sábado, 9 de enero de 2016

Protestas en Turquía contra toques de queda y ataques militares en las regiones kurdas




Por Mehmet Ugur, publicado en Europa Social, 04 de enero 2016


De una manera que revive los recuerdos de las masacres de armenios de desde 1894 hasta 1915 el Estado turco está ahora embarcado en una nueva ola de limpieza étnica contra los "separatistas-terroristas' kurdos. Se puede argumentar que el ataque militar contra pueblos y ciudades kurdas es una farsa ya que el Estado turco todavía no está seguro de su unidad un siglo después del genocidio armenio.
Sin embargo, la farsa ya está produciendo consecuencias trágicas. Desde julio de 2015, 108 civiles han sido asesinados, de los cuales 54 son niños. Se espera que aumente la cifra de muertos dado el número de soldados movilizados, la duración de los asedios alrededor de pueblos y barrios, los daños deliberados de las fuerzas armadas a los suministros de agua potable y electricidad, y el frío invierno que se acerca en la región.

Sin embargo, la comunidad internacional ha permanecido en gran medida en silencio. Hay muy poca información sobre la magnitud de la operación militar en la región kurda. Cualquier información que tenemos refleja las declaraciones oficiales del gobierno turco y los acuerdos de los gobiernos europeos y estadounidenses. Estos últimos justifican los ataques con el argumento de que el Estado turco tiene derecho a defenderse contra el terrorismo, y los medios de comunicación occidentales presentan burdamente la situación en la región kurda como  enfrentamientos entre la guerrilla del PKK y las fuerzas de seguridad turcas. En lo que sigue, voy a hacer un llamado a reconsiderar los hechos.

El miedo del Estado turco a sus ciudadanos

Hubo una vez en que algunos académicos hicieron una carrera exitosa escribiendo sobre la "fuerte tradición estatal" de Turquía. Este argumento fue bien recibido porque coincidía con la participación del Estado en la economía y sustitución de importaciones. Cuanto más se metía en problemas el modelo estatista, más aparecía el argumento en artículos de revistas y tesis doctorales. Pero en la década de 1980 Turquía abrazó el mercado. Desde entonces, la narrativa ha sido sobre el potencial de Turquía en ser un modelo laico y democrático dentro los países musulmanes en el Medio Oriente.

Ambas líneas de argumentos son simplistas y reflejan las corrientes ideológicas más amplias de la época. Hasta finales de 1990, el Estado turco era fuerte contra los ciudadanos individuales, pero débil contra los intereses organizados. Este fue el caso, no sólo durante la época republicana temprana, también a lo largo de las décadas siguientes. Por eso el compromiso de adhesión de Turquía a la UE no ha sido creíble; varios golpes de estado ocurrieron a medida que el Estado se sentía que estaba perdiendo el control. Las demandas kurdas para el reconocimiento de la autonomía se enfrentaron con los asesinatos en masa en los años 1920 y 1930; y con la tortura masiva, el encarcelamiento, el desplazamiento y las ejecuciones extrajudiciales en la década de 1990.

El Estado turco no ha sido capaz de llegar a un acuerdo con el concepto de la libertad individual, ya que ha tejido un capullo ideológico alrededor de sí mismo con tres conjuntos de creencias: (i) los turcos han establecido dieciséis estados, quince de los cuales se derrumbaron y el último (la República de Turquía) no debe correr la misma suerte; (ii) el Estado es una figura paterna y el primer deber de sus hijos (las hijas están excluidos explícita o implícitamente) está en obedecer la autoridad del padre; y (iii) el Estado turco está rodeado de todo tipo de enemigos que trabajan con colaboradores internos para desestabilizar el país y evitar que el cumplimiento de su potencial.

Los intereses organizados (organizaciones empresariales, grupos de presión, jefes sindicales cooptados, la mayoría de los rectores universitarios, el establisment religioso, etc.) han leído correctamente  este código. Presentaron sus intereses específicos como verdaderos reflejos del interés nacional, al que el Estado turco sirve a cambio de lealtad continuada. Es por eso que ambos lados han estado siempre en sintonía a la hora de reprimir cualquier oposición que cuestione la reglas de juego de jure o de facto. Cualquier cambio en las reglas puede ocurrir sólo cuando el "estado padre" y sus aliados están dispuestos a otorgarlo. Debido a que esta alianza impía careció de generosidad, la demanda de cambio institucional ha continuado; y también lo ha hecho la supresión de las demandas por instituciones más justas - ya sea por estudiantes,  trabajadores, campesinos o el pueblo kurdo.

