jueves, 9 de marzo de 2017

cambio nelson

Leonardo Fariña:
Wilson Sanabria “era el nexo político que teníamos en Punta del Este
para llevar adelante los negocios”
El miércoles 22 de febrero el apellido Sanabria fue noticia a nivel nacional. El Cambio Nelson, propiedad de la familia oriunda del departamento de Maldonado, anunció mediante carteles en las puertas de sus sucursales que la casa de cambio estaba cerrada por “reorganización empresarial” y prometía “reabrir después de carnaval”.
En las primeras horas de ese miércoles, el escueto comunicado de la empresa fundada por el exsenador colorado Wilson Sanabria Mendoza -con sucursales en Punta del Este, San Carlos, Maldonado, Rocha, La Paloma, el Chuy, Colonia del Sacramento, Nueva Palmira y Fray Bentos- generó desconcierto  y nerviosismo.
Cambio Nelson, desde fines de 2015, pasó a ser dirigido por uno de los herederos de Wilson, su hijo Francisco, quien además de empresario en Maldonado era conocido públicamente por ser el diputado suplente del  diputado y secretario general del Partido Colorado, Germán Cardoso.
Francisco debió empezar a manejar las empresas familiares tras la muerte de su padre. Wilson Sanabria Mendoza se suicidó en septiembre de 2015, a los 66 años, en su tambo en Maldonado. Desde hacía meses, el exsenador colorado estaba bajo tratamiento tras detectársele un cáncer a nivel cerebral.
Wilson Sanabria había iniciado su carrera política a fines de los años sesenta junto al dirigente colorado Ginés Cairo Medina. Impulsó el Batllismo Unido en Maldonado, y a la salida de la dictadura su figura comenzó a crecer como asesor en la intendencia departamental.
En las elecciones de 1989 fue electo diputado por el Foro Batllista, y en 1994 fue candidato a la intendencia de Maldonado pero perdió la jefatura departamental ante el nacionalista Domingo Burgueño. Sin embargo, en 1999 regresó al Palacio Legislativo pero esta vez como senador.
Hombre de confianza del expresidente Julio María Sanguinetti, en su velatorio el exmandatario lo recordó con encendidas  palabras  dicendo ...Iniciando su trayectoria empresarial como tambero, esa “inteligencia natural” descrita por Sanguinetti lo llevó a Sanabria a expandirse en sus negocios.
Además de levantar el Cambio Nelson y continuar con su actividad agropecuaria, Wilson se hizo de medios de comunicación en Maldonado -radios-, empresas de transporte y negocios inmobiliarios.
La acumulación de poder político y de dinero llevó a Sanabria a convertirse en un hombre de referencia en el departamento de Maldonado. Sin embargo, la prevalencia en los últimos años de Pedro Bordaberry a la interna del Partido Colorado hizo que los Sanabria se enfrentaran al líder de Vamos Uruguay.
“Nosotros mamamos de la buena leche de la democracia y de las instituciones. Los batllistas estuvimos en el plebiscito del 80, en las elecciones internas del 82, estuvimos en las elecciones internas del 84 y en todas las demás. Y seguramente vamos a estar en el 2014 para tratar de ganar”, dijo Wilson Sanabria en 2011 en una reunión con legisladores colorados, según consignó el diario El Observador.
Frente a estos dichos, el matutino lo consultó en aquel entonces y Wilson Sanabria contestó: desde Vamos Uruguay “no se respeta al resto del partido cuando se exhibe un egocentrismo exacerbado y una aplicación prepotente de la mayoría”. “En la interna vamos a jugar el partido sin rodilleras, pero si tenemos que trancar fuerte vamos a hacerlo. Porque nos merecemos respeto. Hasta aquí llegamos”.
Sin embargo las diferencias se sortearon y hubo un acuerdo político entre los Sanabria y el sector de Bordaberry. Wilson no aparecería en ninguna lista en las elecciones de 2014 -aunque sí su hijo Francisco como diputado suplente- y Vamos Uruguay aprovecharía los medios de difusión y el dinero de la familia de Maldonado para hacer campaña.
De acuerdo a la información pública de la Corte Electoral que procesamos, en las últimas dos elecciones nacionales y departamentales (2009-2010 y 2014-2015), la familia Sanabria aportó al Partido Colorado casi tres millones de pesos.
Como mencionáramos, el poder económico de la familia Sanabria tenía su origen en múltiples negocios: el agro, las casas de cambio, una empresa de transporte, los medios de comunicación. Pero había ciertos negocios que emprendió el exsenador Wilson Sanabria que hasta ahora no se conocían públicamente a ciencia cierta: los que lo conectaron con la ruta del dinero K en Argentina
Para entender el rol de Sanabria recordemos de qué se trató el famoso caso “La ruta del dinero K” y su conexión con Uruguay. Y aquí es donde aparece Leonardo Fariña, conocido a través de los medios en un principio por ser el marido de la famosa modelo Karina Jelinek. Fariña le develó al periodista argentino Jorge Lanata la existencia de una red de lavado de dinero -vinculada a Néstor y Cristina Kirchner- que habría permitido sacar de Argentina alrededor de 55 millones de euros de forma ilegal.
