domingo, 2 de marzo de 2014

ante el apoyo del PIT a ARATIRI


Ante una decisión del Secretariado del PIT-CNT sobre Aratirí
 
CERRANDO LOS DEBATES NO SE RESUELVEN LOS PROBLEMAS DEL PAÍS
 
El Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT decidió recomendar a la Mesa Representativa de la Central que no apoye la consulta popular impulsada por Uruguay Libre para prohibir la minería metalífera a cielo abierto en el país. El coordinador de la Central, Fernando Pereira, dijo que los motivos de esta decisión son "la generación de puestos de trabajo" y "el cambio de la matriz productiva".
 
Son, precisamente, dos aspectos importantes del proyecto minero en donde se están manejando en público cifras y expectativas que no coinciden con las propuestas reales de Aratirí.
 
Debemos decir que nos sorprende esta decisión porque hace diez días solicitamos ser recibidos por el Secretariado del PIT-CNT para explicar los fundamentos de nuestra movilización, y se nos dijo que seríamos recibidos a la brevedad. Parece que era más urgente lanzar el pronunciamiento público, que escuchar las posiciones de los distintos actores sociales involucrados y promover un amplio debate nacional como fue recomendado en el último congreso de la Central.
 
Paralelamente a la decisión del Secretariado de la Central, el Instituto Cuesta Duarte anunció la realización de un Seminario Internacional sobre "Minería de Gran Porte y Desarrollo Industrial", el 25 de marzo próximo, donde constatamos que nuevamente nuestro movimiento es excluido de la participación. El Movimiento Uruguay Libre es la representación indiscutida de la campaña por un plebiscito que prohíba la minería metalífera a cielo abierto en el territorio nacional.
 
En cuanto al empleo de Aratirí, fuera de los 3 a 4 mil obreros en los tres años de construcción de las instalaciones, serían 1.300 trabajadores directos, de los cuales 400 serán extranjeros y 700 tercerizados. A la vez, la cifra de 8.700 empleos indirectos dada por Aratirí es exagerada porque, por la experiencia internacional, no podrían ser más de 5.200 empleos. Todo esto no compensa los empleos perdidos por la actividad agropecuaria y comercial existente en la zona.
 
Pero, además, las cifras de empleo de la minera solo valen para el ciclo de vida del proyecto que, según la empresa es de 12 años, tal vez hasta 15 años, luego del cual las minas se cierran. Es sabido que Uruguay no posee riquezas como para justificar un desarrollo duradero de la minería metalífera en gran escala. El proyecto de Aratirí es solo un negocio de ocasión, especulando con una coyuntura de precios favorables que ya empezó a decaer, sin sustentabilidad como fuente de trabajo nacional, ni como alternativa de diversificación productiva del país.
 
Mucho menos esta es una vía para iniciar una producción de acero como se pretende justificar. La instalación de esta industria requiere un mínimo de cinco años, inversiones específicas y una fuente de carbón no identificadas. El proyecto Aratirí es una unidad de minas, mineroducto y puerto para vender el hierro en bruto en el mercado asiático, es un proyecto extractivo primario que acentúa la pobreza y la dependencia de los centros de la economía mundial.
 
Tal como está planteada entonces, la propuesta de Aratirí es una simple dilapidación de nuestros bienes naturales, tanto por la simple extracción y exportación en bruto del mineral, como por la pérdida de áreas productivas permanentes. Los suelos y recursos hídricos de una amplia zona del territorio nacional serán afectados por la destrucción y contaminación inherentes a la minería metalífera a cielo abierto en gran escala tal como se pretende practicar.
 
Una decisión de esta envergadura debe ser tomada por el pueblo.
 
El Movimiento Uruguay Libre inició la recolección de firmas como una manifestación más de un amplio movimiento de diversos sectores de la sociedad uruguaya que cuestionan este proyecto. El plebiscito es un medio por excelencia de participación social, que posibilita que la población se informe, que pueda debatir libremente e intervenir en una decisión que le atañe.
 
EXHORTAMOS a las organizaciones de los trabajadores y a la Mesa Representativa del PIT-CNT en especial a reafirmar la vigencia del debate libre y amplio, sin cortapisas, una de las tradiciones más caras del movimiento sindical uruguayo, y a no cerrar los caminos que habiliten la discusión libre y democrática que nuestro pueblo merece cuando se decide el futuro del país.
 
Uruguay Libre