martes, 10 de noviembre de 2015

PRESUPUESTO

PRESUPUESTO
El parlamento ha votado el presupuesto para los próximos años, es un presupuesto de achique y ajuste. A pesar de la negativa gubernamental de llamar las cosas por su nombre, lo votado es el símbolo mayor de la crisis que ha llegado a nuestras costas. Desde el Ministerio de Economía se esfuerzan en negar la crisis, rebautizándola como desaceleración.
Los principales recortes están en las áreas más sensibles, donde mayor inversión se necesita, la educación, la salud, investigación científica, salarios, etc.
Mientras hubo algún chisporroteo en la interna oficialista, por temas menores, a la hora de votar en contra de los reclamos de trabajadores y estudiantes, de votar en contra del reclamo presupuestal de la Udelar, de negar recursos al Clemente Estable, de negar los medicamentos de alto costo a quienes los necesitan; estuvieron todos de acuerdo y levantaron sus brazos de yeso.
Pero a pesar de votar en contra los partidos blanco y colorado, no lo hicieron por estar en contra del ajuste, sino por reclamar ir más a fondo. Ese presupuesto fue consensuado con los organismos de crédito internacional, que exigían recortes y un techo a los ajustes salariales.
Se ponga el nombre que se quiera, la situación económica golpea en los bolsillos de los trabajadores, crece la desocupación (miles de puestos perdidos solo en la construcción),los envíos al seguro de paro ,se disparan los precios, etc.  Algunos sindicatos están firmando convenios de congelación salarial, haciendo los mandados al gobierno (salud privada, transporte), tomando como normal que a la hora de la crisis hay que ajustarse el cinturón, cuando en época de vacas gordas no se reparten las ganancias .Luego de varios años de fuertes ganancias para las empresas, de aumento del PBI, los salarios siguen siendo bajos para la mayoría.
Hay que defender el salario, reclamar el congelamiento de los precios de productos de la canasta familiar, la rebaja de tarifas y un plan de vivienda popular que de trabajo a los miles de trabajadores de la construcción parados.