En una parte de la cámara oculta, Fariña se refirió a la compra de un campo en el departamento de Maldonado: El Entrevero.
El campo El Entrevero, de 152 hectáreas, está ubicado en el kilómetro 170 de la ruta 10 entre José Ignacio y Punta del Este. El diario El Observador pudo constatar en el año 2013 que el dueño del campo -por el que se pagó 14 millones de dólares- era Jumey, una sociedad anónima presidida por Daniel Pérez Gadín, contador de Lázaro Báez, amigo de Néstor Kirchner y jefe de Leonardo Fariña.
El origen de este negocio se remonta a diciembre de 2010, y es preciso ubicar al personaje clave con vinculaciones en Uruguay: Maximiliano Acosta. Él era el encargado de presentarle a Fariña nuevas posibilidades de negocios en nuestro país.
Según declaró Acosta ante el fiscal de la causa en Argentina, Guillermo Marijuan, en enero de 2011 el titular de la inmobiliaria “Perazzo Inmobiliaria”, llamado Alejandro Perazzo, lo interesó sobre la posibilidad de hacer un negocio en el campo El Entrevero. El campo era propiedad de Walter Kobylanski, excónsul de Polonia en Uruguay.
Lo que Acosta ni Fariña declararon en Argentina fue que uno de sus contactos en Uruguay para hacer los negocios inmobiliarios que proponía, y que tenía un gran poder tanto a nivel de contactos políticos como empresariales, era precisamente el exsenador colorado Wilson Sanabria Mendoza.
Sin embargo, una vez descubierta la trama, Fariña habló al pasar de la vinculación de Sanabria en el negocio al ser entrevistado en el canal América.
Siguiendo esta de línea de investigación, y procurando saber cuál fue el rol del exsenador Sanabria, es que desde Así nos va  (programa radial )se buscó contactar al valijero K, quien pasó dos años encarcelado en el penal de Ezeiza por evasión fiscal, fue enviado a prisión domiciliaria en abril del 2016 y desde entonces está bajo el programa de protección de testigos.
Finalmente, después de semanas de búsqueda, encontramos a Fariña, quien al día de hoy es una pieza clave del caso para la Justicia argentina.
¿Cuál era el rol de Wilson Sanabria en Uruguay respecto a la organización que se desplegó en la ruta del dinero K? Esto es lo que se limitó a contestar el valijero K en diálogo con la periodista de Así nos va, Viviana Ruggiero:
¿Qué cosas les facilitó Wilson a ustedes?
Y cuando nosotros compramos El Entrevero, Wilson fue el que nos dio una mano con todo lo que era la aprobación de planos municipales de Punta del Este. Nos consiguió la posibilidad de hacer subdivisiones en primera línea, cosa que no se podía en esa zona. Era el nexo político que teníamos en Punta del Este para llevar adelante los negocios. Porque teníamos una plan de negocios un poco más grande que el campo. El campo era el primero. Después íbamos a comprar la segunda parte del campo que estaba al lado de El Entrevero, al lado del Pueblo Medellín, y en el 2012  Wilson trae el Puerto del Chileno para hacer. De hecho yo lo traigo para acá a Wilson, y viene con otro tipo que estaba siempre con él, no me acuerdo el nombre. Hicimos una reunión con empresarios para ver si podíamos quedarnos con el desarrollo del Puerto del Chileno y el casino. El Puerto del Chileno era un desarrollo inmobiliario con puerto propio y casino. Había toda una legislación ahí que nos daban la concesión de un casino pero teníamos que generar una inversión  de un vuelo superior a Conrad. Teníamos hotel, casino, barrio privado, y puerto. Era un escándalo ese negocio, estaba buenísimo.
La causa “Ruta del dinero K” continúa siendo investigada tanto en Uruguay como Argentina, y está previsto que Fariña concurra a declarar nuevamente. En la primera indagatoria en el país vecino, el valijero sobrevoló las vinculaciones con Uruguay.
Sin embargo, una fuente vinculada a la investigación indicó a Así nos va que Fariña tiene previsto explayarse sobre los nexos con Uruguay cuando vuelva a ser citado por la Justicia. Allí pretende dar cuenta de nueva información: los movimientos de dinero desde Argentina hacia Uruguay a través del Cambio Nelson, que eran parte de la operativa de la ruta del dinero K.
De acuerdo a los registros de Migraciones de Uruguay a los que accedió Así nos va, Wilson Sanabria  viajó entre 2010 y 2015 al menos 18 veces a Argentina, en su mayoría por el día. En alguna ocasión usó avionetas privadas.
