sábado, 2 de abril de 2016

NO ES CRISIS........


Se cuidará “cada gasto que se realice”, dijo el subsecretario de Economía.
Ferreri dijo que analistas y organismos internacionales tampoco lo previeron. Foto: G. Pérez.
02 abr 2016
El equipo económico de gobierno reconoció que las proyecciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) incluidas en la Ley de Presupuesto —2,5% para 2015 y 2016— fueron excesivas y atribuyó esto al deterioro acelerado de la economía global. Además, adelantó que se revisarán los gastos con excepción de aquellos comprometidos a temas sociales.
El jueves el Banco Central (BCU) divulgó los datos de las cuentas nacionales, que reflejaron un crecimiento del PIB en 2015 de 1%.
El subsecretario de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri, dijo ayer que "hay un factor temporal importante" que explica el error en la previsión del PIB. "El deterioro de la economía regional e internacional en el último año se ha dado de una manera muy intensa y más acelerada de lo previsto", indicó.
Al respecto, agregó que "las previsiones se realizaron entre marzo y abril del año pasado". Aunque luego, sobre fines del año pasado, el equipo económico modificó a la baja su proyección de crecimiento y la ubicó en 2% tanto para 2015 como para 2016 y lo divulgó en un Foro de ACDE.
Analistas consultados por El País tras el dato del PIB, rememoraron los análisis que sostenían que el presupuesto estaba elaborado sobre bases optimistas. El economista de CPA Ferrere, Santiago Rego, recordó que en ese momento el gobierno "nos achacó que éramos agoreros de los problemas económicos".
Pero Ferreri sostuvo que tanto los analistas privados como los organismos internacionales preveían un mayor aumento de la actividad. El jerarca recordó que la Encuesta de Expectativas que realice el BCU entre agentes económicos dio una mediana de crecimiento para 2015 de 2,9% en abril y de 2,7% en junio. "Hoy por hoy (las proyecciones oficiales) deben ser miradas con cautela y seguramente para el año 2016 el crecimiento sea menor al previsto", señaló el subsecretario de Economía. Luego añadió que seguramente se tendrá que "rever la cifra de crecimiento con una revisión a la baja".
Para 2016, los economistas prevén un incremento de la actividad en el entorno de 0,5%, aunque en algunos casos —como CPA Ferrere— revisarán a la baja estas proyecciones tras conocer el PIB de 2015.

Gasto.

El error en la proyección acompañado de un bajo nivel de crecimiento este año intensificará los problemas fiscales del gobierno, señalaron los analistas. Al respecto, Ferreri expresó que se será "cuidadoso" con la distribución del Presupuesto y se cuidará "cada gasto que se realice".
Aclaró que no estará comprometido el gasto social, pero "el resto del gasto público deberá ser revisado y controlado con muchísima cautela para poder generar las mejores condiciones para continuar creciendo".
También el subsecretario de Economía señaló que "el orden macroeconómico y fiscal es un elemento absolutamente relevante" para el gobierno.
Según señaló el propio Ministerio de Economía en la presentación del Presupuesto el año pasado, "el ámbito de acción del Presupuesto Nacional", es sobre "el 34% del total del gasto" (esto es: remuneraciones —parcialmente—, gastos no personales, inversiones y parte de las transferencias).
Por otro lado, del aumento de US$ 280 millones en el gasto comprometido en el Presupuesto para 2016, prácticamente el 60% se lo lleva el "gasto social" (educación, salud, Sistema Nacional de Cuidados). Ahí al gobierno le queda poco margen para actuar. Puede enlentecer inversiones o topear algún rubro.

Inversión, la apuesta.

Por su parte, el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, expresó ayer que "preocupa" el enlentecimiento de la economía que redujo "a condiciones mínimas el crecimiento del país" por sus eventuales derivaciones en los proyectos de inversión.
A su vez, manifestó que se deberá "hacer un esfuerzo para generar las condiciones" para la recuperación de la actividad, mediante inversiones que produzcan nuevos puestos de trabajo. El jerarca apuntó que esta tarea corresponde tanto a los actores públicos como los privados.
"Nosotros tenemos una serie de proyectos en los que está trabajando el gobierno con el fin de darle respuestas a las necesidades de infraestructura que tiene Uruguay pero también con el objetivo de elevar la ocupación y la actividad, para generar condiciones que nos permitan escapar de la situación económica general", indicó el ministro de Transporte y Obras Públicas.