domingo, 24 de enero de 2016

Defensa negó predio para el puerto y Aratirí evalúa abandonar su proyecto »

La empresa Aratirí, que hace cuatro años y medio presentó el primer proyecto minero para extraer hierro a cielo abierto en Uruguay, desistiría de llevar adelante su apuesta por el país.
 Luego de años de prórrogas, cambios en las normas y negociaciones para firmar el contrato con el gobierno, que nunca se concretó, la minera también estaría estudiando la opción de llevar a cabo un juicio contra el Estado, según afirmaron  algunas fuentes.
 Tanto el gobierno como los trabajadores y los ambientalistas coinciden en la falta de experiencia e incumplimiento de lo acordado por parte de la multinacional.



“El gobierno y el grupo minero Zamin Ferrous unirán esfuerzos en el desarrollo del primer puerto de aguas profundas del Cono Sur, a construirse en la costa oceánica uruguaya. Las exportaciones de mineral de hierro podrían convertirse en la plataforma para concretar la construcción de dicho puerto con proyección regional para el hinterland del Río dela Plata”, expresaba un comunicado de Presidencia dela República enjulio de 2012.
 El entonces presidente y actual senador, JoséMujica,defendía la minería de gran porte para “mejorar la vida en Uruguay”y hacía hincapié en la necesidad de que el país explotara sus yacimientos de hierro respetando el medio ambiente.
 El proyecto, junto con el desarrollo del puerto de aguas profundas, había sido definido por el exmandatario como“la decisión de política exterior más importante de este gobierno”.
 El plan minero y el puerto de aguas profundas, dos grandes prioridades impulsadas fervientemente por el gobierno de Mujica que al parecer no verán la luz -para Vázquez “no sería redituable”-, están estrechamente relacionadas,puesto que la exportación de 18 millones de toneladas de mineral de hierro por año,requiere de un puerto de aguas profundas que pueda recibir buques de hasta 19 metros de calado. Esta visión se contrapone con la de algunos expertos que consideran que el proyecto no requiere de un puerto de esa envergadura sino apenas una terminal, lo que es sustancialmente distinto, dado que tiene una menor afectación ambiental que un puerto.
 Hasta mediados del 2014, Mujica todavía creía que el negocio con la minera Aratirí dejaría cerca de 1.000 millones de dólares por año al país.También exhortaba a la población -sobre todo a los ambientalistas- a confiar en lo que dispusiera la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), que nunca llegó a otorgar la habilitación ambiental a la empresa.
 Según pudo saber CRÓNICAS, la autorización ambiental para la terminal estaba prácticamente lista cuando al equipo cercano a Mujica se le ocurrió cambiar la ubicación.
Los retrasos para comenzar con este emprendimiento se dieron prácticamente desde el inicio. Fuentes de la empresa dijeron que Aratirí contestó más del 90% de las solicitudes adicionales  de información,pero esto no fue suficiente para la Dinama.
También se postergó por el debate de una ley de minería de gran porte -que aumenta los impuestos al sector y que finalmente fue aprobada-,así como el rechazo de parte dela oposición a este proyecto, el desplome del hierro y problemas de Zamin Ferrous en otros países.
 Estos factores dificultaron la firma del contrato con la minera, que nunca se pudo concretar. Desde el 2011, año en que la empresa presentó al gobierno su primer proyecto, hubo muchas idas y vueltas por que las partes no se ponían de acuerdo. Los planes eran incompletos o no presentaban las garantías necesarias, según nuestras normas, y las negociaciones eran inconclusas. Fue por esto que en varias instancias se tuvo que recurrir al Parlamento para que votara una prórroga para continuar las tratativas y lograr un acuerdo de extracción de hierro. “A ningún otro proyecto se le pidieron tantos detalles. La información presentada es mucho más completa que la de Botnia,Montes del Plata, la Regasificadora y el Puerto de Aguas Profundas. Incluso estuvo por encima de los estándares de Suecia, Noruega y Australia”, dijo a CRÓNICAS un experto que siguió de cerca el tema. Como se vencieron los plazos legales y el contrato nunca se firmó, Minera Aratirí SA piensa sustituir el nombre de Pramod Agarwal, fundador de Zamin Ferrous, y sus representantes, por los de los integrantes de Aurum Ventures en su Directorio.De hecho, en el último documento entregado a la Dinama, integrantes de esta empresa figuran como los nuevos responsables de la minera, según a firmó a CRÓNICAS,Raúl Viñas,uno de los representantes del movimiento ambientalista Uruguay Libre de Megaminería. Aurum Ventures es una compañía de origen hindú (Bombay) que se dedica a invertir en distintos tipos de proyectos como los inmobiliarios o de energías renovables, pero con muy poca experiencia en el sector minero. Viñas planteó serias dudas sobre la verdadera razón del nterés de AurumVentures en desarrollar el proyecto en nuestro país, y propuso revisar las inversiones de “dudosa credibilidad”, declaradas por Aratirí. Hasta finales de febrero hay tiempo para llegar a un acuerdo con la empresa o que se presente un nuevo interesado en explotar los yacimientos.Si esto no ocurre,el Estado tiene la facultad de adquirir la información de la empresa, que consta de los estudios realizados sobre las canteras.
