sábado, 22 de marzo de 2014

nota de El Observador sobre Uruguay Libre

Aratirí tiene a su frente a los "ambientalistas ilustrados"

Existe una línea de combate contra el proyecto de gente que está instruida y tiene argumentos

Marchas, cánticos, bombas, pancartas, pintadas, abucheos. Todo eso y más, forman parte de las herramientas utilizadas por los grupos activistas en contra de la instalación de la minera de origen indio Zamin Ferrous (Aratirí). Aunque hagan mucho ruido, los que realmente generan dolores de cabeza y ocupan la atención del gobierno y la empresa son integrantes de otra línea de combate. Se trata de personas formadas, con argumentos científicos muy sólidos, que los colocan en el debate en una posición distinta a los más radicales.
Algunos de esos ambientalistas ilustrados se agrupan en la organización Uruguay Libre, que impulsa desde el año pasado la recolección de firmas para habilitar un plebiscito para prohibir la minería metalífera a cielo abierto.
Son docentes, ingenieros y profesionales vinculados a los asuntos ambientales (ver Protagonistas). “No somos unos loquitos que van a abrazar arboles. Vemos la parte racional de esto”, explicó Raúl Viñas a El Observador, uno de los activistas más notorios de la organización Uruguay Libre.
Su discurso, sin dejar de ser radical en contra a la instalación de Aratirí y cualquier empresa con un proyecto similar, enfrenta la versión oficial con otras armas respecto a los que eligen la calle para movilizarse. Ese perfil se nota cuando tienen apariciones en medios masivos de comunicación, como radio o televisión. Uno de los ejemplos más claros de su accionar se pudo observar en febrero, cuando fueron protagonistas de una mesa redonda sobre megaminería en la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República.
Los ambientalistas coparon la sala de actos donde se llevó adelante el evento, organizado por el Instituto de Ciencias Políticas que funciona en esa casa de estudios. Se plantaron primero contra el subsercretario de Industria, Energía y Minería, Edgardo Ortuño, y luego contra el gerente de medio ambiente de Aratirí en Uruguay, Cyro Croce. En las preguntas y cuestionamientos se notaba el estudio del caso. En cada intervención crítica al proyecto de la minera de origen indio citaban el estudio y hasta la página donde estaba tal o cual dato aportado por Aratirí al gobierno. Algunas observaciones, de todos modos, parecen extremas, como cuando se indica que el poder de destrucción de los explosivos a utilizar por Aratirí equivale a cinco bomba atómicas.
Croce mostró en la primera de esas mesas redondas algunas fotos de ejemplos de cierre de minas en otras partes del mundo. Dedicó varios minutos en mostrar esas experiencias, hasta que Federico Diano, un estudiante que forma parte del grupo, lo interrumpió para hacerle una pregunta. “¿Cuántas hectáreas tienen esas minas cerradas?”. La consulta era muy específica. “Setenta, más o menos”, respondió Croce. En la sala, muchos rieron, porque sabían lo que ello significa. Las cinco minas de hierro de Aratirí, que tendrán una profundidad de entre 200 a 380 metros, ocuparán 522 hectáreas. “No tiene comparación con Aratirí”, rebatió Diano. Y Croce, incómodo, respondió: “Nunca dije que estos ejemplos sean los que va aplicar Aratirí en Uruguay”.

Protagonistas

Raúl Viñas
Es capitán retirado de la Fuerza Aérea. Cursó una maestría en ciencias, aplicada a la meteorología. Trabajó en la Dirección de Meteorología y desde hace 28 años es docente en la carrera. Es uno de los referentes más activos del grupo “Uruguay Libre”.

Ignacio Stolkin
Es doctor en ciencias técnicas del Instituto Politénico de Zurich (Suiza). Exprofesor grado 5 de la Facultad de Ciencias de Uruguay y exprofesor grado 4 de la Facultad de Química de Uruguay. Es otro de los referentes que acuden a los debates por la organización.

Carlos Anido
Ingeniero, docente de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República. Es ingeniero de minas, hidrología ambiental e ingeniería agrícola. Muy escuchado y respetado por el grupo de activistas que militan en contra de la llegada de Aratirí.