martes, 5 de enero de 2016

Bolsas chinas evitan otro derrumbe pero preocupa la economía del país


Las bolsas de Shanghái y Shenzhen redujeron pérdidas este martes luego de la caída de las dos grandes bolsas chinas el lunes.
La economía china vuelve a dar malas noticias. Foto: Reuters

Las bolsas de Shanghái y Shenzhen redujeron pérdidas este martes, en un mercado muy volátil, un día después de un derrumbe reflejo de los temores sobre la salud de la segunda economía mundial.
 AFP
mar ene 5 2016 10:35

La plaza de Shanghái limitó este martes la caída (-0,26% al cierre), igual que la de Shenzhen (-1,86%), en un mercado muy inestable tras un hundimiento del 7% el lunes, que generó un cierre anticipado de las sesiones en las dos bolsas.

El índice CSI300, que agrupa resultados de las 300 principales cotizadas en estas dos bolsas chinas, y cuya caída del 7% causó el lunes el cierre de la sesión, cerró en muy leve alza este martes (+0,28%).
Esta situación se produce en momentos en que los inversores y los analistas se preocupan por el estado de la economía china, un verdadero motor de la economía mundial.

El crecimiento del PIB chino se frenó a 6,9% anual en el tercer trimestre de 2015, y será en todo el año pasado uno de los más débiles del último cuarto de siglo. Este indicador será publicado el 19 de enero. En 2014, la economía china había crecido 7,3%, lo que ya fue uno de los menores ritmos en 25 años, cuando el PIB del gigante asiático crecía casi a un 10% anual.

La caída de las dos grandes bolsas chinas el lunes fue, en efecto, consecuencia de la publicación de malos indicadores económicos del gigante asiático, en particular la contracción de la actividad manufacturera en diciembre, por quinto mes consecutivo.

Ello provocó por primera vez su cierre prematuro en virtud de un nuevo y controvertido mecanismo contra la volatilidad.

Esta normativa, que entró en vigor el lunes -primer día de cotización en 2016 en China- prevé que si el índice CSI300,, gana o pierde un 7%, los intercambios quedan suspendidos por el resto de la sesión. El propósito es evitar el pánico, es decir los "riesgos sistémicos".