viernes, 2 de octubre de 2015

ANCAP Y SUS AMIGOS


Entre 2010 y 2015, Ancap aprobó auspicios en efectivo por más de US$ 7,5 millones, a lo que se suman donaciones por cientos de miles de litros de combustible y kilos de portland.
El ente entregó auspicios de todo tipo; son propuestos por los directores. Foto: F. Ponzetto
Entre 2010 y 2012 las donaciones ascendieron a US$ 5 millones. Ese detalle salió a luz en 2012 cuando el diputado colorado Fitzgerald Cantero solicitó la información a través de la justicia. Entre 2013 y 2015 el ritmo de aprobaciones bajó y totalizaron US$ 2,5 millones, según el detalle que fue entregado esta semana a la comisión preinvestigadora multipartidaria que analiza la gestión del ente en los últimos años y que condujo a un fuerte desequilibrio financiero.02 oct 2015
Entre los favorecidos por los auspicios que el directorio de Ancap aprueba y puede ser propuesto por cualquiera de sus directores, se encuentran las películas y proyectos culturales de la productora Medio y Medio Films por unos US$ 350.000. Así se colaboró en la financiación de las películas Jugadores con Patente, Gonchi y El último carnaval de La Pedrera. La productora también recibió financiamiento para sus propuestas Festivales de Autocine, Ecocinema y el Ciclo de Cine en Fiestas Tradicionales.
Ancap también colaboró económicamente con las giras de las murgas Agarrate Catalina (en 2014 por US$ 35.000) y Falta y Resto (en 2012 por US$ 25.000).
También ha sido un fuerte apoyo para el Ballet Nacional del Sodre en cada una de sus temporadas, así como de la Fiesta de la Cerveza de Paysandú, a la que entregó US$ 30.000 en 2013, US$ 50.000 en 2014 y US$ 30.000 en 2015. La sponsorización del piloto uruguayo Santiago Urrutia costó US$ 150.000 en 2013, a lo que se suma un convenio por idéntico monto en 2015.
Ancap también apoyó el libro Kanela, leyenda viva del carnaval y diversos proyectos de corte cultural (Comisión de Bicentenario, Jornadas de la Cultura uruguaya 2011, Comedia Nacional o Día Nacional del Candombe). También entregó dinero para proyectos y eventos vinculados al automovilismo en todo el país.

La propia.

El 7 de enero de 2014, el Ministerio de Educación y Cultura adjudicó un lote de frecuencias para radios comunitarias. Fue el final de un llamado abierto meses antes para la presentación de propuestas que debían ser estudiadas y seleccionadas.
La frecuencia 88.9 de Quebracho (Paysandú) fue adjudicada al dirigente comunista Enrique Correa, que denominó a la nueva radio La Propia. Sin embargo, pese a ser elegida, su propuesta no contaba con financiamiento para comprar los equipos. Entonces, a través de una agencia de publicidad, se presentó ante Ancap para solicitar US$ 5.000 para importar los equipos. Ancap no está autorizada a financiar un emprendimiento ajeno a su rubro, por lo que los servicios técnicos recomendaron no acceder al pedido. Sin embargo, en mayo de 2014, una resolución firmada por el presidente del ente, José Coya, autorizó el pago bajo la apariencia de la contratación de una pauta publicitaria en una radio que aún no existía.
Correa compró los equipos pero su propuesta ganadora tampoco había contemplado desde qué lugar emitir. Nuevamente comenzó a hacer gestiones ante el Estado y finalmente se le otorgó un local de Mevir.
Para las elecciones nacionales, con la radio aún sin salir al aire, Correa hizo campaña en favor de la lista 71100177, encabezada por Raúl Sendic (expresidente de Ancap) en acuerdo con el Partido Comunista, Vertiente Artiguista, Compromiso Frenteamplista 5005 y grupo PAIS 52. Horas antes de la elección nacional, Correa escribió en su blog su apoyo a la candidata de Sendic a la diputación de Paysandú, Patricia Volpe.
Para las elecciones municipales de mayo, Correa se postuló para alcalde de Quebracho por la lista 71100177, integrada por el sector de Sendic, Partido Comunista y otros.
La radio comenzó a emitir diez días antes de la elección. En su primera emisión, el locutor agradeció públicamente el apoyo de Ancap para comprar los equipos. Fuentes consultadas por El País indicaron que durante esos días la radio solo emitió música.