Sila actual administración decide comprar los datos, sostuvo el vocero,es oportuno conocer su valor,basado en los montos que Aratirí dice haber invertido en Uruguay para obtenerlos. Según los documentos oficiales entregados ala Dinama en octubrede2011,Aratirí había invertido 60 millones de dólares.Pasados tres meses de aquella declaración, con todo su personal en seguro de paro y finalizadas las actividades de exploración, la empresa dijo que el monto total invertido hasta ese momento era de 170 millones de dólares. Luego de un año con las actividades totalmente paralizadas, declaró que llevaba invertidos unos 250 millones de dólares. Según pudo saber CRÓNICAS,a esa cantidad la empresa llega sumando adquisición de tierras, estudios hechos en Uruguay y en el extranjero. “En muchos casos, el dinero ni siquiera pasa por Uruguay como en el caso de la contratación de Sandwell”, expresó un experto. Por su parte, Viñas recordó que hasta el 2014 no se volvió a hablar al respecto. Ese año,Mujica y el senador del Movimiento de Participación Popular (MPP), Ernesto Agazzi, se refirieron al tema en la prensa, donde expresaron que la inversión total realizada por Aratirí era de300 millones de dólares. Luego el ambientalista se cuestionó: “¿Cómo fue posible llegar a esta cifra, que era cinco veces mayor que la del primer documento presentado?
A partir de esa inversión se puede determinar el valor de la información que podría comprar el Estado. Sin oportunidades de concretar e l negocio y perdiendo los derechos mineros -por no firmar contrato-, yo me pregunto si no será la venta de esa información la razón por la que Aurum Ventures ha tomado el control de Aratirí”. Más cambios, menos inversores Según afirmaron a CRÓNICAS fuentes oficiales, cuando el gobierno pretendía sacar adelante el proyecto minero -el expresidente JoséMujica y algunos integrantes del Ministerio de Economía-, desde algunos organismos de la propia administración hacían todo para ponerle escollos en el camino.
El proyecto tuvo sus inicios en el año 2009, donde ingresó bajo la ley de Iniciativa Privada y el decreto reglamentario entonces vigente, que tiene importantes beneficios. Sin embargo,se llevaron a cabo muchos cambios por parte del gobierno,incluso sin precedentes en nuestro país y catalogados como insólitos por algunos analistas. Esto hizo que los inversores se desalentaran para continuar con el proyecto en territorio uruguayo. El primer cambio consistió en la modificación del decreto reglamentario de la Ley de Promoción de Inversiones, que según las fuentes consultadas, es mucho peor para los inversores que el anterior. El segundo fue la primera modificación del código minero que incrementa el canon. El tercero, la ley de Minería de Gran Porte, que deja sin efecto la aplicación de la ley de Promoción de Inversiones e incluye el IRAE y el Impuesto de Minería de Gran Porte, un impuesto adicional; es decir, agrega impuestos. Otro cambio en las reglas de juego fue la interpretación de un artículo de la normativa sobre las autorizaciones ambientales.
 Para la exploración no se necesitaba autorización ambiental previa, pero las nuevas autoridades de la Dinama interpretaron, sin cambiar el texto,lo contrario a aquello que redactaron de la extracción de material para análisis, cuando el espíritu de la norma era la comercialización, pero la extracción de mineral para muestra no es para comercialización. Entonces se dijo que para ello se tenía que haber pedido autorización ambiental previa, cuando en realidad era una diferencia en la interpretación de la norma. Con ese criterio, según un analista consultado, todas las perforaciones anteriores de todas las empresas mineras estaban en falta. Para resolver este problema, la Dinama le pidió a Aratirí que solicitara retroactivamente autorización ambiental.
 Era una recomendación de la Dinama, Aratirí lo hizo, y luego ella sancionó a la minera por haber pedido autorización ambiental retroactivamente. A su vez, Aratirí anunció al gobierno que quería hacer el puerto en Puerta del Sol, al este de El Palenque. ¿La razón? Según la información que se disponía en ese momento, por el tema batimétrico -la profundidad-, ese parecía ser el lugar óptimo, incluso el diseño conceptual se hizo utilizando ese lugar.
El gobierno respondió que se hiciera en Las Bases, zona situada entre La Esmeralda y La Angostura, por un tema de Ordenamiento Territorial y porque existe un predio grande que pertenece al Estado y, por ende, se concesionaría una pequeña parte para eso. La empresa gastó varios millones de dólares en estudios en esa zona.Pero después el gobierno decidió impulsar el puerto de aguas profundas y que tenía que trasladarse a El Palenque. Incluso, hay un informe confidencial, según supo CRÓNICAS, hecho a solicitud de Mujica que tiene todo el detalle.
 El ministro Rossi ya en el nuevo gobierno volvió a liberar la ubicación y Aratirí decidió retornar a La Angostura .El  Ministerio de Defensa negó la autorización. La negativa del Ministerio de Defensa de no ceder la zona de LaAngostura puede haber sido una decisión enteramente política, sostuvo una de las fuentes. No dependió del ministro Eleuterio Fernández Huidobro,sino del segundo de la cartera, Jorge Menéndez, quien formó parte de la Comisión del Puerto de Aguas Profundas, se jugó por ese lugar, y no quería que la terminal de Aratirí fuera en otro sitio. Acerca del futuro del proyecto,un allegado al gobierno afirmó que es complicado.Aratirí tenía un año para buscar un sucesor, pero “nadie va a querer invertir después de tantos cambios”, opinó. Añadió que la empresa de capitales indios Zamin Ferrous, quería un socio para encarar el proyecto, pero nunca venderlo en su totalidad. Al dueño le ofrecieron 1.800 millones de dólares por el 100% del proyecto, pero este entendía que vale -por el valor presente neto- 3.800millones y no aceptó la oferta. De todas formas,él solo hubiera  vendido el 50%.

