lunes, 4 de abril de 2016

Europa necesita medio billón de euros para renovar sus centrales nucleares


Sin nuevas inversiones, el bloque perdería el 90% de sus reactores en 14 años.



Buena parte de la población europea no quiere energía nuclear. Los accidentes de Chernóbil y Fukushima hicieron crecer el rechazo a las nucleares. Las centrales podrían ser objetivo de grupos terroristas y la gestión a largo plazo de sus residuos sigue siendo un quebradero de cabeza al que Europa no ha dado una solución satisfactoria. Pero el gran obstáculo a la nuclear en Europa puede ser el presupuestario.
Según el borrador de un informe que la Comisión Europea presenta este lunes -y cuyas líneas básicas fueron explicadas el domingo a Clarín por un funcionario comunitario- hasta 2050 Europa necesitará entre 450.000 y 550.000 millones de euros para prolongar la vida de las centrales nucleares existentes y construir nuevos reactores. Eso sin contar el gasto para desmantelar los viejos reactores y para gestionar sus residuos.
El informe, cuya anterior versión se publicó en noviembre de 2008 -antes del accidente de Fukushima de marzo de 2011 y de que Alemania decidiera cerrar en 2022 todo su parque nuclear- explica que los 131 reactores nucleares activos en 14 países de la Unión Europea tienen una capacidad total de generación de 121 GW. Su edad media es de 29 años y sin prolongar su vida útil el 90% tendría que ir cerrando en los próximos 14 años.
El informe asegura que para mantener la capacidad nuclear entre 95 GW y 105 GW en 2050 haría falta invertir entre 450.000 y 550.000 millones de euros. Con esa inversión y esa capacidad de generación eléctrica la nuclear pasaría de ser el 27% de la producción energética europea actual a entre 17% y 21% según cómo avance en las próximas décadas la demanda de energía eléctrica.
Al coste de alargar la vida útil de los reactores y construir nuevos hay que añadir el de cerrar y desmantelar los viejos y gestionar sus residuos. Más de 50 reactores de los 131 deben cerrar entre este año y 2025.
Bruselas no pide abiertamente que se alargue la vida de los actuales reactores, pero sí calcula cuánto costaría. Para que los reactores europeos funcionaran entre 10 y 20 años más allá de la vida útil que se les dio cuando se fabricaron harían falta inversiones cercanas a 50.000 millones de euros, más de 40.000 en menos de 15 años.
Si no se alarga su vida, sólo desmantelarlos costaría, apunta el informe, 126.000 millones de euros y más de un tercio del parque nuclear actual sería cerrado en menos de 10 años. Ahora mismo hay 89 reactores parados, pero sólo tres desmantelados. La gestión de los residuos nucleares, para los que deben construirse depósitos geológicos, se llevará de aquí a 2050 142.000 millones de euros.
Los cálculos de la Comisión Europea se basan en previsiones optimistas aunque reconoce que algunas centrales en construcción “sufren retrasos y desvíos presupuestarios”. Los dos más significativos son el finlandés de Olkiluoto y el francés de Flamanville.
El retraso y el sobrecoste en la construcción de esos dos proyectos “daña la competitividad de la energía nuclear”, reconoce el texto. Cuando se redactó el informe de 2008 se preveía que estas dos centrales, que todavía no están conectadas a la red eléctrica, estarían funcionando en 2012.
También decía que Italia habría construido para 2020 entre cuatro y ocho reactores, que ni están ni se les esperan después de que el 95% de los italianos rechazaran su construcción en un referéndum celebrado en 2011.
Los eurodiputados ecologistas del Parlamento Europeo manejan un informe alternativo que critica que la Comisión Europea no tenga en cuenta costes externos como los seguros y los gastos en caso de accidente ni las posibles ayudas de Estado necesarias para la construcción.