domingo, 19 de junio de 2016

Proyecto Social Luces.

Documental: “

Crónica de un arte silenciado”

  En mayo del 2016, Proyecto Social Luces estrenó su primer documental de largo aliento en el que cuenta la historia de un grupo de jóvenes artivistas  y su visita a cárceles, barriadas vulnerables como el Marconi, centros de droga, psiquiátricos,  escuelas especiales, entre otrosmuchos lugares vulnerables de forma totalmente independiente y autogestionada, en mejora de la sociedad usando al arte como herramienta de inclusión social. “Crónica de un arte silenciado” es el nombre de dicho trabajo fílmico que en 6 capítulos y 45 minutos de duración, logra retratar de una forma magistral cada una de estas vivencias. Dicho material ya fue escogido y aceptado para participar en el Festival de Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba. Actualmente se puede observar gratuitamente de forma íntegra en la plataforma digital “YouTube” colocando en el buscador: “Proyecto Social Luces. Crónica de un arte silenciado.”
El proyecto es un conglomerado artistico-cultural fundado en Uruguay en el 2013 por el escritor, poeta y MC,  Marcel Cabrera con el objetivo de convertirse en activista de lo que escribía. Más adelante se le ocurrió llevar su idea de diferentes ángulos, con distintas manifestaciones, por lo que primero sumó algunos amigos  a esta noble causa y más adelante con el apoyo de las redes fueron apareciendo otras muchas luciérnagas en el camino con sus diversas manifestaciones, desde las más tradicionales hasta las más contemporáneas .Esto le da al proyecto una muy buena combinación de formas de ver el arte, todas unidas y fusionadas, en un mismo objetivo, el fin social, yendo a los sitios y rincones más vulnerables de la sociedad, apoyando los procesos de rehabilitación e inserción social a través de mensajes de fe y aliento, bajo los principios del arte independiente, comprometido, y no bajo una conducta  lucrativa o puramente comercial.     

  Partimos de que el arte juega un papel sanador en los procesos convalecientes, incluso del delito, y de que el arte hace tanto bien cuando somos sus receptores como cuando lo estamos llevando a la práctica por la retroalimentación que nos produce. Con este proyecto queremos apoyar  a este sector de la población más vulnerable,  a su motivación, que es tan necesaria, así como ayudar a desarrollar y descubrir sus valores, talentos, aptitudes, y  capacidades, las cuales pueden ser útiles en la sociedad en que vivimos, sociedad de la cual ellos forman parte.  El Proyecto Social Luces representa al cuerpo del discriminado y a su empoderamiento a través del arte. “El pecado de hoy no es ser diferente, sino discriminar al diferente”.