lunes, 4 de abril de 2016

Presidentes, reyes y multimillonarios

EL PAIS › ESCANDALO MUNDIAL POR LA FILTRACION SOBRE LAS EMPRESAS OFFSHORE


En los Panamá Papers fueron citados el premier islandés Sigmundur David Gunnlaugsson, allegados del mandatario ruso Putin, el padre del premier británico Cameron y el empresario favorito del líder mexicano Peña Nieto, entre otros.
Los nombres de cinco jefes de Estado o primeros ministros en funciones, de ciento veintiocho políticos y de 61 familiares o socios cercanos a líderes mundiales aparecen mencionados en 11,5 millones de documentos utilizados para crear sociedades offshore sospechadas de evadir impuestos y ocultar bienes en paraísos fiscales. La infanta Pilar de Borbón, hermana del rey emérito español Juan Carlos I, allegados al mandatario ruso Vladimir Putin, el empresario favorito del presidente de México Enrique Peña Nieto, el primer ministro islandés Sigmundur David Gunnlaugsson y el padre del primer ministro británico, David Cameron, fueron citados en los “Papeles de Panamá”, información interna perteneciente al buffet de abogados Mossack Fonseca.
El escándalo nació de una denuncia que llegó al diario alemán Süddeutsche Zeitung hace poco más de un año. Una fuente anónima que no quiso ni dinero ni ningún tipo de contraprestación –pero sí algunas medidas de seguridad– se contactó con ese medio para entregarle los documentos a través de una vía encriptada. Por la magnitud de material –unos 2,6 terabytes, es decir 46 veces más documentos que los filtrados por WikiLeaks en 2010– el SZ decidió compartir la información con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) que ya había coordinado proyectos como Lux-Leaks y Swiss-Leaks.
El estudio de abogados panameño Mossack Fonseca, especializado en gestión de capitales y patrimonios en ese conocido paraíso fiscal, reaccionó con un comunicado enviado a sus clientes en el que informó que “por desgracia” había sido objeto de un ataque informático y que los datos de sus administrados podrían haberse visto afectados.
Los primeros resultados de esta investigación se pueden ver en el sitio web Panamapapers.icij.org y es, hasta el momento, el mayor trabajo de cooperación de este tipo con la participación de periodistas y medios de todo el mundo, entre ellos el diario argentino La Nación, el español El Confidencial y El Universo de Ecuador. Los papeles, principalmente, son mails, archivos PDF y material fotográfico, así como extractos bancarios internos de Mossack Fonseca, abarcan un período que va desde 1977 –año en que se creó el estudio de abogados– hasta comienzos de 2016 y revelan sociedades offshore creadas en 21 paraísos fiscales y otras 214.000 empresas off shore vinculadas a cerca de 200 países.
El estudio Mossack Fonseca fue fundado en 1977 por el abogado de origen alemán Jürgen Mossack, que nació en la ciudad de Fürth y emigró a Panamá siendo un niño. Tiene oficinas en 42 países, 600 empleados y 14.000 clientes. En 1986 se unió al buffet el panameño Ramón Fonseca Mora, ex ministro consejero de la Presidencia de Panamá y presidente del oficialista Partido Panameñista, quien el 11 de marzo pasado pidió al presidente Juan Carlos Varela licencia por un año para defenderse de las acusaciones que lo vinculan a la trama de corrupción en la estatal brasileña Petrobras por medio de la firma de abogados. Mossack Fonseca fue señalado por beneficiarios del régimen de delación premiada en Brasil como partícipe de maniobras para ocultar parte de los multimillonarios fondos desviados ilegalmente de la petrolera estatal Petrobras. En enero, uno de los fiscales brasileños del caso, Carlos Dos Santos Lima, calificó a la empresa como “una gran lavadora de dinero” y el 29 de ese mes la Fiscalía Auxiliar de Panamá informó que abriría una investigación de oficio al respecto.
Aunque Vladimir Putin no es directamente mencionado en los documentos, sí aparece Arkady Rotenberg, padrino de su hija mayor, Sergei Roldugin, amigo de la infancia devenido en multimillonario, y Yury Kovalchuk, uno de los banqueros que se enriquecieron bajo sus mandatos. De acuerdo a las conclusiones de ICIJ, el grupo de empresarios, que en Rusia fue beneficiado supuestamente con varios contratos y licitaciones públicas en los últimos tiempos, crearon una red de cuentas offshore y enormes préstamos por valor de 2000 millones de dólares. El diario británico The Guardian, que también tuvo acceso a los documentos filtrados, sostuvo que la evidencia describe una red organizada desde el Banco Rossiya en Rusia, en donde Putin y sus allegados habrían creado una cooperativa en los años 90 con una cuenta compartida, de la que todos podrían sacar dinero.
