sábado, 10 de junio de 2017

ARATIRÍ

REMATE JUDICIAL DE CAMPOS DE ARATIRÍ

PARA COBRAR DEUDAS

El próximo miércoles 7 de junio se rematarán judicialmente en Montevideo 3.508 hectáreas de campos pertenecientes a Aratirí en los departamentos de Durazno y Florida por la decisión de sus acreedores de ejecutar las hipotecas contraídas por la minera como garantía de préstamos que no fueron devueltos.

Otra muestra de la calidad de la empresa que en su momento proyectaba extraer a cielo abierto el mineral de hierro del yacimiento de Valentines transformando la zona en una serie de cinco cráteres, cerros de roca molida y un lago de desechos tóxicos que destruirían definitivamente miles de hectáreas productivas.

Un emprendimiento inviable por las características del yacimiento e inapropiado para el Uruguay al implicar la devastación de un territorio poblado por pequeños y medianos productores. El previsible fracaso de este proyecto debería motivar la reflexión pública, no el silencio olvidadizo de los promotores y responsables. 

Estos campos que la minera para justificarse llegó a definir como "improductivos" (1) ahora son presentados como "Buenos campos ganaderos con destacada aptitud forestal" y de "fácil acceso" por la firma rematadora que cumplirá con el decreto del Juzgado en lo Civil de 15 turno, según la ficha 2-15752-2016.

La información cuestiona afirmaciones de las autoridades que defendiendo el proyecto decían que la “productividad (de estos campos) es inferior a la media nacional”(2). La rematadora dice incluso que allí se encuentran los restos de una casa de Manuel Oribe, segundo presidente constitucional y fundador del Partido Nacional.

El remate incluye el predio arrendado por la productora Claudia Perugorría, del cual fue desalojada en julio de 2012, al estar siendo vendido a Aratirí. Fue otro paso del acoso de la minera contra Perugorría, que le había ganado un juicio por el destrozo de su campo, el predio vecino de 43 hectáreas, y no quería vendérselo.
 

Aunque no son todas las tierras adquiridas por Aratirí en la zona, estimadas en 9 mil hectáreas, los padrones que se rematan comprenden partes vitales del distrito minero, tales como la planta de concentración del mineral y el lago de desechos, en Durazno, junto con los cuatro cráteres del sector sur, en Florida.

Aratirí enfrenta también por incumplimiento de sus obligaciones juicios de productores de la zona e incluso de sus trabajadores. De haberse llevado a cabo ese proyecto, que solo constituia un negocio circunstancial para una firma con sede en un paraiso fiscal sin antecedentes mineros, los perjuicios habrían sido mayores.
Uruguay Libre de Megaminería