sábado, 25 de febrero de 2017

UTHC

PROPUESTA PRESENTADA POR LA COMISIÓN DE LINEAS ESTRATÉGICAS
El Documento presentado como proyecto de desarrollo del hospital plantea una cantidad de generalidades, sin profundizar en ninguno de los temas abordados , igualmente es posible inferir algunas ideas que nos llevan a rechazarlo.
Este documento a diferencia de todos los proyectos de presupuesto por programa, no parte de contextualizar el accionar del hospital, ni de caracterizar el modelo sanitario, ni el perfil epidemiológico, ni las necesidades sanitarias, ni educativas, ni de investigación .
No tiene como cometido dar respuesta a las necesidades del país, cumpliendo con la visión y misión que sustenta nuestra imagen objetivo, sino que es fundamentalmente un proyecto hospitalo-céntrico que adapta nuestro hospital a los recursos disponibles, sin pedir mayor presupuesto.
La propia modificación de la planta física esta innegablemente supeditada a un pequeño hospital que venda servicios y se inserte en el sistema desde una lógica mercado-céntrica, y para ello cuente con instalaciones de hotelería competitivas, atractiva para captar recursos financieros.
Todo el concepto de Salud Derecho que hizo que nuestro hospital formara parte del patrimonio popular es dejada de lado para transformarlo en una escuela de la empresa médica

