos ante el juzgado un recurso de amparo para detener la destrucción de esta zona del parque donde además se destruyeron los jueguitos del Géant, Juegos que eran apropiados para este lugar y que probablemente eran visitados y disfrutados por miles de niños y familias en forma sana y gratuita, como debe ser en un parque nacional que es público, bajo la sombra de los árboles que hoy no están.
No solo fue fraudulento el procedimiento de la IMC para la extracción de los árboles- ya que se dono una cantidad de árboles que todos desconocemos, por un valor que también desconocemos a un animador scout que ni siquiera es de la zona- sino que además se violo el convenio con el MGAP en cuanto a que por cada árbol que se saque se deben plantar dos y estos haber enraizado. Y por si esto fuera poco, se le otorga el predio a una empresa privada sin ninguna licitación.
La respuesta del juez sobre el recurso de amparo fue negativa y además agravante para las partes interesadas, ya que se nos acuso de haber interpretado mal el art. 47 de la constitución y de actuar por interés para obtener dinero, cuando jamás fue ni será nuestro objetivo. Fue por este motivo que optamos por apelar ante el tribunal de cuentas, que podía pasar el caso a otro juez o bien solicitar que el mismo juez lo vuelva a evaluar.
Sabemos que estas obras son solo el principio de un proceso acelerado de depredación y privatización de un parque que es de todos y por este motivo alertamos a la población y solicitamos su apoyo para detener este accionar de la IMC.
Como verán se nos están agotando los recursos para poder frenar este plan del Intendente Dr. Marcos Carámbula, principal responsable de estos hechos, y estamos dispuestos a seguir luchando, a seguir divulgando esta injusticia, a seguir movilizándonos, a seguir saliendo a la calle a protestar para que nuestro parque Roosevelt siga siendo parque y siga siendo público.
CECILIA
(Al cierre de esta edición recibimos, una buena noticia: la apelación nos dio la razón, y ordeno hacer lugar a la demanda. Revoco el fallo de Iriarte por absolutamente infundado. )