viernes, 12 de junio de 2015

FUERZAS DE PAZ?????

UN INFORME QUE SE CONOCERÁ EN PROFUNDIDAD EL LUNES DELATA CIENTOS DE CASOS

Denuncian que cascos azules intercambian comida por sexo

Las fuerzas de paz de la ONU intercambian habitualmente sexo por dinero, joyas, teléfonos móviles y otros artículos en los países donde se despliegan, en lo que supone una clara violación de las normas de la ONU. Un informe del propio organismo ha develado estas prácticas, que han ocurrido en diversos países en los que se han desplazado los cascos azules.
Email
Un tercio de las denuncias de explotación y abusos sexuales por parte del personal de las Naciones Unidas implica menores de 18 años, de acuerdo con el informe de la Oficina de Servicios de Supervisión Interna (OSSI), al que ha tenido acceso AFP ayer.
Las entrevistas realizadas con víctimas en Haití y Liberia sugieren que el propio organismo ha estado ocultando varios casos de abuso y explotación sexual por parte de los cascos azules.
En Haití, 231 personas reconocieron haber tenido “relaciones sexuales transaccionales” con el personal de mantenimiento de paz a cambio de “joyería, zapatos, vestidos, ropa interior de lujo, perfumes, teléfonos móviles, radios, televisiones y, en algunos casos, ordenadores portátiles.” Las mujeres entrevistadas en el informe explican que tenían hambre, estaban sin hogar o bien necesitaban artículos para sus bebés o sus familias.
Una encuesta realizada a 489 mujeres de 18 a 30 años en Monrovia (Liberia) muestra que más de un cuarto de las mujeres de la ciudad han mantenido relaciones sexuales con las fuerzas de paz de la ONU, generalmente a cambio de dinero.
“La evidencia en dos misiones de mantenimiento de la paz demuestra que el sexo transaccional es bastante común, pero se mantiene oculto en las misiones de paz”, dice el borrador del informe, con fecha 15 de mayo.
Entre 2008 y 2013 ha habido 480 denuncias de abusos sexuales en las misiones de paz más importantes, registrándose un elevado número de casos en la República Democrática del Congo, Liberia, Haití, Sudán y Sudán del Sur.
La OSSI observa que los civiles que sirven en las misiones representan el 33 por ciento de todas las denuncias, a pesar de que solo representan el 17 por ciento del personal de la misión.