¿Son los kurdos que amenazan la unidad o la seguridad de Turquía?

Hay tres cuestiones a considerar antes de intentar una respuesta. En primer lugar, los kurdos sienten que habían sido estafados en la promesa de autonomía después del Tratado de Lausana de 1923, que reconoce las fronteras de la Turquía moderna. Bajo el tratado, Turquía renunció a toda pretensión de sus antiguas provincias árabes y reconoció la posesión británica de Chipre. A cambio, los aliados abandonaron sus demandas de autonomía de los kurdos en Turquía. Sin embargo, la autonomía kurda había sido prometida por Mustafá Kemal 1919-1922, con el fin de asegurar el apoyo kurdo por la Guerra de la Independencia. El fracaso del Estado turco en cumplir sus promesas fue el principal motor detrás de una serie de insurrecciones kurdos en los años 1920 y 1930.

En segundo lugar, el Estado turco y los "turcos blancos" han tratado a los kurdos como ciudadanos de segunda clase y se les niega el derecho a ser educados en su lengua materna. De hecho, durante el régimen militar de 1980-1983, el Estado turco fabricó "teorías" que afirmaban que los kurdos no son más que los turcos de las montañas, que llegaron a ser conocidos como los kurdos por el sonido que hacen al caminar sobre la nieve.

Finalmente, ni el PKK ni Partido Democrático del Pueblo (HDP) está exigiendo su independencia de Turquía. Es cierto, por un período en los años 1980 y 1990, el PKK fue deliberadamente vago sobre el tema. Sin embargo, desde la detención de su líder en 1999, el PKK ha estado exigiendo autonomía. Esto es debido a que el Estado-nación se considera ahora una institución anacrónica; y la democracia local (incluyendo el reconocimiento y representación de identidades distintas) ha sido adoptado como una solución no sólo para la cuestión kurda, sino también para la democratización de Turquía, Irak y Siria.

A pesar de estos hechos, y las conclusiones y recomendaciones detalladas por una delegación internacional de abogados de derechos humanos en 2005, el gobierno turco se ha mostrado renuente a aceptar negociaciones de paz significativas y, finalmente, se retiró de un 'proceso de paz' justo después de las elecciones en de junio de 2015. De hecho, la retirada de las negociaciones de paz, fue seguida del aumento del terror orquestado por el Estado de junio a noviembre de 2015, la interferencia de Turquía en Siria y su apoyo a las organizaciones terroristas incluyendo ISIS, todas características de una decisión política del presidente Erdogan en el gobierno y otras instituciones del Estado a su remolque. El objetivo político era garantizar la continuidad del gobierno del AKP, de preferencia con una gran mayoría necesaria para modificar la Constitución y el instituto de Erdogan como un presidente sin frenos y contrapesos. El ejército turco también acordó y apoyó este movimiento, hizo un llamamiento a ese enfoque basado en la seguridad frente al problema kurdo, y también prometió una posición más prominente para una institución que ha perdido parte de su halo de entre los turcos conservadores.

Para decirlo sin rodeos, no hay motivo para justificar el asalto continuo del estado turco contra los kurdos como una reacción a una amenaza de seguridad - por no hablar de cualquier amenaza de secesión. Por el contrario, ha habido un consenso claro y un deseo genuino de paz en el amplio espectro de grupos y organizaciones kurdas. Por eso se firmó el Acuerdo de Dolmabahçe con el gobierno del AKP el 28 de febrero de 2015.

El acuerdo consistió en 10 artículos que establecen el marco para resolver la cuestión kurda, incluyendo las "dimensiones nacionales y locales de la solución democrática '. Fue el presidente Erdogan quien echó por tierra el acuerdo en julio de 2015, después de que el AKP no pudo ganar una mayoría en las elecciones de junio. El gobierno, cinco meses después de que se anunció el Acuerdo públicamente junto con representantes HDP, tuvo que dar marcha atrás y seguir en la línea de negación impuesta por el señor Erdogan.

