sábado, 14 de mayo de 2016

CINCUENTONES

  
DESCUBRIENDO EL ROBO
En los 90, el gobierno blanco de Lacalle impulso la llamada ley de Afaps , o sistema mixto ,un engendro que se había experimentado en Chile y se expandió por América Latina. Quienes tenían menos de 40 años al 1 de abril de 1996 eran obligados a afiliarse a alguna de las Afaps, vinculadas todas ellas a bancos.
Quienes están cumpliendo los 60 años, descubren que se jubilaran con el 60 o 70 % de  lo que lo harían por el régimen anterior de transición, esto ha llevado a que los “cincuentones” como se han bautizado, comiencen a movilizarse y plantear recursos jurídicos.
Las AFAPs han obtenido enormes beneficios en estos años ,según un informe presentado por el equipo que representa a los trabajadores en el Banco de Previsión Social (BPS), las Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional (AFAP) perciben 100 millones de dólares al año. De acuerdo a datos del Banco Central, del millón trescientos mil afiliados que tienen las Administradoras, solo 790.000 cotizaron en 2015.
“Es un sistema que en realidad es un negocio para los privados, no otorga prestaciones suficientes a los trabajadores, y además de ser perjudicial para el conjunto de los trabajadores, lo que hay es un fuerte peso para el Estado”, afirmó Ramón Ruíz, representante por los trabajadores del BPS.  El 85% de las inversiones financieras están concentradas en papeles del Estado por lo que la gran mayoría de la rentabilidad obtenida proviene de los impuestos que pagan los ciudadanos.
El informe concluye que el sistema mixto favorece solamente al sector privado de los trabajadores y sugiere que hay que regresar de forma paulatina a un sistema de seguridad social solidaria. Los primeros perjudicados de este régimen serán los denominados “cincuentones” obligados a afiliarse a las AFAP en 1996 y que se ven notoriamente perjudicados con respecto a los que se jubilan solo por el BPS.  El representante de los trabajadores en el BPS afirmó que “el Estado está renunciando a la recaudación, le está otorgando esa recaudación a la que renuncia a empresas privadas, que lucran con ese negocio cobrando altas comisiones. Escandalosas comisiones: 100 millones de dólares por año por concepto de comisión para administrar el dinero de los trabajadores, 260 mil dólares por día para administrar esos fondos de pensiones”.
El Frente Amplio, en sus años de gobierno ha contado siempre con mayorías parlamentarias, pero se ha negado a derogar las Afaps y estatizar sus fondos, llegando a este punto en que los trabajadores empiezan a vivir el robo en carne propia. La solución es la eliminación de las Afaps, con el paso del tiempo el problema solo va  a crecer.
(Para vincularse a quienes se están movilizando buscar en Facebook “Uruguayos damnificados por las AFAPs movilizados”)
L.R.
.