 Inexperiencia minera

Una fuente activa del sector cercana al proyecto, que prefirió mantener el anonimato, indicó que en el país hay mucho más hierro de lo que se pensaba y que los recursos son descomunales y las reservas son importantes. Las reservas mínimas calculadas al principio del proyecto eran de700millones de toneladas de hierro, pero en realidad son muchísimo más altas que esas .En la zona de Isla Cristalina, en Rivera, hay más reservas que en Valentines, incluso existe un tercer yacimiento del que no se habla hasta ahora, aseguró. Consultado acerca del impacto de la baja del precio del hierro en la caída del emprendimiento, explicó -a diferencia de otros analistas- que el proyecto no se rige por el valor actual del hierro sino por el valor futuro,para lo cual hay empresas que hacen previsiones de precios. Una de ellas es CRU (CommoditiesResearchUnit)  en cuyas predicciones estaba previsto que el hierro iba caer, y eso estaba dentro de las previsiones del proyecto. Sin embargo, estimó que el plan no se va a llevar a cabo porque con la ley actual es imposible y hay que cambiarla. “Nadie va a hacer una inversión en Uruguay en minería por dos motivos:la ley es muy mala y el Estado no ofrece garantías. Esto ya se sabe en todo el mundo.
La inexperiencia de nuestro país en materia minera fue fundamental en los errores que tiene la ley. Es producto de inexperiencia y obvia subestimación dela tarea, pero con gente honesta”, remarcó la fuente. Por otro lado, uno de los cambios de la ley surgió porque el entonces asesor presidencial Pedro Buonomo entendía que un 38% iba para el Estado y el restante 62% se quedaba la empresa -como resultaba de la modelación con la legislación anterior-, y que eso era insuficiente. Buonomo dijo que tenía que ser 50- 50%, lo que es una estimación, dado que depende del precio del hierro, entre otras variables, según un experto consultado sobre el tema. Pero con ese espíritu del 50% empezó a trabajar elMinisterio deEconomía yFinanzas. Varios expertos que analizaron la ley llegan por distintas vías a la conclusión de que el 50/50 no se da, sino que la aplicación de la ley podría resultar, dependiendo del precio del hierro, en un 70% para el Estado y un 30% para la empresa. Incluso,algunos de ellos manejan para este caso el término “expropiación”. Una cuestión es el canon y otra los impuestos,señaló un analista a CRÓNICAS.Algunos legisladores hacen referencia a que Uruguay solo retendría el 5% y que el95% se lo llevaría la empresa. La información, según la fuente, es incompleta. Una cosa es el canon y otra los impuestos, es decir, hayimpuestos que se pagan yhay costos -hay que pagar BPS, salarios, luz, agua-, explicó. Zamin tuvo la oportunidad de asociarse a tres empresas productoras de acero que se sentían rehenes de los precios impuestos por las grandes productoras.
Una era de Chile, otra de China y una de Estados Unidos.Incluso, estaban analizando industrializar el hierro en Uruguay,pero renunciaron a ello desalentados por la ley. CRÓNICAS consultó también a Fernando Puntigliano,quien decidió dejar Zamin en julio de 2014 y que en general prefiere no hacer declaraciones. Después de muchos intentos para recoger su opinión,se limitó a afirmar:“si hubiera funcionado la asociación, hoy tendríamos un “proyectazo” en marcha, porque el proyecto de SNC-Lavalin para Valentines está muy bien diseñado y tiene un alto reconocimiento internacional”. Otras fuentes dijeron que si bien el gobierno cometió muchos errores, habría que buscarle una solución al tema porque el proyecto “es muy bueno para el país”.
Sostuvieron que lamentablemente “con esta administración de gobierno no cambió nada, porque Vázquez está en una situación política interna muy complicada como para meterse en este tema”, y adelantaron que de no haber cambios,el juicio de Aratirí al Estado sería inevitable, y por cifras millonarias.