sábado, 5 de agosto de 2017

FUS

FUS
La Federación convoco a paro y movilización el pasado 27 que incluyo una marcha hasta el Ministerio.
Las consignas de la movida son correctas y totalmente compartibles, en la convocatoria se reclamaba la eliminación de tickets y ordenes, disminución de tiempos de espera y mejores condiciones de trabajo para la salud privada.
Pero la dirección de Fus está metida en una contradicción insalvable, mientras denuncia a las patronales medicas por poner sobre la salud sus intereses empresariales, reivindica la reforma de la salud (Snis –fonasa) señalando que esta “proclamaba el carácter de la salud como un derecho social del pueblo y no una mercancía”. Esto es falso, las patronales médicas no están contra la reforma, por el contrario  esta el beneficio dándoles decenas de miles de nuevos socios y garantizándoles un grueso cheque cada mes.
Este crecimiento en “clientes” beneficio a las patronales que basan sus ganancias en la sobrexplotación de los trabajadores. La Fus pretende vendernos el carácter progresivo de la reforma mientras señala (correctamente) la mala calidad de los servicios.
La única forma de que la salud no sea una mercancía es con un sistema único y universal de salud estatal, una consigna a la que renuncio esta mayoría de la dirección hace tiempo.

Carlos