El Presidente y el gobierno del AKP han puesto fin al proceso de paz porque temían una "primavera turca". El susto tenía una base material, porque los sucesivos gobiernos del AKP han estado involucrados en la corrupción generalizada, opresión violenta de las manifestaciones pacíficas, la injerencia en Siria, y el apoyo a las organizaciones terroristas que operan en Siria. Teniendo en cuenta estos riesgos y el posible fracaso en no ganar una mayoría en las elecciones anticipadas en noviembre, el gobierno del AKP ha iniciado el proceso de violencia orquestada por el estado.

Datos sobre la embestida militar contra los kurdos

Turquía es ahora un país dividido de facto. Mientras que la gente de las provincias no kurdas pretende seguir la vida como de costumbre, la gente en la región kurda tiene miedo morir en cualquier momento, como resultado de la violencia estatal sin precedentes perpetrada tanto por el ejército como unidades paramilitares especiales. Conocido por sus meteduras de pata, el Primer Ministro turco, Ahmed Davutoglu, inadvertidamente reveló que la escalada militar y los toques de queda arbitrarios en la región kurda se planificaron ya en noviembre de 2013. En declaraciones a un periodista amigo, dijo:

"Habíamos considerado 12 ciudades importantes en nuestras deliberaciones en noviembre de 2013. Si nos fijamos en la lucha por los últimos 2-3 meses, eran Lice, Silvan, Varto, Kulp. Cizre está todavía en curso. A continuación tenemos Dogubeyazit y Yuksekova. Hemos establecido el control en la mayoría de estos pueblos. Ahora sólo hay 4-5 pueblos donde la lucha es intensa: Sur, Cizre, Silopi, Nusaybin, Dargeçit. Estamos concentrados allí en el momento".

En cuanto a lo que implica esta "lucha", podemos hacer referencia a un reciente informe de Human Rights Watch. Implica: disparos de artillería en barrios densamente poblados; desconexión de agua y electricidad; negar el acceso a tratamiento médico; impedir entierros; el uso abusivo y desproporcionado de la fuerza contra cualquier protesta pacífica. Según el Comisario del Consejo de Europa para los Derechos Humanos:

"La imposición de toques de queda, las veinticuatro horas de ida y abiertas en los barrios o pueblos enteros, hasta nuevo aviso representa una restricción masiva de algunos de los derechos humanos más fundamentales de una enorme población. Su uso frecuente y generalizado en el sudeste de Turquía desde agosto no parece satisfacer los criterios de proporcionalidad y necesidad en una sociedad democrática.

También hay evidencia de que el ejército turco está usando los edificios escolares como cuarteles. Las escuelas están vacías no sólo debido a los toques de queda, también porque el gobierno turco ha ordenado a los maestros a abandonar sus escuelas en muchos pueblos y ciudades, incluyendo Diyarbakir. Los graffiti en las paredes y las pizarras de clase escritos por las fuerzas de seguridad son: "en el nombre de Dios, el Todopoderoso", "es tiempo de enviarte al infierno", "es nuestro turno para educarlos a usted", "obedecer o irse", "mis dientes tendrán olor a sangre".

Los principales medios de comunicación turcos no informan estas atrocidades - con la notable excepción de Cumhuriyet, el editor en jefe del cual se encuentra actualmente en la cárcel acusado de traición por informar sobre el suministro de armas de Turquía a las organizaciones terroristas en Siria. En cambio, los medios de comunicación turcos presentan a todas las personas en las ciudades sitiadas como terroristas. Sus 'informes' están adornados con fotografías de altos oficiales dibujando planes de ataque aéreos sobre los mapas de la ciudad o con el personal militar enmascarados equipados con armas mortales. Las bajas son reportados como "aniquilación de los terroristas" en contraposición al "martirio de personal de seguridad". El poder judicial está totalmente a remolque del gobierno: incluso el Tribunal Supremo ha rechazado recientemente una apelación por parte de un diputado HDP para pronunciarse sobre la legalidad de los toques de queda arbitrarios, sobre la base de que la petición la presentó alguien afectado por las medidas.