¿Un proyecto Educativo?
Nuestro hospital en tanto critico y propulsor de modelos de salud, de la ciencia y de la tecnología es capaz de ser un ámbito fermental para formar un tipo de Profesionales Críticos del sistema, que busquen además su transformación. Esto ha sido demostrado en diversas oportunidades en nuestro hospital y universidad, desde la alianza obrero estudiantil que conquistó la Ley Orgánica, a la defensa en plena crisis del Hospital universitario que concretó una de las mayores movilizaciones populares desde la reconquista de la democracia.
Este proyecto lo que busca es disminuir esto a su mínima expresión, planteando la capacitación técnica profesional de recursos humanos y de gerentes imbuidos en la ideología reaccionaria, permeados hasta los tuétanos, de emprendedurismo, de capitalismo, de sumisión a la clase dominante, de gestores de la máquina de explotación y alienación, profesionales que en lugar de cuestionar sean polea de trasmisión y legitimación del mercado y la mercancía.
La mejor forma de lograr esto es hacerlo pasar por un proyecto apolítico, inocuo, “técnico”, que se muestre como una visión posmoderna del Hospital, que diga lo otro era bueno pero pasó de moda.
De esa manera se construye un discurso “por la positiva” sin historia, sin toma de posiciones, sin dar cuentas de lo que se sostiene. Gatopardismo se decía en otro momento histórico.
¿Otra pompa de jabón?
En concreto lo que busca es formar los futuros profesionales de la salud en una lógica mercantil, que fortalezca la concepción de salud mercancía, que se preocupe por los planes de negocios aunque ello signifique como pasó en nuestro país que miles de uruguayos no pudieran ver porque no tenían para pagar las lentillas, condenando a la oscuridad a miles de compatriotas, que todavía sigamos viendo anuncios de colectas para operarse en el exterior, que existan recursos y gente sin posibilidad de utilizarlos por su situación económica y social, lo que es decir: algunos tienen una salud de primera y otros de segunda o tercera.
Pero que dice este proyecto sobre la salud? Simplemente nada.
No plantea un número de camas, no habla de cantidad de funcionarios, ni siquiera plantea un presupuesto, se limita a decir queremos dos camas por sala y podemos atender a 100 mil personas de máxima , si nos pagan por ellas.
Si hoy el hospital atiende a 240 mil personas aproximadamente, y para ello dispone aproximadamente 400 camas y cuenta con 3000 funcionarios, para 100 mil personas bastarían, 170 camas como mucho, y evidentemente ahí no entran 3000 funcionarios, con 1250 entre docentes y no docentes alcanzaría.
Otra vez la solución es neoliberal como en el centro médico que el Decano Touya impulso en el gobierno de Lacalle, achicar el Hospital y reducir funcionarios.
¿Quién paga los costos?
Se “acuerda” con el gobierno: ustedes nos dan un préstamo para arreglar la planta física y nosotros no pedimos más presupuesto. Pero el actual presupuesto es por demás insuficiente, ¿cómo se arregla esa ecuación?
Fácil, en desmedro del Pueblo y los trabajadores. Al pueblo en general se le quita su hospital terminando con el hospital de puertas abiertas, restringiéndolo a una suerte de “socios” por quienes se va a cobrar.
A los trabajadores aunque ahí no lo diga se les van a recortar fuentes de trabajo, es obvio que 3000 personas no entramos en ese hospitalito , “moderno “ y empresarial.
Los costos de este proyecto neoclásico, son 140 mil pacientes sin su hospital y al menos 1500 trabajadores menos.
¿La Motosierra universitaria?
Este proyecto representa un importante número de recortes, entre ellos, viola la legislación laboral vigente. ¿Cómo? A través de la creación de unas Unidades de Gestión, que resolverán, junto con un súper director líder, todas las condiciones de trabajo de forma unilateral, es decir: bases de concursos, relación salarial, por cumplimiento de metas, categorización de “sus “ funcionarios, participación en proventos, y potestades disciplinarias , que permitan entre otras cosas terminar el vínculo laboral.
Todo estos puntos por Ley son material de le Negociación colectiva, quien es representado por la Universidad, no por cada servició, oficina, o cátedra, y esa misma Ley dice que todo esto tiene la obligación de negociarlo.
Dicho de otra forma, todo lo planteado en términos de gestión del personal, no solo es neoliberal sino ilegal, y representa la concepción de la Motosierra, la misma que dice que un peón rural, no tiene que tener jornada limitada.
Ni hablar que esto va de la mano de la proliferación de “suplentes”, eufemismo para referirse los contratos basura. Si se van a vender camas, ya se sabe que no se necesita personal permanente.
¿Y la investigación?
Esta función propia de la Universidad, que implica la crítica y la creación del conocimiento, es un asunto que debe involucrar a todo el Demos universitario, en este proyecto esta función central para el aporte a los modelos de desarrollo del país, se quita del ámbito cogobernado y se deja en manos exclusivas del Súper Director.
¿Por qué esto? Porque de un plumazo se termina con toda la discusión de una investigación pertinente en términos de necesidad social y se pasa a investigar lo que esta persona decida unilateralmente que es importante.
Siguiendo la lógica mercantil, se investigará, en lugar de lo socialmente pertinente aquello que sea capaz de ser vendible, es decir en lugar de investigar para el país se investigará casi exclusivamente para los proyectos que sean sponsoreados, que generen ganancias , aunque su utilidad solo sea para las macro corporaciones internacionales, dispuesta a pagar.
Este punto quizás sea el que mas claramente expresa el carácter antiuniversitario del proyecto, ya que rompe con toda la tradición universitaria latinoamericana, impulsada desde la reforma de Córdoba. Y ni que hablar con ser la cara antagónica del movimiento popular que construyó nuestra universidad tal como la conocemos, publica, autónoma, y cogobernada, es en la práctica una forma elegante de terminar con el Art 2 dela Ley orgánica que obliga a la Universidad a relacionarse con los grandes temas del país.
Esto, en un país donde la contradicción inmediata es la de avanzar en democracia, mediante un triple desarrollo social, político y económico, o ser funcional a los intereses imperialista y profundizar la dependencia y el modelo excluyente, alinea completamente a nuestro hospital, y con ello a la Universidad a las definiciones de los centros imperialistas de poder, en un área tan importante como es la investigación en salud, segunda industria a nivel mundial en producción de ganancias.
