sábado, 22 de marzo de 2014

ESPAÑA

EL MUNDO › RECLAMO EN MADRID CONTRA EL GOBIERNO DE RAJOY

Los indignados vuelven a la calle


Grupos que expresan la indignación de los españoles frente a la crisis volverán a tomar hoy las calles de Madrid para reclamar la dimisión del gobierno derechista de Mariano Rajoy, el fin de los recortes neoliberales y el desconocimiento de la deuda externa ilegítima. Bajo el lema “Madrid 22M (22 de marzo) Marchas de la Dignidad”, seis columnas de manifestantes partieron hace diez días desde distintos puntos de España en dirección a la capital, donde hoy por la tarde confluirán en la zona de la estación de Atocha. Desde allí, marcharán hasta la plaza de Colón, junto a otros movimientos sociales y plataformas de afectados por los recortes en los sectores de sanidad, educación y empleos públicos.
Desempleados, familias desalojadas de sus viviendas por no pagar las hipotecas, trabajadores en condiciones de precariedad, ciudadanos que no quieren perder más derechos y comprometidos con el cambio de modelo protagonizarán esta nueva protesta, que tendrá epicentro en Madrid y que será apoyada en otras ciudades como París, Berlín, Frankfurt, México DF, Buenos Aires y Quito.
La convocatoria partió de organizaciones de la izquierda, como el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), el Campamentos de la Dignidad de Extremadura, el Frente Cívico Somos Mayoría y otros grupos muy activos por la crisis económica, entre ellos la Plataforma Afectados por las Hipotecas (PAH), Democracia Real Ya, y los “Iaioflautas”(yayoflautas), un combativo grupo de jubilados.
Un total de 1650 agentes antidisturbios blindarán las calles de la capital como parte del operativo de seguridad frente a una movilización pacífica que se espera sea multitudinaria, pero que puede derivar en una nueva “acampada ilegal”, según fuentes policiales.
Algunos de los organizadores niegan que estén pensando en acampar, aunque no lo descartan, ya que no hay un control sobre las decisiones que puede tomar un movimiento social heterogéneo y sin líderes claros.
Las Marchas de la Dignidad pretenden ser “un punto de inflexión en la lucha contra el desgobiernos de los recortes y la corrupción. La expresión de la dignidad contra un gobierno indigno, insolidario e incapaz”, asegura por su parte la plataforma Democracia Real Ya.