viernes, 25 de septiembre de 2015

Docentes del Liceo Paso Carrasco

PASO CARRASCO
¿Por qué MAS PRESUPUESTO PARA ANEP Y UDELAR?

                                                                                      El núcleo de profesores del liceo Alberto Candeau de Paso Carrasco, agradece la oportunidad que le brindan los compañeros del periódico obrero La Fragua para exponer su posición en el conflicto por mayor presupuesto para la enseñanza.                              El conflicto:  El 31 de agosto, el Poder Ejecutivo presentó el Presupuesto quinquenal al parlamento y allí se terminó una etapa del conflicto en la enseñanza. A pesar del reclamos de los trabajadores dela necesidad de negociar desde la instalación del gobierno, éste, dejó pasar el tiempo y cuando se estaba por vencer el plazo y a pesar del anuncio anticipado de medidas a partir del 17 de agosto por parte de los sindicatos docentes, se llega a esa fecha en la que el Poder Ejecutivo realiza su primer propuesta. Rechazada por los docentes, cuatro días después se presenta una segunda propuesta que no cambiaba en esencia la primera. Cuando uno de los sindicatos rechaza la propuesta, asistimos el día 24 a un golpe inesperado contra el derecho de huelga bajo la forma de Decreto de Esencialidad. Este acto (inconstitucional), no acatado por los trabajadores de la enseñanza, fue un elemento que, perturbó por un lado nuestra lucha por el presupuesto, pero por otro, provocó una bienvenida indignación generalizada, dejando a quienes lo perpetraron en soledad, debiendo levantarlo ante el desconocimiento de la medida. Agradecemos las muestras de solidaridad del pueblo trabajador en esa instancia. No se puede retroceder en un aspecto clave como el derecho de huelga. Además del decreto de esencialidad, recibimos como trabajadores un segundo golpe en la semana. La Ministra María Julia Muñoz, insistió en un argumento falaz, con la idea que los docentes pueden trabajar 40 horas semanales y ganar por encima del salario que reclaman (los sindicatos reclaman para sus trabajadores un sueldo de $30.000 por la unidad docente de 20 horas aula). El argumento de la Ministra (reproducido acríticamente o en forma malintencionada por los grandes medios de comunicación) desconoce un aspecto fundamental de la labor docente que se realiza fuera del aula (planificación, búsqueda y confección de materiales didácticos, evaluación, atención a las dificultades de aprendizaje, tareas administrativas como el llenado de libretas, etc.) Lo triste de este desconocimiento es que a la vez, se desconoce la importancia de estas tareas, lo que lleva a pensar en escuelas y liceos como guarderías que pierden su objetivo educativo, y al mismo tiempo se desconoce la ley de 8 horas, uno de los mojones más importantes en la lucha de los trabajadores, asociado genéticamente al 1º de mayo. Con estos dos actos, el gobierno pareció hacernos retroceder, en el primer caso 81 años (en 1934 se consagra el derecho de huelga) y en el segundo 100 años (este año se cumple el centenario de la Ley de 8 horas en Uruguay). En resumen: alertadas las autoridades con un mes de anticipación de la posibilidad de tomar medidas como la paralización de actividades, el gobierno prefirió evitar el diálogo sin realizar un intento serio por desactivar las medidas. Cuando el diálogo comenzó, actuó de forma prepotente desconociendo un derecho fundamental y utilizando el engaño ante las cámaras. Lo esencial Lo que no discutimos los trabajadores de la enseñanza es su carácter esencial. Es por eso que hace décadas venimos peleando por un mayor presupuesto. ¿Por qué? En Paso Carrasco, la primera respuesta a esto es la necesidad urgente de un segundo liceo que permita extender el tiempo pedagógico, diversificar la oferta en bachillerato, contar con aulas adecuadas y no contenedores, habilitar espacios que permitan desarrollar actividades fuera del aula. Basten estos ejemplos como muestra de esta urgencia. Recursos humanos: la enseñanza no necesita sólo espacio sino también funcionarios (docentes, psicólogos, trabajadores sociales, bibliotecarios, administrativos, personal de servicio, porteros). Las carencias en este punto se deben a dos motivos: la no creación de cargos (en nuestro liceo una sola psicóloga atiende una población de 1000 estudiantes, lo que sin duda es grave, a lo que hay que sumarle que debe multiplicar su tarea cubriendo también el cargo de un trabajador social). El otro motivo de carencias en este aspecto es que, habiendo cargos, los sueldos no resultan atractivos (y esto se da en todos los cargos). Como consecuencia, los estudiantes encuentran que no tienen todas las materias o que no hay personal suficiente para administrar y mantener el edificio. Terminar con el multiempleo docente. Paradójicamente, a la vez que faltan docentes, los mismos se ven obligados (algo que como vimos, desde las autoridades se permite y alienta) a recurrir al multiempleo, tomando más horas que las recomendadas mundialmente para ejercer la tarea. Es algo así como el 222 de los educadores. La consecuencia directa de esto es que los docentes no pueden dedicar tiempo suficiente a las tareas esenciales para su práctica. O lo hacen, robándole horas a su familia, al descanso, dificultándose las posibilidades de perfeccionarse y actualizarse. El sistema pierde con esto la oportunidad de una enseñanza de calidad para los hijos de los trabajadores. El conflicto, pasada esta etapa, continúa. Nos ha dejado experiencias. Es necesario encontrar mecanismos de coordinación con los otros gremios de la enseñanza. Desde nuestro lugar llamamos a nuestros compañeros de UTU y de las escuelas de Paso Carrasco a coordinar esfuerzos. Y a los padres de nuestros alumnos, actuales y futuros, a los trabajadores en general, los esperamos para defender todos juntos una enseñanza pública de calidad. Muchas gracias.                                                                                                                                                    Filial Paso Carrasco de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes)