martes, 27 de junio de 2017

CON FATIMA GARCIA

CON FATIMA GARCIA
La Fragua dialogo con esta joven artista integrante del colectivo Artistas en Movimiento (colectivo artístico de Ciudad de la Costa y Paso Carrasco).
La Fragua: Como llega Fátima García a la música?
Fátima: A la música, en casa. Mi padre es músico (Abel García) y siempre anduvo la guitarra y su vos sonando. En sus reuniones de amigos siempre giraba la música. Y ahí estaba yo por la vuelta o colada, escuchando.
En casa siempre tuvieron gusto musical y recuerdo, con sensación las mañanas que sonaban Chico Buarque, Milton, entre otros y yo me despertaba, levantaba contenta. En casa la música siempre me trajo armonía, en los dos sentidos. Y creo que hoy se refleja en lo que hago.
 L.F.: Contanos un poco de tu trayectoria.
F.G.: Empiezo de corista en la banda Karma man Kaya. Tenía solo 16 años y mucha vergüenza, así que mas que cantar me paraba en el escenario atrás del mic.Por ahí empezó. La invitación de Lautaro Moreno (guitarrista de Karma) para formar parte de la banda me abrió el camino a la música. A los 17 años grabo coros  en algunas de las canciones del disco que mi padre grababa en ese momento ,” Tengo la canción”, Hoy en día participo de todos sus trabajos discográficos y desde aquel momento en 2007 canto en sus shows y toques en vivo. En 2010 conozco a Santiago Cossarini y formamos la banda Nahual, que hoy día sigue sonando, pero ya no soy parte. Grabamos dos discos, viajes a Bs Aires, Rio de Janeiro e interior y capital de nuestro país.  Con la ruptura de esta banda  compongo mi primer canción. Precisaba sacar el dolor y la decepción para afuera y la música como gran canalizadora hizo su trabajo. El tema nunca lo toque en vivo.
De ahí en más todo lo que me pasa lo canalizo en una canción. Y vienen saliendo muchas. Soy muy reflexiva y atenta a las sensaciones, así que cada vez que acumulo mucho de estas sale un tema. Como una vuelta de tuerca, como un verme, como un verme a mí misma en que estoy, un desahogo, una transformación. Ese es el arte en mí. Una transformación. Tengo una maraña de sentimientos y pensamientos, pasado, presente y anhelos. Errores carencias, todo, como todos.
Y todo eso que vivo, no es solo el motor, la inspiración para crear, es la materia prima. La maraña de vivencias, que desordenadas en mi mente y en mi mente solo me traen caos, se ordenan de una forma que quedan en experiencia y convicción, y dan una sensación totalmente distinta. La canción es como la frutilla de la torta, el goce de lo vivido. Cada vez que creo y lo escucho me trae mucha satisfacción. Y la pieza encaja.
L.F.: Hace poco te toco representar a A en M. como única propuesta en Indigo. Como lo viviste?
F.G.: Muy lindo. Fue el debut de la agrupación y salió de 10! Me acompaño Matías Oviedo en batería, Anaki Guzmán en violoncelo y Tania Amaral en coros. Tuvimos muy pocos ensayos pero el compromiso de los músicos quedo en evidencia, buen toque! Seguimos adelante en este formato y espero en breve nuevas incorporaciones.
L.F.: En estos días se cumple el primer aniversario del colectivo. Como llegaste a él y que significa para vos?
F.G.: Alejandro Galuso fue quien se contacto conmigo. Es el mayor gestor del colectivo. Y junto a Vikingo Lorenzo de Lubola Banda  son los precursores de A en M. Ellos gestaron la idea e invitaron a los músicos a formar parte y que empezara a rodar. Yo recién empezaba en esto de la cantautoria, así que la invitación me estimulo. Apenas había tocado en vivo, pero pisaba cada vez más firme. La invitación fue un paso más en este camino. Ver que es por acá y que hay formas de ir pa delante con y en la música. Y el colectivo es una de las formas. “Todos para uno y uno para todos”.  Trabajar juntos y ayudarnos a propulsar lo que hacemos. Y generar no solo el medio para nosotros, también el medio para la gente. Para que consuma Vivo, de diferentes propuestas y se identifique o no con alguna de ellas. Pero que sea un consumo e insumo digno de todos.
L.F.: Que proyectos a futuro están en la mira?
F.G.: Como colectivo tenemos resaltados tres puntos. ¡
1, grabar el disco de AeM para la difusión y venta a quien le guste con dos temas de cada integrante .2, nos estamos contactando con colegas para generar material audiovisual. 3, y siempre resaltado: tocar. Conocer los lugares interesados en tener música en vivo y generar toques.Empezamos moviéndonos en Ciudad de la Costa de donde somos la mayoría, pero la idea es ampliar el radio hacia Montevideo y Costa de Oro. Como cantautora me muevo también fuera del colectivo. Y mi enfoque está en la integración  de los músicos.  Grabar, generar material de difusión  y tocar lo más que pueda. Foguear la puesta en escena, para disfrutar cada vez más la ejecución, del hacer música, tocarla y compartirla. Mostrarme me cuesta, pero cuando lo logro soy y no hay expansión más grande que ser uno mismo.
La composición continúa. Y acabo de hacer un  tema que se llama “Ni uno”. Y es un enfoque similar pero de otra óptica a “Ni una menos”. Defiendo la vida de la mujer y entereza y la vida y entereza de toda persona. El pedido se mezcla con la protesta y el deseo. De que no haya Ni uno que atente contra nadie. Si no hay una menos por un control, no deja de existir el peligro, está latente.
L.F.: Para cuando el primer disco de Fátima?
F.G.: Mi primer disco? Espero que pronto! Este año un primer bosquejo musical. Recién se están incorporando arreglos en las canciones, así que lo que lleve hasta que este al dente. Luego de sentir que este conforme, ver cómo y dónde podemos grabar según los recursos.
L.F.: Como ves la situación de la música en Ciudad de la Costa?.
F.G.: Hay que salir a la calle para escucharla porque está ahí. Hay mucha, Mucha gente joven, adolecente, adulta mayor, De todo y todos. Mucha composición propia.

Entrevista de Javier País.