lunes, 17 de abril de 2017

AL CIERRE

AL CIERRE
La lista de empresas que han cerrado en el último periodo es larga y variopinta, vinculadas al agro, comerciales, fabricas, etc. Desde la emblemática Fanapel hasta la vieja casa Foto Martin son miles los puestos de trabajo perdidos.
La lista es larga , algunas de las más conocidas son la mencionada Fanapel , Molino Dolores , Molino Florida , Mr. Bricolaje , La Spezia ,Impresora Polo , Ecolat ,Los Rumbos ,Schreiber foods ,Cherry Socma , Fripur , Urupanel  y un largo etcétera .
Solo la industria perdió en dos años 8300 puestos de trabajo. Las exportaciones uruguayas caen (en 2016 un 7.3%) y los números se sostienen en la Soja y Madera (fundamentalmente pasta de celulosa de Montes del Plata y UPM).
La desaparición de la industria textil, del plástico, metalúrgica, etc. es un proceso más largo y significa una verdadera destrucción de las fuerzas productivas. El tan mentado cambio de matriz productiva, cacareado por Astori , no es otra cosa que vender materia prima sin mano de obra agregada y comprar productos hechos.
En estos números se debe contabilizar los puestos perdidos en la construcción. También se debe sumar la caída en los puestos de trabajo en el medio rural que es incesante desde el 2010.
La pregunta del millón es, por que no se refleja en las cifras de desocupación oficiales, hasta qué punto el INE maquilla los números?
Es el propio INE  que señala que la “desaceleración” de la economía en 2016 “destruyo” 16000 puestos de trabajo, número que sacan de la diferencia entre empleos creados y empleos perdidos. Pero si vamos al detalle, el INE señala que solo en el agro se perdieron (2016) unos 113 00 puestos de trabajo, en la construcción unos 11100 puestos  y comercio y otros unos 11500 puestos. El informe del INE no explica donde fueron a parar estos trabajadores  que no parecen engrosar el 8% de desocupados que el organismo da como valido. Parte de la explicación es que una parte “se retiro del mercado laboral”.
El otro ángulo de estas cifras es que se acepta que el 20 % de la cifra de trabajadores activos lo hace en negro y dentro de esta cifra un 6 % se considera como subempleado.
La destrucción del trabajo, que incluye la alarmante cifra de 200.000 tercerizados (parte importante de ellos por el propio Estado) solo tiene por respuesta del gobierno el “rezar” para que Upm meta una segunda planta de celulosa!
El PIT CNT  (su dirección) carece de una política frente a esta situación, el cierre de empresas no parece alarmar a la dirección sindical.