Sanabria se reunió con Fariña en Buenos Aires y Punta del Este, en al menos dos oportunidades. En el balneario esteño el encuentro fue en un restaurante en la zona del puerto. El contacto de Sanabria siempre fue con el valijero o con Maximiliano Acosta, nunca llegó a entablar contacto directo con el empresario K, Lázaro Báez. En Argentina no sabían con quién negociaba Sanabria en Maldonado.
Por la causa Ruta del dinero K el pasado 8 de febrero el juez argentino Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan se reunieron con la jueza uruguaya de Crimen Organizada, María Helena Mainard. Casanello habló con Telenoche tras el encuentro en el juzgado de Bartolomé Mitre.
Fuentes del ámbito judicial de Uruguay y Argentina consultadas por Así nos va indicaron que tras el encuentro entre ambos magistrados, hubo un compromiso de las partes para intercambiarse información pendiente que permita avanzar con la causa en ambas orillas.
Sin embargo, aún no se concretó.
Si se relatan los hechos tal como ocurrieron cronológicamente, a los 9 días de la visita de Casanello y Marijuan a Uruguay -el 17 de febrero- Francisco Sanabria le anunciaba al diputado Germán Cardoso que estaba teniendo problemas financieros en el Cambio Nelson. Esto fue relatado por Cardoso a los periodistas Nicolás Lussich y Gerardo Sotelo en el programa Inicio de Jornada.
Cinco días después de esta charla entre el diputado y su suplente, el miércoles 22 de febrero, las sucursales del Cambio Nelson amanecieron con el cartel de cierre en sus puertas.
Al otro día, el jueves 23, Sanabria -de 35 años y de profesión abogado- viajó a Buenos Aires y posteriormente a Miami en un vuelo de American Airlines, según informó Interpol de Argentina. Antes de partir, el empresario y político le pidió a un amigo que le guardara un bolso que contenía 250 mil dólares que terminó en manos de la Policía.
La esposa de Francisco, Carolina Serna, y sus hijos, al igual que su suegro -el exgerente del hotel Conrad, Jorge Serna- también salieron de Uruguay con destino a Estados Unidos.
Con el silencio reinante desde Cambio Nelson, y nadie que se hiciera cargo de la situación, las denuncias de las personas afectadas por el cierre de la empresa empezaron a llegar a la Justicia.
Así se conoció que Cambio Nelson realizaba operaciones para las cuales no estaba habilitado por el Banco Central, como por ejemplo recibir depósitos de dinero no declarado y a cambio pagar intereses superiores a los que paga un banco.
Otro tipo de servicio era guardar el dinero de empresarios por algunas horas, a modo de “cofre de seguridad”, y a cambio cobrar una comisión.
De acuerdo a la información pública del Banco Central que procesamos, el Cambio Nelson reportó ganancias tanto en el año 2015 por casi 18 millones de pesos y en el año 2016, 16 millones 600 mil pesos.
Cuando terminó el feriado de Carnaval, y el cambio no reabrió como lo indicaban los carteles en las distintas sucursales, el Banco Central decidió suspender la autorización para funcionar como casa de cambio por cerrar sin previo aviso (algo prohibido por la normativa)
A su vez, la Unidad de Información y Análisis Financiero dispuso la inmovilización de los activos del Cambio Nelson y de Sanabria en el sistema financiero.
El juez penal Marcelo Souto, que lleva la causa en Maldonado, pidió a la Policía allanar siete propiedades de la familia Sanabria en Punta del Este, Maldonado, Manantiales y San Carlos. Y a su vez, ordenó la incautación de dos autos de alta gama propiedad de Sanabria, un Audi Q7 y un BMW.
Fuentes judiciales informaron a Así nos va que la semana pasada el juez Souto mantuvo una reunión con las juezas de Crimen Organizado, María Helena Mainard y Beatriz Larrieu, para determinar si la causa -que intenta establecer si Francisco Sanabria realizó un delito de lavado de activos a través de Cambio Nelson- se traslada de Maldonado a Montevideo.
Sanabria se presentó la semana pasada, a través de un abogado, al concurso judicial. Su objetivo es intentar hacer frente a las deudas de los acreedores del Cambio Nelson, que se ubican entre los 5 millones y los 12 millones de dólares, según informó el diario El Observador.
Lo último que se supo de Francisco Sanabria -quien tiene pedido de captura a nivel nacional- se conoció el pasado domingo 26 de febrero. A través de audio grabado en el exterior, y que difundió Subrayado, Sanabria dijo haber heredado la situación que hoy lo pone en la mira de la Justicia.
Hasta hoy el apellido Sanabria y el Cambio Nelson no están en el radar de la Justicia uruguaya vinculados a la Ruta del Dinero K, según fuentes judiciales.
Ahora en todo caso será tarea del Poder Judicial determinar si, la herencia de la que habla Francisco Sanabria, es consecuencia de los negocios llevados adelante por su padre con los valijeros K.
Radio Carve programa Asi nos va  6/3/17