martes, 13 de septiembre de 2016

PLANTAS DE CELULOSA Y FORESTACIÓN: INSUSTENTABLES CIFRAS DE EMPLEO

 Siempre que se anuncia una planta de celulosa en el país, el dato más destacado que
   se presenta a la población es el aporte en el empleo, pero esas cifras son desmentidas
   más adelante, cuando ya no se puede cambiar de opinión porque la planta está
   instalada. Hoy no se trata de una simple especulación, tenemos la experiencia de
   Botnia/UPM para saber cómo es la realidad.


Víctor L. Bacchetta, en semanario La Otra Voz, de Tacuarembó 24/8/16.

La compra de las acciones de Botnia por UPM, en 2009, permitió conocer algunas cifras reales sobre la magnitud del empleo absorbido por estas empresas en el país.

En el momento de su instalación en Uruguay, Botnia afirmaba que, una vez terminada la obra en el año 2007, trabajarían en la operativa diaria de la planta unas 300 personas, mientras que los empleos en el área forestal y otros sectores proveedores directos del proceso serían cercanos a 5.000. A ello sumaba el efecto de "empleo indirecto" sobre el consumo privado y la inversión que estimaba en 3.000 puestos más, creciendo a lo largo de los años. Así, Botnia prometía la creación de más de 8.000 nuevos empleos en el país.

Casualmente, es la misma cifra que se maneja hoy como aporte de la nueva planta anunciada.

Ya en 2008 las cifras oficiales de la empresa comenzaron a modificarse. Según los datos del sitio Web de Botnia, la planta, la empresa de mantenimiento, la industria química y la división forestal ocupaban 220, 100, 40 y 2.190 personas, respectivamente, totalizando 2.550 personas contratadas directamente. A su vez, contabilizaba 3.591 empleos indirectos, que iban desde la industria, el comercio y el transporte, hasta los servicios gubernamentales (sic). Por estas cifras, Botnia generaba 6.141 empleos, casi 2.000 menos de lo anunciado en 2007.

En 2009, Botnia vuelve a cambiar las cifras. Presenta entonces unas cifras globales, que calculan en 4.023 los empleos directos - atribuidos a la planta, forestación y logística - y en 3.723 los indirectos, lo que daría un total de 7.746 puestos de trabajo. De esta manera, nos estaríamos acercando otra vez a los 8.000 empleos prometidos inicialmente, pero ocurre que estas cifras no eran confirmadas por los socios mayoritarios de la empresa.

Al anunciarse la venta de las acciones, el nuevo propietario de la planta presentó cifras mucho menores que las divulgadas por Botnia. De acuerdo con UPM, los trabajadores en la planta eran unos 200, mientras que Forestal Oriental tenía 360 empleos directos y generaba unos 2.400 indirectos. Esas cifras fueron corroboradas por el socio de Botnia, Metsaliitto, que también vendió sus acciones y afirmó que la planta y Forestal Oriental tenían 550 empleados en el país.

De esta manera nos enteramos que UPM, incluyendo la planta de celulosa y las actividades forestales empleaba en forma estable apenas a unos 550 trabajadores. En la actualidad, el personal local ocupado en UPM Fray Bentos es de alrededor de 170 trabajadores, prácticamente en su totalidad en tareas simples: seguridad, limpieza y similares (1).

En las tasas anuales de desempleo registradas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) se puede constatar que la planta de Botnia /UPM no modificó esta situación.

Imagen
A pesar de la planta de Botnia/UPM, cuya producción se inició en 2007, Río Negro se mantuvo entre los departamentos con mayor tasa de desempleo del país. Entre 2008 y 2010, estuvo en el primer lugar; en 2011 fue superado por Artigas, Durazno y Treinta y Tres; y en 2012 solo Durazno tenía mayor porcentaje de desocupación.

(1) Gustavo Melazzi y William Yohai, en semanario Voces N°530, 8 de agosto de 2016.