lunes, 7 de noviembre de 2016

Un Campo Fértil Para Aire Fresco


INTERMEDIARIA DE LOS NEGOCIOS CON CARACAS

Arroceras explicaron las particularidades del negocio y la participación de la empresa

NATALIA ROBA El País 06 nov 2016
Mucho se ha hablado en las últimas dos semanas de la empresa Aire Fresco y su intermediación en los negocios con Venezuela, sobre las presuntas irregularidades que se denunciaron desde el Partido Nacional, del intento sin éxito de formar una investigadora parlamentaria y el anuncio de denuncia penal por parte de los blancos y del diputado frenteamplista Gonzalo Mujica para que la Justicia investigue.
Más allá de esas consideraciones, el tema presenta otra faceta. Desde la voz de los productores uruguayos que le han vendido a Venezuela en los últimos años, y de otros que han querido hacerlo y no han podido, se demuestra que Aire Fresco —empresa dirigida por Omar Alaniz y Carlos Decia, ambos allegados al MPP— encontró un campo fértil para actuar en un mercado de difícil acceso y que presenta ciertas complejidades.
Los productores de la industria arrocera, uno de los principales rubros que Uruguay exporta a Venezuela, señalaron que Uruguay consume una porción mínima del arroz que produce por lo cual resulta fundamental exportar, y si para participar de ese negocio hay que pasar por un intermediario, bienvenido sea.
Empresas como Casarone y Saman, dos de las cuatro principales exportadoras a Venezuela, admitieron que pagaron un 3% de cada negocio a Aire Fresco por su intermediación.
Pero también ambas empresas confirmaron algo que se ha remarcado desde el oficialismo en torno a la propuesta de crear la comisión investigadora: no existe un monopolio, sino que hay otras empresas que hacen la misma tarea. Al mismo tiempo, admitieron que el gran porcentaje de sus ventas a Venezuela se realizaron utilizando la intermediación de Aire Fresco.
Jorge Lemos, gerente comercial de Casarone, dijo  que la intermediación de Aire Fresco "es un negocio solo" en el que todas las arroceras trabajan con Aire Fresco y esta empresa "es la que factura al exterior por las leyes 14.214 y 14.215", dijo. Ambas leyes, del año 1974, regulan las exportaciones y disponen para las empresas que comercialicen productos en el exterior beneficios de reintegro para el pago de impuestos y aportes.
Lemos reivindicó el papel que juega Aire Fresco por la tarea que cumple. Destacó que se encarga de toda la operativa: "Cuando el barco llega a Venezuela es necesario estar presente y ellos cumplen con esa tarea", dijo.
Además destacó que antes no se podía exportar a Venezuela porque no había forma de pago. El gerente de Casarone explicó que de acuerdo con la forma en la que trabajan, primero el BANDES recibe el dinero y luego que les confirman que llegó se envía el embarque.
"Ha servido no sólo al beneficiario final sino al productor porque le permitió vender a un precio igual o mejor", indicó.
Al respecto el jefe de Comercio Exterior de Saman, Javier Pérez, dijo  que las industrias dependen de las exportaciones puesto que el consumo de arroz en Uruguay es mínimo. "Estamos atentos a todas las oportunidades", dijo, y agregó que Venezuela no fue un importador histórico, sino que comenzó a comprarles arroz alrededor del año 2008.
Sobre la participación de Aire Fresco dijo que "cree" que se le paga el 3%, pero que la logística de la exportación no la hace Aire Fresco sino la empresa. También señaló que hay otros intermediarios aunque declinó dar nombres. El País también intentó tener la opinión de Glencore y Coopar, pero no fue posible ubicar a sus directivos.

"Servido en bandeja"

El directivo de una industria arrocera del norte del país, y que pidió no ser nombrado, dijo  que se presentaron ante un llamado de la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex), que unifica las compras al exterior, y cumplieron con todo el trámite que se les exigía para poder exportar.
El directivo de esa empresa dijo que consultó al ministro (de Ganadería, Agricultura y Pesca Tabaré) Aguerre sobre las posibilidades de las empresas más pequeñas de venderle a Venezuela. "El ministro me dijo que la Comisión Sectorial del Arroz (integrada por el gobierno y la gremial de Molinos de Arroz) sería la encargada de hacer partícipes a todas las empresas para venderle a Venezuela", agregó. "Pero nunca hubo un llamado de la Comisión y se terminó haciendo a dedo", se quejó.
El productor arrocero dijo que además de las cuatro o cinco empresas que venden a Venezuela hay otros veinte molinos más chicos que quedaron fuera del negocio. "Fue un negocio servido en bandeja para otras empresas pero nosotros también estamos en Uruguay", afirmó. "Quizá si hubiéramos ido con Aire Fresco habríamos podido vender", dijo.
Además mencionó que era un gran negocio teniendo en cuenta que la bolsa de arroz acá se paga US$ 9 y Venezuela la compra a US$ 20. "Aquello sonaba como un gran negocio y lo fue porque se cobró y se exportó", finalizó. De hecho el rubro del arroz no mantiene deudas con Venezuela.
Según los datos de Uruguay XXI, las exportaciones globales a Venezuela en lo que va de 2016 totalizaron US$ 48 millones, mientras que en 2015 había superado los US$ 202 millones. Entre 2012 y 2014 exportó el doble, más de US$ 400 millones cada año.
El auge de las exportaciones de Uruguay a Venezuela ocurrió a partir de 2012 —a raíz de la firma de 13 acuerdos Arroz— a fines de enero de 2011, durante una visita del entonces presidente José Mujica a Caracas.
Del análisis de la pauta exportadora del país a Venezuela, se advierte que este año la mitad fue arroz: se exportaron US$ 20 millones.
Las cifras presentan una caída leve con respecto a las exportaciones del grano de 2012 y 2014: se exportaron US$ 30 millones cada año, según los datos de Uruguay XXI.