¿Por qué el Gobierno turco tiene canilla libre?

Un reciente artículo de Seymour Hersh arroja algo de luz sobre por qué el gobierno turco está teniendo las manos libres en su embestida contra los kurdos.

Obama tiene ahora un Pentágono más dócil. No habrá más desafíos  indirectos de la cúpula militar a su política de desprecio hacia Assad y su apoyo a Erdo?an. Dempsey [el presidente emérito de la Junta de Jefes del Estado Mayor] sigue desconcertado por la continua defensa pública de Erdo?an por parte de Obama, teniendo en cuenta la fuerte hostilidad de la comunidad de inteligencia estadounidense hacia  él - y la evidencia de que Obama, en privado, acepta las razones para ello. ... El Estado Mayor Conjunto y la DIA [Agencia de Inteligencia de Defensa] están  constantemente llamando al liderazgo de Washington frente a la amenaza yihadista en Siria, y hablando del apoyo de Turquía a esta última. El mensaje no fue escuchado.

Es con el apoyo de Estados Unidos lo que Turquía cuenta en su embestida contra los kurdos.

Turquía también cuenta con el apoyo político de Alemania, el Reino Unido y Francia a pesar de la evidencia de algunos movimientos de los autores de los ataques de noviembre 13 de París a través de Turquía. La canciller Merkel se apresuró a fotografiarse con Erdogan después de sellar un acuerdo sobre los refugiados, mientras que el primer ministro de Reino Unido todavía no ha pronunciado ninguna palabra crítica contra la conducta del gobierno del AKP ya sea en Siria o en contra de sus ciudadanos kurdos. Este apoyo político también explica por qué la OTAN está dando un giro en favor de apoyar la defensa aérea de Turquía a pesar de que el gobierno turco no es totalmente confiable. También explica por qué la UE pospuso la publicación de un informe de la situación crítica hasta después de las elecciones de noviembre y acordó "dinamizar" las relaciones UE-Turquía de 29 de noviembre 2015 en un contexto de violencia estatal excesiva en la región kurda.

Esta complicidad se está desarrollando en un contexto en que los kurdos en Turquía y Siria son el único actor político eficaz con objetivos políticos seculares y democráticas. Exigen autonomía y democracia local dentro de las fronteras estatales existentes. Han tenido logros significativos en el empoderamiento de las mujeres. Han demostrado que son altamente eficaces en la lucha contra el ISIS. Han conseguido un importante apoyo en dos elecciones en Turquía, a pesar de los ataques de la mafia a las oficinas HDP y la violencia orquestada por el estado que mataron a cientos de participantes en las manifestaciones organizadas o apoyadas por el HDP. Por último, pero no menos importante, los kurdos no han participado en ninguna acción hostil hacia los intereses occidentales en Turquía, Siria o Irak. La única excepción es la administración liderada por Barzani en el norte de Irak, que recibe el apoyo total de los EE.UU. y los gobiernos europeos a pesar de conspirar con Turquía para violar la soberanía de Irak.

Desde principios de la década de 1920, el Estado turco ha oprimido a la disidencia política en general y cometido atrocidades reiteradas contra los kurdos, en particular. El motivo ha sido siempre el mismo: preservar el molde opresivo del Estado y la asimetría de poder entre la élite político-económica, por un lado, y los individuos ordinarios, por otro. Esta es una receta para el fracaso del Estado - como Acemoglu y Robinson han advertido. Más, en el contexto de este artículo, esta es también una indicación de que EE.UU. y Europa están apuntalando un Estado y un régimen que cumple todos los requisitos de mal gobierno y puede ser responsable de un juicio en virtud del derecho internacional.

En este contexto, los gobiernos de Europa y Estados Unidos  pueden repetir el error histórico en que Alemania se involucró en 1915, cuando se hizo la vista gorda ante la masacre de los armenios por parte del Imperio Otomano, a cambio de que este último declarase la guerra contra Rusia.

(Mehmet Ugur es profesor de Economía e Instituciones en el Departamento de Negocios Internacionales y Economía de la Universidad de Greenwich)