lunes, 13 de febrero de 2017

CINCUENTONES



CINCUENTONES
Las AFAPs deben ser eliminadas
En 1996 los menores de 40 años (segunda línea de ingresos) fueron obligados por la ley 16.713 a afiliarse a una Afap, en lo que se denomino sistema mixto. Hoy estos trabajadores a punto de jubilarse han descubierto en carne propia lo que significa la estafa de las Afaps, un sistema creado para engordar a un puñado de bancos. Los números muestran que perderán cerca del  30% de sus jubilaciones.
Esta ley fue llevada adelante por el gobierno Blanco de Lacalle, con el apoyo del Partido Colorado y parte del Frente Amplio (Astori, Vertiente Artiguista, Michelini, etc.)
Las movilizaciones de los llamados “cincuentones” han tenido el enorme merito deponer el tema en el tapete , obligando a actores políticos y al Pit Cnt a discutir una salida , pero no solo al caso de estos trabajadores ,sino al conjunto del sistema de Afaps.
Desde diversos sectores se han propuesto salidas, el diputado Rubio propone que los aportes de los cincuentones vuelvan al BPS, presentando un proyecto de ley. Desde el partido colorado se propone un retoque a la ley re calculando la  base de aportes por los que se llega a los valores jubilatorios.
El proyecto presentado por el  ERT (Equipo en Representación de los Trabajadores en el BPS) con apoyo del Pit Cnt plantea una salida general a las Afaps .Según  Ramón Ruiz, representante del ERT: “Queremos que al trabajador que está en la AFAP le permitan salir y volver a entrar al BPS”. El traslado del trabajador al BPS incluiría la reubicación de sus aportes y de las rentabilidades generadas en la AFAP, lo que es un 65% de los fondos. La posibilidad de prolongar la cantidad de años de trabajo y aportes le pareció “de riesgo” a Ruiz, quien considera que postergar diez años más los aportes puede dejarlos “igual o peor que ahora” (Semanario Crónica).

El sistema de Afaps, ha permitido que los bancos hagan negocios con los dineros de los trabajadores, cobrándoles parte de sus  aportes, pero la solución al desfinanciamiento del BPS, la excusa puesta por los impulsores de la Ley, se ha demostrado como una falsedad ya que el Banco sigue desfinanciado.