miércoles, 28 de junio de 2017

El curro de las ONGs


Denuncia de los docentes del Liceo 13 sobre la actividad de la ONG Cimientos  pone en el tapete el “curro” de las Ong que se llevan una buena tajada de los presupuestos en Educacion ,Mides y otros.
Un informe del sindicato de profesores del liceo 13 denunció irregularidades en la gestión de la organización de la sociedad civil Cimientos, que trabaja con 133 alumnos en los liceos 13, 22 y 52, apoyando a estudiantes con dificultades para que puedan aprobar el ciclo básico.    Los profesores fueron sorprendidos por declaraciones públicas de la directora ejecutiva de la organización, la Mag. Valeria Piriz, quien se jactaba de tener un mayor nivel de promoción que el promedio de Montevideo, logrando un 94% en 2015 y un 86% en 2016, cuando el promedio en Montevideo es del 64%.      Los docentes de la institución expresaron su preocupación porque la organización elegía a los estudiantes con los que trabajaba y no consideraba a los repetidores, cuando-en los papeles- el objetivo de Cimientos es “promover la igualdad de oportunidades en las poblaciones más vulnerables”.
Además, los trabajadores advirtieron que las notas de promoción escolar de los adolescentes que la ONG decidía becar no coincidían con lo que declaraba públicamente, además de no tratarse de los alumnos con mayores dificultades.    Mientras Cimientos decía que trabaja con adolescentes en un 25% promovidos con sobresaliente, en un 50% promovidos con MB, MBB o BMB y en un 25% con B, un estudio realizado por los docentes concluyó que la mayoría de los estudiantes seleccionados ingresa a la institución con notas de promoción que son matices del sobresaliente.   Según el estudio, el 61% de los alumnos becados por la ONG tiene notas de STE, SMB o MBS, mientras que el 36% de MB, MBB o BMB y solo el 3% de los elegidos tienen nota B, cuando la organización dice tener como finalidad promover el egreso del ciclo básico en los alumnos más vulnerables.
Por otra parte, señalan que la ONG toma en cuenta para elegir a sus estudiantes el nivel de asistencia y el apoyo o las posibilidades de la familia de contactase con la institución, logrando-en realidad-resultados similares a los de los alumnos que gozan de esas posibilidades y que no están becados por la ONG: “No cuesta mucho imaginar que seleccionando estudiantes que cumplan con todos estos requisitos estaríamos cercanos al 100% de promoción sin que se realice ninguna intervención particular sobre esta población”.
“Es fácil ver que aunque la ONG Cimientos muestra en sus presentaciones que atiende poblaciones estudiantiles con indicadores socioeconómicos deprimidos, estos se corresponden directamente con los de los centros educativos en los que trabaja. Sin embargo, seleccionan un grupo de éxito (que les asegure seguir recibiendo el dinero que los financia) y no a quienes más necesitan ayuda dentro de la institución”, señala el documento.  Entre otras denuncias, los docentes mencionan que los técnicos de la ONG sólo se reúnen una hora por mes con los estudiantes que “apoyan”, con una beca de mil pesos mensuales.    Según la información dada por la organización, Cimientos tiene un presupuesto anual de 35 millones de pesos, proveniente en un 99% de privados que obtienen exoneraciones tributarias por su aporte que alcanza el 82.5%.
“Es el Estado quien financia este 81,25% a través de la renuncia fiscal quedando estos fondos públicos en manos de privados, en este caso la ONG Cimientos”, señala el informe que además da cuenta que considerando que son 133 estudiantes que cobran mil pesos por mes, la ONG solo destina 3.7% de su presupuesto a las becas.
Los docentes cuestionaron a las autoridades por no controlar a las organizaciones que trabajan en los liceos con fondos provenientes del Estado a través de las exoneraciones tributarias, sin saber en qué se utiliza el dinero recaudado. Además compararon la gestión de cimientos como “un hospital que atiende a los sanos y expulsa a los enfermos”.(Montevideo portal).