sábado, 1 de julio de 2017

marcha estudiantil

Proclama de la
marcha estudiantil
Compañeros, compañeras, un nuevo año de lucha nos encuentra en la calle, nuevamente peleando por un presupuesto digno para la anep y udelar. Históricamente el campo popular ha defendido el derecho a la educación pública y gratuita en la calle, que es el principal lugar donde el pueblo puede dar batalla. Entendemos a la educación como un derecho humano fundamental, y por eso, la defenderemos frente a cualquier intento de mercantilización.
Estamos en un momento en el que se agudizan las contradicciones. La fuerza política de gobierno, que históricamente ha reivindicado el derecho a estudiar y a la educación como principal herramienta para la emancipación del pueblo, hoy agota la defensa de la educación en su discurso. Con su accionar incumplen sus promesas electorales, y no le dan prioridad a la educación pública, mientras las empresas que se dedican a lucrar con los colegios y liceos privados, siguen teniendo grandes exoneraciones y hasta promociones por estar, según ellos, contribuyendo a la cultura nacional. Creemos que esta es una clarísima contribución al proceso mercantilizador de la educación.
Otro ejemplo claro es la creación de nuevos liceos públicos de gestión privada, que se venden como modelos educativos a seguir. Son liceos que están siendo financiados por el Estado, pero cuyas políticas educativas y su dirección distan de los principios de la educación pública.
El gobierno no solo está desoyendo los reclamos populares, sino que además ha violentado las formas que nos hemos dado para luchar por nuestros derechos, profundizando la represión al desalojar a los estudiantes del CODICEN, decretando la esencialidad en 2015 y coartando el derecho a huelga mediante el decreto antipiquetes.
Pese a esto, no han logrado silenciar nuestros reclamos. Seguimos en la calle, seguimos construyendo organizaciones sociales, centros de estudiantes, herramientas populares donde dar discusiones políticas, donde generar propuestas propias, y desde donde poder dar la batalla.
Este año es clave para Formación en Educación, no solo por la discusión presupuestal, sino también porque estamos nuevamente ante la presunta creación de una Universidad de la Educación a espaldas del movimiento estudiantil organizado. La necesidad de un cambio en la educación de nuestro país hizo que se ponga en la mira, hace ya muchos años, a la formación de los educadores y que se la responsabilice de los fracasos del actual sistema educativo. No negamos que nuestra formación es pilar fundamental del sistema educativo nacional, pero reducir la discusión a este aspecto es ignorar que la educación necesita una transformación profunda que emane de discusiones amplias y nacionales con los actores directamente involucrados y el pueblo todo, de la mano de un presupuesto acorde a los desafíos que tenemos por delante.
Es por esto que exigimos una Universidad autónoma, con capacidad de elaborar sus propias políticas y elegir sus autoridades, a través de la construcción colectiva y democrática, que es el cogobierno. Queremos un cogobierno de base en cada institución educativa, integrado por los cuatro órdenes en paridad.
El anteproyecto del gobierno asigna a la futura Universidad el presupuesto actual del consejo de formación en educación, de por sí insuficiente para sostener las demandas actuales de nuestras carreras. Exigimos un presupuesto que permita el digno desarrollo de la función de enseñanza, así como de la extensión e investigación, características indispensables de la formación universitaria.
En el marco de la llamada transición del cfe hacia una institución universitaria se crea la carrera de Maestro en Primera Infancia, que desde un primer momento evidenció la falta de planificación y recursos que requiere este proceso. Ante la falta de seriedad del cfe en sus respuestas, los estudiantes ocupamos los institutos normales en el mes de mayo reclamando la eliminación de los cupos, asignación de docentes y de centros de práctica, y condiciones edilicias dignas, haciendo especial énfasis en la superpoblación.
Esta transición supuestamente se caracteriza por la coordinación interinstitucional, pero a comienzos de año se evidenció que esto no sucede, cuando los compañeros de Educación Social no pudieron inscribirse en las materias que debían cursar en la Universidad de la República. Es por esto que en marzo se ocupó el Instituto de Formación en Educación Social, reclamando la solución a este problema y a los que lamentablemente le son comunes a toda la Educación Pública.
Queremos saludar a la lucha de los compañeros/as del cerp de florida que hoy ocuparon su centro, reclamando las becas que el cfe les prometió el año pasado, mejoras edilicias, pasajes gratuitos para las practicas, entre otros. Exigen más y mejor uso del presupuesto. Está más que claro que el 6 % es urgente, lo sabemos los estudiantes en todo el país y lo saben las autoridades ¡Es urgente y es posible!
Es en este sentido que seguimos en la calle exigiendo el 6% del PBI, para que se eliminen los cupos en todas nuestras carreras, se garantice la accesibilidad universal en nuestros edificios, se otorguen becas para un mínimo del 10% del padrón estudiantil, condiciones edilicias dignas que terminen con la superpoblación y salario digno para los docentes y funcionarios.
¡Por una educación pública autónoma y cogobernada! ¡Por el 6% para ANEP y UdelaR YA!
Arriba las y los que luchan.
AEES, CEIPA, CEM, CEPI