domingo, 10 de agosto de 2014

ADEMU

Comunicado

paro docente1 Galeria
 
Ante la acusación del Director Nacional de Policía.
Llama poderosamente la atención que el Director Nacional de Policía exprese que se está llevando adelante una investigación acerca de la denuncia que realizó un docente a raíz del ya conocido hecho ocurrido el sábado 2 de agosto en el barrio Casavalle e inmediatamente sentencie: "Dos policías que están lesionados y un patrullero roto por ese mismo docente".

Nos sorprende la gravísima acusación del Sr. Guarteche, siendo que a las pocas horas del lamentable episodio el maestro recibió la preocupación y la solidaridad institucional del Ministerio del Interior a través del Dr. Charles Carrera.
Los registros gráficos son claros al mostrar el trato que recibió por parte de los agentes de policía y que, aparentemente, el señor Guarteche legitima, así como el estado en que se encuentran los policías y el patrullero mientras el maestro ya estaba esposado y boca abajo dentro del asiento trasero del patrullero.
Por otro lado, en la misma entrevista, Guarteche menciona que es difícil reducir a una persona cuando está “digamos sacada”; “ese mismo docente” nunca se “sacó”, siguiendo el argot utilizado por el alto funcionario del Ministerio del Interior. Debemos agradecer que no haya utilizado los insultos aberrantes que le dedicaron sus subalternos al maestro durante el procedimiento.
Solicitó reiteradas veces que los funcionarios policiales se identificaran, ya que es su deber el hacerlo, ¿se refiere a eso cuando dice “sacada”?. Además, ¿a qué se refiere Guarteche cuando habla de resistencia?
En ningún momento el maestro perdió la calma ni se resistió. No llegaron a mediar palabras al momento que comenzaron a golpearlo de manera brutal, como lo demuestran los partes médicos.
Cuando cedieron las primeras golpizas, continúo solicitando que se identifiquen y ni siquiera en el momento que lo tenían en el piso insultó a ningún policía. ¿Cómo se puede resistir un ser humano esposado, con las manos hacia atrás cuando lo arrastran por el barro y le siguen pegando? ¿Es creíble que un maestro solo pueda lesionar a dos policías preparados, armados y romper un patrullero?
Los habitantes de este país tenemos derechos. Los primeros en respetar estos derechos deben ser los que la sociedad puso para hacerlos cumplir. Si la policía actúa como actuó el sábado, si la policía no respeta los procedimientos legales que regulan su actuar, si la policía no respeta los derechos de las personas, si la policía considera como seres de segunda o tercera clase al resto, si la policía hace un uso indebido de la fuerza, si el Director Nacional de Policía legitima estas acciones desconociendo los más elementales derechos humanos, entonces no pensemos que somos todos iguales ante la ley, no digamos que vivimos en una democracia, no creamos que tenemos garantías y deberemos pensar que la impunidad no es cosa del pasado.

Con una cuerda sujetada al cuello lo bajaron del móvil policial, lo arrastraron por el suelo y siguieron golpeando. Entró golpeado a la seccional 17 pero con la frente en alto, a pesar del temor, impulsado por los valores que generaciones enteras de maestros nos han legado y que día a día defendemos en nuestras aulas construyendo junto a los niños y sus familias un presente y un futuro mejor.
Todos los días, junto a la comunidad y desde cada rinconcito del país, todos quienes abrazamos esta hermosa profesión, continuaremos sembrando abecedarios.