sábado, 31 de octubre de 2015

JUDICIALES

DICEN QUE SON “REHENES” DEL DIVORCIO ENTRE EL EJECUTIVO Y LA SUPREMA CORTE

La luna de miel entre el gobierno y la Suprema Corte de Justicia (SCJ) fue fugaz y prácticamente se limitó a una reunión que mantuvo el presidente con los ministros días después de asumir el 1° de marzo en la residencia de Suárez y Reyes.
Judiciales se movilizan para forzar cambios en la discusión del Presupuesto. Foto: F. Ponzetto

31 oct 2015
Tras el encuentro, los integrantes de la SCJ vaticinaron que la relación con el nuevo gobierno cambiaría "radicalmente" después de cinco años tormentosos con José Mujica. Sin embargo, el diálogo hoy no existe y los funcionarios judiciales dicen que son "rehenes" del "divorcio" entre los dos poderes del Estado.
"Para nosotros fue una señal política muy fuerte del Ejecutivo no mandar ni un solo artículo para el Poder Judicial en el presupuesto", dijo a El País el dirigente Carlos Fresler.
El primer indicio, según el sindicalista, llegó cuando no recibieron pautas. "Generalmente en la instancia presupuestal los servicios técnicos del Ministerio de Economía y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto se reúnen con los servicios técnicos de cada organismo. Con nosotros no hubo reuniones ni pautas. Esa fue la primera señal fuerte", comentó.
El presupuesto cero para el Poder Judicial representa, según Fresler, el congelamiento del salario por al menos siete años, ya que en el presupuesto anterior tampoco recibieron incremento. El actual es por dos años. "Esto no solo repercute en nuestro bolsillo, también en el servicio porque no tener recursos nos va a traer problemas de funcionamiento".
Con este panorama los funcionarios judiciales pondrán toda "la carne en el asador" y analizarán la semana próxima, en distintos plenarios en la capital y el interior, la ocupación de todos los centros de Justicia del país. El jueves hicieron un paro nacional sin guardia gremial y una delegación se reunió con la bancada de senadores del Frente Amplio.
Allí, los senadores Ivonne Passada y Enrique Pintado, que fueron los interlocutores, les transmitieron que el presupuesto no tendría modificaciones. "Nos hablaron de una situación interna compleja y que el tratamiento presupuestal era complicado por temor a que si se le hacen modificaciones no se vote en la Asamblea General", aseguró el dirigente.
Sin embargo, el panorama mejoró en un encuentro que mantuvieron ayer con el senador Marcos Otegui (Lista 711) y tras una reunión de la bancada en la noche del jueves. "Nos dijo había quedado claro en esa instancia que se va a abrir la discusión, que posiblemente haya algunas modificaciones y que se discutirán las posibilidades para el Poder Judicial".
En la última comparecencia de los ministros de la Corte a la Comisión de Presupuesto del Parlamento, aseguraron que el Poder Judicial "no tiene asignado un solo peso" y que eso los dejaba "con la soga al cuello".

Enfermeros denuncian en la Justicia al Pit-Cnt


El Sindicato Único de Licenciados en Enfermería (SULE) presentará "acciones legales contra el Pit-Cnt", debido a que este no acepta la inclusión al gremio.
"El motivo de las referidas acciones estriba en la omisión por parte de la Central Obrera en el cumplimiento de sus propias bases programáticas y estatutarias respecto a la inclusión de nuestro sindicato", señaló SULE a través de un comunicado de prensa.
La puja entre el gremio y el Pit-Cnt no es nueva, semanas atrás, en el marco de la lucha por el presupuesto, SULE decidió una serie de paros y el bloqueo de camas de CTI en el Pereira Rossell. Ante esto, la central de trabajadores sacó un comunicado en el que rechazó "enfáticamente la campaña desarrollada (…) por un grupo de enfermeros que, desconociendo la rica historia del Pit-Cnt y sus filiales (FUS y FFSP) en materia de negociación colectiva, pretende privilegiar intereses corporativos por encima de la defensa de los intereses legítimos de la clase trabajadora y en particular de los trabajadores de la salud".
SULE le contestó a través de un comunicado. "Los reclamos desestimados por las autoridades por no pertenecer a la FFSP ni a la FUS (…) son una vergüenza", advirtieron.
El gremio tampoco es reconocido por la Administración de Servicios de Salud del Estado.