miércoles, 23 de noviembre de 2016

Andrzej Wadja


A los 90 años murió uno de los más destacados cineastas europeos. Su obra es el reflejo de la vida social y política de su Polonia natal, atravesada por ocupaciones, rebeliones, guerras y resistencias. Su propia vida está marcada directamente por estos hechos, siendo su padre victiman en la masacre de  Katyn cuando las fuerzas estalinistas eliminaron a miles de opositores. La resistencia a la ocupación nazi lo encontró entre sus filas y su obra estuvo al servicio de la lucha contra la dictadura de Jaruzelski, primer ministro polaco.
Su ultima candidatura al Oscar fue por su película “Katyn” donde relata aquella masacre donde mataron a su padre, oficial del ejército polaco.
Sus películas “El hombre de hierro”, “El hombre de Mármol” donde interpela directamente a la dictadura estalinista llevaran a que el régimen prohíba su obra.
En el surgir del sindicato “Solidaridad” y la figura de Walesa encontrara Wadja una fuerte inspiración, llegando a producir una película sobre el controvertido dirigente e incluso a ser senador por Solidaridad. Walesa aparece como líder de la resistencia a la dictadura, pero también como agente del Vaticano y Estados Unidos promoviendo la restauración “ordenada” del capitalismo en Polonia.
Ver la obra de Wadja, es ver la historia descarnada y sufrida del pueblo Polaco, desde los films anti bélicos en sus inicios, como “Generación “ o “Cenizas Y diamantes” hasta la última “Katyn”.
Recibió la Palma de Oro en Cannes en 1981 por “El hombre de hierro” y fue cuatro veces nominado al Oscar para ser finalmente premiado por su trayectoria en el año 2000.
De sus más de cuarenta películas destacan, además de las mencionadas, Cenizas y diamantes (1956), La tierra de la gran promesa (1975), Las señoritas de Wilko (1979) o Danton (1983). Ha dejado acabado pero sin estrenar comercialmente el biopic Powidoki, sobre el artista de vanguardia Wladyslaw Strzeminski, y que es la película elegida por Polonia este año para la carrera de los Oscar.

Mago