LO QUE SE DENUNCIÓ Y LO QUE RESPONDIÓ EL OFICIALISMO

"Traje a medida"

El diputado denunciante en la propuesta de investigadora, Jaime Trobo (Partido Nacional), dijo que el gobierno de José Mujica diseñó un "traje a medida" para que Aire Fresco intermediara sin tener ningún antecedente en los negocios con Venezuela. Trobo llegó a plantear que Aire Fresco fuera en realidad "una empresa que compraba en Uruguay y vendía en Venezuela" en función de sus vinculaciones y la "influencia política" que tenía en el Frente Amplio. Sin embargo, desde el oficialismo se aseguró que Aire Fresco, dirigida por Omar Alaniz y Carlos Decia, fue constituida antes del gobierno de Mujica.

Designada directamente

La oposición cuestionó también el hecho de que no se haya realizado una licitación para seleccionar a la empresa intermediaria, sino que se designó directamente a Aire Fresco. Desde el Frente Amplio se considera que no era necesario hacer una licitación porque se trataba de un negocio de privados uruguayos con el gobierno de Venezuela.

Precios

En su denuncia, los legisladores del Partido Nacional plantearon dudas sobre los precios a los que los productores uruguayos vendían al país caribeño. Según denunciaron, los valores duplicaban los de otros mercados, algo que, si bien beneficiaba a Uruguay, provocaba en la oposición suspicacias sobre el manejo de los recursos.

Aporte al MPP

Para demostrar el vínculo entre el MPP y Aire Fresco Trobo denunció que esta firma hizo aportes a la campaña del MPP en las elecciones de 2014. De acuerdo a la información publicada por la Corte Electoral, el 3 de septiembre de 2014 la empresa aportó la suma de $ 480.000, que al tipo de cambio del dólar de ese mes de 2014, US$ 24,66, era el equivalente a US$ 19.400. El sector del expresidente Mujica manifestó al respecto en un comunicado su "profunda preocupación por el intento de deslegitimar" y advirtió que es "una mentira flagrante decir que Aire Fresco financia el MPP". El diputado Oscar Groba (Espacio 609) señaló que Aire Fresco aportó para la campaña de la lista 609 del MPP encabezada por Mujica en 2014, "también lo hizo al Partido Nacional", particularmente la arrocera Saman que es una de las 200 empresas que negocia con Venezuela.

Ruptura

El tratamiento en la Cámara de Diputados de la comisión investigadora de los negocios con Venezuela, que finalmente no se aprobó, tuvo como consecuencia la ruptura de la mayoría parlamentaria ya que el diputado frenteamplista Gonzalo Mujica votó a favor de la investigadora. "Acá alguien metió la pata o metió la pata y la mano en la lata, no sé, pero eso es lo que quiero saber", reclamó Mujica. El diputado manifestó su sospecha que "desde el Poder Ejecutivo anterior se haya hecho un financiamiento del sector al que pertenecía el presidente", en referencia al Movimiento de Participación Popular (MPP). "Si esto se confirma las responsabilidades son de los políticos que ejercían los cargos y debe ser investigado", remató. De todos modos, el oficialismo obtuvo el voto 50 necesario para bloquear la investigadora con el diputado Eduardo Rubio de Unidad Popular que no votó la iniciativa.

FONDES

Ante el fracaso de la investigadora parlamentaria el Partido Nacional anunció que presentará una denuncia penal con todos los elementos que propuso investigar. El diputado frenteamplista Mujica anunció  que elevará a la Justicia, junto al Partido Nacional, información sobre negocios con Venezuela y sus sospechas por los manejos del FONDES. El organismo creado por el expresidente Mujica concedió US$ 70 millones para la asistencia financiera a empresas autogestionadas, pero según Gonzalo Mujica alrededor de US$ 65 millones no podrán ser recuperados.
El diputado del MPP Alejandro Sánchez respondió a eso que "esta investigadora está inspirada en el odio: está inspirada en el odio a (Hugo) Chávez, está inspirada en el odio a Mujica y está inspirada en el odio que hace que se fantasee con determinadas acciones y decisiones del gobierno que no se pueden sustentar, porque no hay documentos ni elementos probatorios".

Crimen Organizado

La jueza María Helena Mainard ya tramita una denuncia por los negocios entre Uruguay y Venezuela, presentada por el abogado penalista Gustavo Salle, que también centra su pedido de investigación en los negocios de Aire Fresco como intermediaria y deberán declarar los titulares de la empresa