Es decir se plantea un Hospital y una universidad al servicio del capital, empresarial, medicalizada y que profundiza la dependencia, porque privilegia en todo momento la venta de servicio al cumplimiento de las funciones de la Universidad en un marco de pertinencia social.
Las formas de gestión y gobierno, ¿eficientes?
Las formas de gestión y gobierno que plantea el Proyecto de Pompita Esperón y compañía, claramente intentan terminar, con la conducción cogobernada y mas o menos democrática que conocemos.
Por eso una Comisión Directiva donde el director es juez y parte y con doble voto, que además discute generalidades y controla cada 6 meses, por no decir no controla, o sea la actual Comisión Directiva se transforma en un florero caro, (el presidente al ser director cobrará) y además que si a este florero se le ocurre decir no a algo se puede recurrir al doble voto para poner orden.
Se garantiza la conducción de un Líder ejecutivo casi plenipotenciario.
Esto no es nada nuevo, siempre el neoliberalismo apeló al Autoritarismo para imponer su ´proyecto ideológico, siempre en su concepción , la democracia fue cara, lenta, e ineficiente, y el mejor modelo, es el de un líder que lleva adelante las cosas y al que la masa puede renovar el contrato, comprando o no su producto, ya sea éste la dirección de un hospital, el presidente de una nación o lo que sea.
Ejemplos de esto Reegan, Thatcher, el Banco Alemán, Ratzinger, Lacalle padre, etc. Claro si esto no alcanza se puede recurrir siempre a formas mas agresivas, ejemplo el Plan Cóndor.
Las Unidades de Gestión Asistencial (modelo que se quiere imponer) son quienes van a gobernar el Hospital, disponiendo de los recursos humanos y materiales a su criterio. Esto profundiza la feudalización del Hospital, eliminando así la departamentalización del mismo, estableciéndose así diferentes remuneraciones y diferentes condicionaes de trabajo dentro de un mismo escalafón.
Simplemente de lo que se trata es de servir eficientemente a los dueños del poder, llámese grandes corporaciones y capital financiero y para esto la democracia, incluso la formal no sirve, mucho menos las organizaciones sociales, las cuales deben dejar de existir, y por eso se habla también de canales no organizados de participación, (sindicatos blancos?)
NUESTRA PROPUESTA
¿Qué Hospital queremos los trabajadores?
1. Reivindicamos como completamente vigente, la IMAGEN objetivo y los diferentes proyectos presupuestales que representan una visión opuesta a la del actual documento.
2. Exigimos el dinero (presupuesto) necesario para mejorar la planta física, para atender más pacientes en mejores condiciones, con mejor hotelería, mejorar de forma inmediata las condiciones de trabajo, y un salario que dignifique nuestra función y condiciones de vida, no menor a 10 bpc en el ingreso, un hospital que mejore las condiciones de estudio, que sea elección principal de los estudiantes
3. Reformular la Ley de Creación de FONASA, asegurando que los dineros vertidos por la población, incrementen el presupuesto del subsistema público de salud. Insertarse en el SNIS , con el cometido de fortalecer el subsector público, desde la complementariedad de saberes, servicios y prestaciones, evitando la duplicación y el mal uso de los recursos, y facilitando el análisis crítico del modelo de atención , hacia un modelo orientado a las necesidades humanas.
4. La Visión que debe guiarnos es la concepción Salud-Derechos Humanos . Educación Derechos Humanos. Y por ello es responsabilidad indelegable del Estado y deben rendir cuentas a la sociedad que nos financia y demanda nuestras acciones.
5. Posicionar a nuestro hospital, como un Ente Testigo del quehacer sanitario, educativo y de investigación básica y aplicada a nivel nacional. La producción de IMAES y servicios tiene como fin garantizar el acceso democrático a los mismos tanto de la población como de los estudiantes a su formación.
6. Fortalecer la Estructura democrática de Gobierno. Debemos fortalecer la actividad representativa de órdenes y con ello jerarquizar la Comisión Directiva en el desarrollo de las estrategias, las tácticas y un control fuerte de las acciones operativas asegurando que éstas se desarrollen de acuerdo al plan trazado por el Órgano Cogobernado. Inclusión de los Usuarios Organizados en el mismo.
7. Todos los integrantes del equipo de salud deben rendir cuentas de sus acciones u omisiones, pero lo fundamental no es la sanción, sino el ganar conscientemente a todos para el desarrollo deseado. Exigir el cumplimiento de las Ordenanzas Universitarias existentes.
8. Para llevar esto adelante la Dirección debe ser Full Time, por Concursos, y sin vínculos que permitan la conjunción de intereses.
9. Tomar medidas que garanticen el cumplimiento de leyes ,decretos y convenios que promuevan la salud en el trabajo.
10. El ante proyecto de presupuesto debe ser discutido con los gremios, órdenes y usuarios organizados
11. Fortalecer el relacionamiento de las diferentes unidades y departamentos en la discusión conjunta del Plan Programático. El proyecto presentado desarticula esta planificación, perdiéndose así el objetivo común del Hospital, siendo sustituido por los objetivos parciales de cada Unidad de Gestión (UGA)
12. Tomar todas las medidas necesarias para evitar la utilización de fondos públicos, para satisfacer intereses corporativos y/o privados.
13. Fortalecer el sentido de pertenencia, mediante políticas de Recursos Humanos, impulso de la Negociación Colectiva que dignifiquen la labor de todos los trabajadores del Hospital, y permitan la retención y el desarrollo de los mismo, y garanticen su dedicación, con salarios que eviten el multiempleo y que permitan la construcción del Estatuto y Laudo Único de Trabajadores de la Salud.
En esta confrontación no solo estamos defendiendo una forma de hospital, estamos defendiéndo la esencia misma del proyecto de la clase trabajadora, opuesta a quienes buscan por todos los medios implantar su utopía reaccionaria en nuestro país, y para ellos el fin (maximizar sus ganancias) justifica todos los medios.

Aunque hoy se exprese en qué hospital queremos, la contradicción hoy como ayer sigue siendo entre la Oligarquía y sus representantes directos, o el pueblo uruguayo y sus organizaciones populares.



MESA REPRESENTATIVA UTHC 18/2/15