Otros líderes internacionales, en cambio, tenían las cuentas a su nombre. Entre ellos se destacan el presidente y uno de los hombres más ricos de Ucrania, Petro Poroshenko, quien creó una compañía en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes en 2014, en el apogeo del conflicto armado separatista que divide a su país. Desde Kiev, un vocero presidencial no desmintió la información, pero sí aclaró que el dinero de esa compañía offshore no está vinculado con “ningún hecho político o militar” de ese país.
Por otra parte, la filtración reveló que el primer ministro de Islandia, Sigmundur Gunnlaugsson, titular de una empresa acreedora de los bancos islandeses que se declararon en bancarrota en la famosa crisis de 2008, compró la empresa Wintris en 2007, pero no la declaró cuando fue elegido diputado en 2009 y, ocho meses después, la vendió a su mujer por un dólar.
Inmediatamente después de que estallara la noticia en Islandia, varios dirigentes de la oposición pidieron la renuncia del premier y reclamaron que el Parlamento se reúna de urgencia para discutir la salida del gobernante.
También quedaron involucrados directamente el presidente de Emiratos Arabes Unidos y emir de Abu Dhabi, jeque Khalifa bin Zayed bin Sultan Al Nahyan, y el rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz bin Abdulrahman Al Saud, dos de las monarquía más ricas del Golfo Pérsico. La lista de los líderes políticos en funciones salpicados por la investigación es larguísima.
Muchos quedaron involucrados por la mención de algún familiar, como por ejemplo el padre del primer ministro británico, David Cameron; los primos del presidente de Siria, Bashar al Assad; los hijos del primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif; la esposa, hijos y hermana del presidente de Azerbaiján, Ilham Aliev; el sobrino del presidente sudafricano, Jacob Zuma; y el hijo del primer ministro de Malasia, Najib Razak.
Según los Panama Papers, la hermana del rey Juan Carlos y tía del actual monarca Felipe VI, presidió y dirigió durante años una empresa radicada en Panamá y gestionada por el polémico despacho. El informe, difundido en España por el diario digital El Confidencial y la cadena de televisión La Sexta, apunta a que la sociedad offshore se mantuvo activa durante todo el reinado de Juan Carlos I, desde 1975 a 2014. Pilar de Borbón, de 79 años, se convirtió en presidenta de la empresa en 1974, un mes después de que su hermano asumiera de forma interina la Jefatura del Estado español ante el empeoramiento de la salud del dictador Francisco Franco, que murió un año después. Dejó de figurar como presidenta en 1993, aunque siguió vinculada a la empresa. La sociedad, registrada en Panamá en 1969, fue disuelta en junio de 2014, cinco días después de que Felipe VI fuera proclamado rey de España, luego de la abdicación de su padre. Los documentos difundidos no muestran el número de cuentas bancarias asociadas a la compañía ni sus ingresos y gastos.
La investigación también señala que Juan Armando Hinojosa Cantú, empresario allegado al presidente Enrique Peña Nieto y propietario de Grupo Higa, empresa que obtuvo diversos contratos por parte del gobierno mexicano y que edificó la llamada “casa blanca”, una mansión de siete millones de dólares para la familia presidencial en julio de 2015, habría depositado una suma millonaria en paraísos fiscales. Según el portal de la periodista mexicana Carmen Aristegui, el empresario sacó al menos 100 millones de dólares de cuentas bancarias en Estados Unidos para puentearlas en una compleja estructura a Nueva Zelanda, usando como instrumento a su madre y a su suegra. “Es la cifra que según los papeles consultados puso a disposición del despacho Mossack Fonseca el contratista de Peña Nieto para lograr que alguien perdiera la pista de esos recursos”, indicó el portal Aristegui Noticias. Y agregó que en correos electrónicos del despacho Mossack Fonseca se puede leer que ese dinero es “apenas una pequeña parte de su portafolio de posibles inversiones”.